El libro viajero

El libro viajero es una propuesta docente que se lleva a cabo con alumnos/ as de segundo ciclo de Educación Infantil. La finalidad es escribir un libro entre todos/ as para la biblioteca de aula, contando con la participación de las familias. Se recopilarán diferentes textos escritos como cuentos retahílas, canciones, juegos, adivinanzas… permitiéndonos saber los conocimientos que los niños/ as tienen acerca de dichos textos.

Se trata de un libro con forma de maleta, decorada de manera muy atractiva, que tiene todas las hojas en blanco, rellenándose poco a poco en cada uno de sus viajes. Lo primero que haremos es presentar este proyecto a las familias, comentándoles que el libro viaja cada día a las casas de los niños/ as del aula, de forma rotativa volviendo al día siguiente. En ella, algún miembro de la familia, un amigo/ a… escribe algo en casa que para ellos sea significativo, como puede ser poesías, trabalenguas, canciones populares, adivinanzas, anécdotas curiosas, cuentos, etc. El niño/ a siempre escribe en la medida de lo posible algo o bien lo dibuja, colorea, decora, etc. A partir de aquí estableceremos el orden de visitas del libro viajero a las familias.

libro viajero

¿Cómo realizar la actividad?

Para continuar con la actividad, en el tablón de anuncios de nuestra clase, situado fuera de la misma, a la entrada, colocamos una carta que previamente hemos colocado entre todos los niños/ as para recordar estas actividades a los padres cuando van a recogerlos y diría así: “Queridos padres/ madres, hermanos, abuelos, tutores…El libro viajero, va a visitar la casa de los niños/ as, con él pretendemos, que todas esas poesías, canciones, juegos, refranes… del folklore de tradición oral que todos conocéis, aparezcan aquí para que todos podamos conocerlas y compartirlas. Os pedimos que escribáis con letra muy clara, a ser posible mayúsculas, en una hoja.

Que lo escribáis con el/ la niño/ a y que le animéis a que escriba cuando el quiera o que haga un dibujo para ilustrar lo que habéis escrito. A partir de aquí comenzará la elaboración del texto en la familia, los padres/ madres, los hermanos/ as, tíos/ as, etc, escriben algo significativo para ellos con la ayuda de los niños/ as. El niño/ a (protagonista) que le toca traer el libro viajero al aula sale del corro y va contando a sus amigos qué trae, quién lo ha escrito, si lo han hecho de día o de noche, quiénes estaban con él o ella, cuándo se hizo, en qué lugar de la casa, etc: una vez que han respondido a las preguntas y curiosidades de sus compañeros/ as pasamos a leer, cantar, jugar, baliar, etc, según la actividad que se nos proponga en dicho libro.

Si alguno de los niños/ as muestra alguna dificultad para contar a los demás lo que ha traído, siempre hay algún compañero/ a que se muestra dispuesto a ayudarle, intentando entre todos facilitarle la tarea, cosa que les hace sentirse muy bien, y muy orgullosos de haberlo podido conseguir. Al finalizar la exposición, el niño/ a es aplaudido y es el encargado de entregar el libro al siguiente de la lista, para que se lo lleve, sintiéndose protagonista, fomentando así su autoestima, exteriorizando a veces sus sentimientos, y desarrollando la capacidad de transmitir a los demás cosas muy suyas, pertenecientes a su casa y a su familia.

Una vez que el libro ha viajado por todas las casas, cada niño/ a se llevará una copia del mismo, permaneciendo el original en la biblioteca de aula para ser consultado a lo largo del curso, y para que recuerden y relean muchas de las páginas que les han resultado más curiosas y por las que mostraron más interés. Entre los objetivos que se pretenden desarrollar con esta actividad destacan: -Interesarse por el lenguaje escrito y comprender su funcionalidad. -Valorar el lenguaje escrito como medio de información y expresión de emociones. -Mostrar interés por conocer trabalenguas, retahílas, juegos, canciones… propios de su entorno cultural. -Reforzar los lazos familiares con la escuela. -Comprender y traducir textos de producción oral mostrando actitud de valoración y respeto. -Respetar e interesarse por lo que les cuenta un compañero/ a. -Escuchar a los demás poniéndose en muchas ocasiones en el lugar del otro. -Sentirse protagonista, compartiendo sus producciones con los demás. La evaluación de dicha actividad se basará en la observación del trabajo realizado día a día por los alumnos/ as.

La maestra/ o elaborará un diario en el que registrará anécdotas, incidencias y datos de las sesiones en las cuales los niños/ as presentan sus páginas escritas del libro y los comentarios aportados por familiares. Habrá que tener muy en cuenta el grado de participación de los alumnos/ as, familiares y de satisfacción.

A continuación os ponemos un ejemplo:

ejemplo 2

ejemplo

 

AUTORA: Gema Paz de Castro del CSIF (ISSN 1696-7208) -> PDF Original




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *