Las aulas SUPERPOBLADAS no permiten una buena ENSEÑANZA

En los últimos tiempos uno de los problemas de la educación que más se presenta y del que menos se suele hablar es el de la existencia de aulas masificadas. Esto se suele dar en muchísimos centros, ya sea por falta de profesores, por falta de aulas o por una mala gerencia escolar, pero lo cierto es que es un problema que afecta tanto a los profesores como a los alumnos, pues el hecho de que el número de alumnos sea demasiado elevado dificulta la enseñanza y, en consecuencia, también el aprendizaje y el avance de los cursos.

 

enseñanza calidad

 

Decimos que un aula está masificada cuando tiene un solo docente por cada 30 alumnos o más. Y es que, por más que un profesor tenga facilidad y dominio de grupo, grandes conocimientos y/o buena voluntad, lo cierto es que es muy difícil escapar al caos que suele presentarse en este tipo de grupos llegada la hora de la participación, de la entrada, de la salida, de hacer un debate, de corregir tareas de forma eficaz y personalizada…por no hablar de la forma en que se pierde la capacidad de observación directa de los alumnos y una enseñanza bien diseñada y planificada por parte del profesor. Una compleja y común situación que puede llegar a empeorar, lo que suele ocurrir cuando al número de alumnos se suma un espacio físico limitado, estrecho, oscuro o con una iluminación inapropiada.

Pero, ¿existen recomendaciones al respecto de los organismos interesados en impulsar la educación de calidad, como la UNESCO? ¿Se ha manifestado realmente este problema a nivel internacional para buscar una solución? ¿O están condenados los profesores a tener que trabajar más enfocados en mandar silencio que en poder poner en marcha dinámicas y procesos de aprendizaje? Lo cierto es que este es uno de los problemas más frecuentes y más ignorados de los últimos tiempos en el panorama educativo, pero sí que parecen estar claras las pautas que se deberían tomar para evitarlo o la forma en que deberíamos proceder para que no sea algo que termine afectando a la calidad de la enseñanza.

 

Recomendaciones para mejorar la enseñanza en el aula

¿Cómo podemos intentar evitar los problemas que van asociados a un aula masificada?

  • No masificando las aulas, lo que significa que se debe cuidar que no existan grupos de más de 30 alumnos por docente (aunque serían preferibles aulas con muchos menos). A su vez, el mínimo de alumnos debe ser de unos 12 para lograr una buena gestión educativa.
  • No endiosando ni criticando a los maestros, pues son personas comunes y corrientes que lo único que desean es llevar a cabo su trabajo y hacerlo lo mejor posible. Algunas personas creen que un buen maestro debe tener dominio de grupo sin importar la cantidad de alumnos que tenga, pero es necesario saber que más de 30 murmullos a un tiempo pueden volverse un ruido insoportable en el aula, o que un espacio inadecuado puede volverse como una prisión y el comienzo de un estado depresivo que, tarde o temprano, terminaría afectando la salud tanto de maestros como de
  • Preocupándonos por tener aulas estimulantes con suficiente espacio para 30 alumnos, paredes limpias que no generen estrés, ventanas grandes y, preferiblemente, con iluminación natural. Los colores claros siempre son más adecuados, ya que sin importar la personalidad del alumno transmiten a todos mucha paz.
  • Recordando que dentro de un aula nos encontraremos con diferentes tipos de inteligencias. Por eso se deben implementar diferentes métodos de enseñanza e instrumentos de evaluación para ser justos con todos. Dentro de los principales métodos de evaluación están la revisión del cuaderno, los mapas conceptuales, las monografías, los trabajos en grupo, los registros anecdóticos o los mapas mentales entre otros.
  • Implementando trabajos en aula y debates en grupos más pequeños cuando la cantidad de alumnos sea alta. Por ejemplo, en un aula de 30 alumnos se pueden crear 6 grupos de 5 personas cada uno para debatir temas en el aula y hacerlo con mayor efectividad.

 

aulas masificadas problema

 

En conclusión, las aulas masificadas se deben evitar en todo momento, ya que no permiten una educación de calidad ni la concentración de profesores ni alumnos Que un profesor cuente con un número excesivo de estudiantes puede poner en peligro la calidad de la enseñanza y del aprendizaje e, incluso, hasta el control del grupo.

Un debate sobre el que sin duda es importante reflexionar.




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *