Qué es el aula invertida y en qué consiste

El aula invertida es un enfoque pedagógico propuesto por Jonathan Bergmann y Aarom Sams, dos profesores de química de Estados Unidos interesados en mejorar el aprendizaje de las materias con los alumnos a través de nuevas dinámicas y formas de trabajar. Lo interesante de este enfoque es que se aprovecha la tecnología y el trabajo en casa del alumno para mejorar, dos elementos que se han puesto más de actualidad que nunca como consecuencia de la pandemia del Covid 19 y en lo que, por tanto, vale la pena indagar, aunque el enfoque surgiera antes de esta situación en la que nos encontramos. Por eso, en el siguiente artículo, hablaremos un poco más de este sistema, de en qué consiste este enfoque y de las ventajas que tiene para el aprendizaje.

¿Comenzamos?

 

aulas-invertidas

 

 

En qué consiste el enfoque del aula invertida

El aula invertida es un procedimiento que invierte la forma de dar clase tradicional en la que el docente instruye en el aula, el alumno aprende en el mismo aula y asimila los conceptos después en casa (en el mejor de los casos). El aula invertida, por el contrario,  invierte (valga la redundancia) estos procesos, ya que el alumno adquiere los conocimientos en casa a través de herramientas didácticas propuestas por el profesor, comparte después la información en el aula y, finalmente, el docente consolida el aprendizaje del alumno de manera presencial. Las herramientas propuestas por el docente para adquirir conocimientos pueden ser variados, como por ejemplo videos de clases grabadas, podcasts, libros o un post de algún blog interesante para leer.

Por ejemplo, los estudiantes revisan los materiales o temáticas que se vayan a dar en una clase primero en casa, como tarea, y luego el tiempo de la clase se dedica a debates, preguntas, dudas y resolución de ejercicios interactivos o que se hayan realizado previamente. Todo esto se realiza bajo el control de los maestros, que deben estar presentes de forma física (así como también online cuando sea posible) para atender los problemas que puedan surgir. En definitiva, lo que se busca resaltar con este enfoque es que no se necesita siempre la presencia física del docente para asuntos como leer u obtener alguna información de un tema, ya que esto es algo que se puede utilizar para implicar a los alumnos de forma práctica y mucho más dinámica, así como motivacional. Esta técnica, además, permite asimilar conceptos y reflexionar sobre aspectos más profundos y relevantes el día de clase presencial.

Aunque este sistema comenzó a diseñarse por sus creadores antes del inicio del coronavirus, tal vez como un planteamiento de nuevas formas de enseñanza capaces también de favorecer un entorno mucho más óptimo para la conciliación, lo cierto es que ha cobrado relevancia en este 2020 ante la presencia de la pandemia del Covid y de la necesidad de abandonar por los confinamientos las clases presenciales. Indudablemente, este sistema tiene que tener en cuenta que no todos los alumnos o familias pueden encontrarse en situación de acceder a un ordenador o a una conexión a internet, por lo que será crucial garantizar dicho acceso a todos los niños antes de organizarse las tareas que habrá que realizar en casa, aunque pueden buscarse herramientas que no dependan tampoco de las nuevas tecnologías, como los libros tradicionales o didácticas tan interesantes como la del “libro viajero” (todo dependerá también del nivel en el que nos encontremos).

 

 

Ventajas del método del aula invertida

 

  • Ningún alumno se pierde la información de clase por no asistir a su escuela, ya sea por asuntos de salud o cualquier otro motivo. La información está accesible para todos los alumnos en cualquier momento.

 

  • Todos los alumnos tienen la misma información para iniciar su proceso de conocimiento.

 

  • Se crea un hábito autodidacta en el alumno, lo que es beneficioso para el resto de su vida a la hora de adquirir conocimientos.

 

enseñanza-aula-invertida

 

  • Se involucra a la familia en el proceso de aprendizaje, ya que el alumno al principio preguntará a sus padres aquello que no entienda del material proporcionado por su docente.

 

  • Permite al docente crear actividades más dinámicas en el aula y enfocarse en ejemplos, prácticas y aplicaciones de conceptos.

 

  • Se fomenta un ambiente de colaboración entre docentes, padres y alumnos.

 

  • El docente puede darse cuenta más fácilmente de los alumnos que tienen más dificultades para el aprendizaje, de un posible desinterés o de falta de ayuda en casa.

 

La eficacia de este método, según sus creadores, radica en esa combinación bien estudiada que se realiza del trabajo en casa y el del aula, ya que permite por un lado que cada niño pueda trabajar al ritmo que necesite, y por otro, que haya ocasión de profundizar y dedicar tiempo a todas las dudas, algo que no siempre puede garantizar la enseñanza cien por cien online o la exclusivamente presencial por falta de tiempo.

¿Puede entonces que esté en esta combinación la clave de la enseñanza durante la pandemia o en el futuro? El tiempo lo dirá…




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *