Entrégale a tus hijos la mejor educación

La inteligencia emocional es un concepto que se enmarca de dos maneras: cómo es educado el niño desde la primera infancia y cómo se desarrolla esa educación mientras el niño comprende y entiende lo que hay a su alrededor. Pero este concepto está ligado también directamente con la autoestima, de ahí que muchas madres y padres se preocupen tanto por instruir de manera adecuada a sus hijos.

Los niños son seres que tienen una noción de la vida muy sencilla, y claramente son los adultos los que siempre ven el lado oscuro de la vida. Por esa misma razón, en la educación de los niños no se debe nunca priorizar los puntos negativos de las situaciones, sino sacar siempre las cosas positivas de cuanto hagan tus hijos.

Debemos procurar en nuestro día a día poner siempre el énfasis en lo bueno que nos sucede y en la verdadera importancia de las cosas. Por ejemplo, si tu hijo tropieza con algo no caigas en el enfado o en la regañina habitual, pues realmente no es algo que el niño haya hecho a propósito. En lugar de eso, dile a tu hijo cómo puede caminar con más precaución para evitar los tropiezos o una probable caída.

 

 

Otras cosas valiosas que puedes enseñar a tus hijos

  • En lo afectivo… A autocontrolarse, a que no pierdan el control de sus emociones en determinadas situaciones, pues esto es muy importante. De alguna u otra manera, el autocontrol se encargará de regir sus futuras relaciones sociales.
  • En lo académico… Si tus hijos no entienden algo en sus clases, por ejemplo matemáticas o lenguaje, no subestimes su capacidad intelectual, busca ayuda y acentúa sus otras capacidades.
  • En lo físico… A tener hábitos saludables, cuidar de su cuerpo…Mirar por la salud significa que los otros aspectos de sus vidas también tendrán más posibilidades de mantenerse estables.

 

apoyo-niños

 

 

6 áreas importantes del crecimiento emocional de los niños

Uno de los principales objetivos de criar niños es ayudarlos a ser independientes y seguros de sí mismos, y esa seguridad y confianza puede jugar un papel muy importante en un buen desarrollo del crecimiento y de la inteligencia emocional. ¿Quieres conocer las claves más importantes que existen para conseguirlo?

 

  • Escuchar

La escucha de los padres promueve el sentido de “autoimportancia” de los más pequeños. Los niños son difíciles de engañar y son capaces de decirnos, incluso, que no les estamos prestando atención cuando sea cierto. Aunque parezca algo sin importancia, si la autoestima es fundamental para el desarrollo de la inteligencia emocional, igual de vital será mantener unas relaciones padres-hijos basadas en una buena comunicación, o de lo contrario las buenas relaciones podrían depender de un hilo.

 

  • Solucionar los problemas

Un niño necesita desarrollar habilidades para resolver problemas. De esta forma, si un niño/a te dice claramente qué quiere hacer, igual de claras deberán ser las respuestas que reciba. Poco a poco ve también animando a tus hijos a pensar en posibles soluciones a sus problemas y a elegir aquellas opciones que mejor puedan funcionar en cada caso. Gracias a ello los niños pueden ir desarrollando un método propio de resolución de problemas que tarde o temprano necesitarán con mayor urgencia en la vida. Dar a los hijos voz y voto en las decisiones de cada día puede ser también algo muy positivo a tener en cuenta.

 

  • Elogiar los logros

Los niños necesitan sentirse importantes y sentirse orgullosos de sus logros, por eso es muy importante mostrar agradecimiento y reconocimiento hacia sus pequeños favores o éxitos. Del mismo modo es importante evitar las críticas, sobre todo cuando no sean constructivas, y de centrarse en los apoyos. No se trata tampoco de caer en la alabanza continua, sino de lograr un término medio sano que evite frases como “nunca podrás hacer eso” o similares. En cualquier caso ese apoyo que se muestre debe ser sincero y de corazón pues, como decíamos, los niños son casi siempre capaces de captar el nivel de sinceridad en los otros.

 

  • Adquirir responsabilidades

Los niños independientes se sienten una parte importante y digna de la familia. Asumir responsabilidades familiares y asignar tareas apropiadas para la edad de los niños permitirá que desarrollen eficazmente su autoestima, algo muy necesario para crecer y empoderarse a nivel emocional.

 

  • El valor de la entrega

Los niños aprenden por observación, por eso predicar con esta frase: “No hagas lo que yo hago, haz lo que yo digo” jamás funcionará ni traerá nada bueno. Los niños necesitan aprender que cometer errores es una parte natural de vivir y de aprender, y necesitan saber también que nadie es perfecto todo el tiempo. Cada vez que des una orden o encomiendes algo a tus hijos, no te olvides de dar razones y ejemplos válidos y de predicar personalmente con el ejemplo.

 

niños-entrega-padres

 

  • Aplicar eficazmente la disciplina

El castigo y el tiempo de espera deben ser medidos en el momento de la ofensa y en proporción a la severidad de la ofensa. Tener en cuenta siempre los tiempos es muy, muy importante, pues si dejas un castigo para mucho más adelante es posible que el niño no recuerde por qué está siendo castigado y esto está muy lejos de ser una disciplina positiva y efectiva.

Tener en cuenta todos estos aspectos, y especialmente los referidos al apoyo, a la confianza, al respeto y a la comunicación, es la clave para perder el miedo como padres a una buena educación…Es el camino para tener la seguridad de que no se está ejerciendo otra cosa que la mejor de las educaciones posibles.

 

 




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *