5 estrategias de enseñanza para el aula de infantil

Si eres maestro/a ya conocerás, muy probablemente, esa sensación que se va generando conforme avanzan las vacaciones. Esa que nos pone en alerta con respecto a un nuevo curso escolar, un nuevo grupo de alumnos y las posibles planeaciones y didácticas a impartir que todavía habrá que pensar y repensar mil veces antes de la vuelta al cole. Unos nervios que pueden verse aumentados, en gran medida, si ese maestro o maestra va a empezar a trabajar por primera vez a la vuelta de verano.

 

aula infantil

 

Es perfectamente normal estar nervioso. Si bien has hecho mucho para prepararte y hacerlo bien, siempre quedan dudas y, aunque no las hubiere, siempre está ese nivel de emoción y de anticipación que precede a cualquier curso escolar. Pero lo cierto es que no hay por qué preocuparse, porque con las estrategias adecuadas se puede ir preparando el curso escolar para tenerlo todo bajo control y para evitar los nervios lo máximo posible y no dejar que terminen afectando a la salud.

 

 

Estrategias de enseñanza específicas para educación infantil

Con mucho trabajo y esfuerzo se puede conseguir una buena capacitación práctica, lo que sumado a determinadas estrategias y consejos que han ido funcionando a cientos de maestros a lo largo de los años, podrás conseguir que tu paso por la clase de los más pequeños de la escuela sea un camino de rosas.

Por eso en este apartado queremos ofrecer una lista de estrategias de enseñanza para maestros y maestras del aula de preescolar, con algunos puntos de partida excelentes para retomar o tener el primer contacto con el mundo de la educación infantil.

Enfrentarse a un aula entera llena de niños pequeñitos puede ser algo desconcertante, pero con esta lista de estrategias podrás calmarte e ir adoptando con tiempo tus propias tácticas y métodos con los cuales poder regresar o ingresa al aula con mucha confianza y con todo lo necesario para triunfar.

 

  • Actividades variadas

Los niños tienden a tener periodos de atención cortos, por lo que no es conveniente programar lecciones largas. Para ayudar a los niños a mantenerse atentos, intenta cambiar y variar mucho las actividades. Puedes, por ejemplo, comenzar con una actividad sedentaria, como escuchar o leer, y luego seguir con una actividad más animada como una lección de música o un proyecto de arte. También puede ser útil tener algunas actividades rápidas que ayuden a los niños a liberar un poco de energía si descubres que están demasiado nerviosos, como fichas para colorear o juegos didácticos.

 

  • Símbolos y etiquetas

Una parte importante del aula de infantil es comenzar a desarrollar y potenciar el lenguaje, y una buena forma de hacerlo es promoviendo el vocabulario cotidiano, lo que puedes hacer pidiendo a los alumnos que etiqueten cosas y que reconozcan símbolos comunes. La traducción de la imagen a la palabra ayuda mucho al desarrollo del lenguaje, así que ponlo en práctica a través de trabajos que impliquen también a las familias.

 

trabajos escolares

 

Una actividad que se puede hacer con un corte más divertido e interactivo consiste en pedir a los alumnos y a sus padres que tomen fotografías de los símbolos o las marcas que encuentren a menudo a su alrededor, como letreros, logotipos de coches, de alimentos, marcas de ropa… Luego haz que los niños lleven sus fotos al aula en alguna cartulina, con la explicación de lo que cada símbolo representa o significa para ellos. Esta práctica de etiquetado podrá ser cada vez más interesante a medida que los niños vayan aprendiendo más colores, más números, que reconozcan más palabras…por lo que podría repetirse varias veces a lo largo del curso para ver las diferencias.

 

  • Sonidos y parejas

Para llevar a cabo esta actividad se necesita hacer algunas letras grandes de cartón y recortarlas, así como varios objetos pequeños (aunque no demasiado pequeños y con cuidado de que no puedan poner en peligro a los niños) que comiencen con las letras con las que se vaya a trabajar. Por ejemplo, si las letras van a ser la “B” y la “P”, busca cosas como botones grandes o plumas de manualidades. Los niños deberán comenzar diciendo el sonido de las letras y asociarlas luego con los diferentes objetos que encuentren en una caja. Una vez elegidos los objetos deberán pegarlos en las letras que crean que coindicen con el sonido inicial del objeto.

Esta actividad suele ser muy bien acogida por los niños pequeños, pues les permite moverse, jugar y practicar su aprendizaje, lo que les encanta. A su vez, esta actividad permite crear pequeñas obras de arte que pueden exponerse luego durante el curso en las paredes del aula para ambientar o incluso llevar a casa.

 

  • La importancia de las reglas

Si bien esto puede parecer de sentido común para cualquier maestro, establecer reglas al comienzo del año escolar en infantil es todavía más importante, y una excelente estrategia para mantener el aula lo más tranquila posible. Establece reglas simples para empezar, como mantener las manos en alto y usar un tono de voz suave.

Publica las reglas en un área común, como un tablón, para que los niños puedan verlas todos los días y recordar lo que se debe y no se debe hacer. Asegúrate de que sean carteles animados y no severos ni autoritarios. Es fundamental utilizar recursos y palabras positivas para la disciplina, en lugar de recurrir al “SÍ” o al “NO”. No olvides que el aula puede ser la primera experiencia que un niño tenga con respecto a la importancia de los límites y a la interacción con otros niños, por lo que es importante desalentar y reducir el mal comportamiento.

 

  • Dar vida a un jardín

Ya sea que dispongas de un espacio al aire libre amplio o que simplemente tengas una hermosa ventana en el aula, un jardín puede ser una excelente manera de enseñar a los niños la belleza del mundo que nos rodea y su importancia. Cultivar una planta desde la semilla y ver cómo va creciendo puede dar información a los niños sobre su propio crecimiento, aliviar el estrés y ayudarles a desarrollar sus habilidades motoras finas. Además, también permite reforzar las rutinas, pues cada día deberán comprobar cómo se encuentran las plantas, si necesitan más riego, cuidados, etc.

Lograr que los niños se queden quietos por un momento y se centren en lo que están descubriendo les ayuda a aprender lo que saben, por eso es muy importante alentar a los estudiantes a usar los cinco sentidos con actividades de ciencia y observación. Plantando un jardín o una planta pueden descubrir cómo huele el sustrato, cómo surgen los colores y contemplar como las flores, al igual que ellos, van creciendo poco a poco.

 

plantar un jardín

 

Existen muchas otras estrategias que se pueden aplicar, pero el aprendizaje no debe terminar aquí. Busca siempre cosas nuevas y no dejes de inspirarte en cada rincón o en cada viaje que realices antes de la vuelta al cole. El mundo educativo está siempre en permanente cambio y mantenerse actualizado sobre las últimas tendencias y noticias puede ayudarte a ser un mejor maestro/a y a reducir de forma significativa tus niveles de estrés.

 




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *