Qué es la libertad

Libertad es una palabra conocida de sobra por todos, pero, ¿sabemos realmente lo que significa? Cuando hablamos de libertad nos referimos a esa capacidad que las personas suelen tener para decidir muchas cosas sobre su vida y para dirigir sus destinos. Pero el concepto de libertad va mucho más allá, y nos habla de cómo las personas deben tener independencia para tomar dichas decisiones, decidir su camino, elegir hacia dónde quieren ir, qué es lo que comen, en qué lugar quieren vivir, quiénes serán sus gobernantes, qué serán de mayores…

 

personas-libres

 

En este punto, es importante que sepas que tener libertad o ser libre no significa que podamos hacer lo que nos venga en gana. Es más, cuando creas pensar que esto es así, repítete esta frase: “la libertad de uno comienza donde termina la libertad del otro”. Es decir, que somos libres de decidir nuestras cosas o nuestra forma de vida y de pensamiento, pero nunca cuando eso afecte a la libertad de otra persona o pueda poner a alguien en riesgo o en situación de peligro.

Existen diferentes tipos de libertades, como por ejemplo la libertad para vivir, la libertad de asociarse y reunirse con otras personas, la libertad de creencias, la libertad de expresarnos y pensar lo que consideremos mejor, la libertad de prensa o la libertad para elegir si queremos vivir en el futuro solos o compartiendo la vida con otros. Todas estas categorías se refieren a diferentes cosas que forman parte de nuestras vidas, como las ideologías, la religión o la información.

Aunque todas estas cosas se den por hecho hoy en día en la mayoría de países, lo cierto es que esto no siempre ha sido así, y son muchas las personas que han luchado a lo largo de la historia por conseguir determinadas libertades y derechos, como por ejemplo en la lucha contra el racismo. Sin duda, un buen ejemplo de lo que puede significar defender tus libertades sin tener en cuenta las libertades y los derechos de los demás, ¡y de esto la gran Rosa Parks supo mucho!

Y para poder tener mucho más claro qué es eso de que mi libertad termina donde comienza la de la persona que tenga enfrente, todos los territorios crean una serie de normas y reglas de convivencia, con el objetivo de poder hacer entender a los demás que algunas cosas, aunque parezcan ser actos de libertad, en realidad pueden atentar contra los derechos de otras personas. Veamos algunos ejemplos sencillos:

 

  • Eres libre de cantar y de gritar, pero esto no significa que puedas hacerlo en un lugar público, como en una biblioteca o en el cole, porque debemos respetar a los demás y saber cuándo hay que guardar las formas y tener educación.
  • Eres libre de jugar con tus juguetes, pero eso no significa que otro niño esté obligado a prestarte los suyos si no lo desea en el parque, o que puedas jugar en cualquier momento y lugar, porque hay ratos para todo.
  • Eres libre de circular por la ciudad y por las calles, pero eso no significa que debas ignorar las señales de tráfico o cruzar la calle cuando esté en rojo. ¡Puede ser muy peligroso para tu vida y la de los demás!

 

LIBERTAD

 

Tener reglas es importante y necesario, porque hace que se respete la libertad de todas las personas y que nadie pueda hacer lo que le dé la gana porque sí, al margen de su raza, de su edad, de su género, de su nacionalidad, de sus creencias o de su nivel social. Por eso los países suelen tener lo que se denomina “constituciones”, que especifican punto por punto los derechos y las libertades que tienen sus ciudadanos para que sean respetadas por todos y sepan lo que se puede y no se puede hacer.




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *