Qué es el racismo

Los humanos a menudo se clasifican a sí mismos de muchas formas diferentes, y una de ellas es a través de la raza. Dichas clasificaciones se hacen basándose en la zona de nacimiento, en rasgos visibles como el color de la piel o en los rasgos faciales. Las personas del mismo grupo racial a menudo están conectadas por la ascendencia, por el habla del mismo idioma, porque tienen la misma cultura o porque viven en los mismos lugares.

Esas diferencias a veces conducen a lo que se denomina “racismo”, que es cuando alguien piensa (tiene la ideología o creencia) que unas razas o personas son mejores que otras. En este sentido, cuando alguien vive y actúa bajo esas ideas se denomina “racista”. Por ejemplo, durante el Holocausto los nazis en Alemania creían que algunas razas valían menos, y eso hizo que comenzasen a perseguir a judíos o gitanos, entre otros muchos. Podemos decir entonces que los nazis eran personas racistas o antisemitas, que es el nombre concreto que recibe el odio a las personas por motivos religiosos, en este caso a la religión judía. Puede que también hayas oído hablar de “islamofobia”, que es cuando se discrimina a las personas igualmente por motivos religiosos, pero en este caso a la religión musulmana.

Hablamos de racismo entonces cuando alguien piensa que otra persona es inferior a sí misma por motivos como su color de piel, su etnia, su lugar de origen, por hablar un idioma diferente, por su cultura, por motivos religiosos, por su género…etc. Esta forma de pensar también puede verse reflejada en ciertas acciones, lo que se traduciría en tratos diferenciados, discriminatorios, violentos y/o injustos, justo lo contrario de valores tan importantes como la tolerancia o el respeto, que son los que deberíamos practicar.

Esta ideología es muy tóxica y debe ser erradicada de nuestra sociedad, lo que resulta complicado, pues tiene un arraigo de siglos. Muchas veces esta manera de pensar proviene de mitos, clichés, miedos culturales o de la propia ignorancia de la gente, lo que hace que muchas personas racistas ni siquiera sean conscientes de que lo son.

 

RACISMO (2)

 

 

El racismo: un mal muy antiguo de la humanidad

El racismo ha existido a lo largo de toda la historia de la humanidad y ha influido en las guerras, en los países y en las leyes, e incluso dio origen a la esclavitud. Eso sí, debemos tener en cuenta que el racismo no siempre ha sido la causa única y exclusiva de los conflictos, ya que muchas veces se utilizaba como simple excusa para otros fines, como por ejemplo políticos, militares o económicos.

Uno de los ejemplos más conocidos de racismo en la historia es la esclavitud. Hasta el siglo XIX millones de personas de raza negra fueron sacadas de África y transportadas por europeos, fundamentalmente, hacia otros lugares para convertirse en esclavos. Los barcos partían a montones de zonas como Gran Bretaña, saliendo de puertos tan famosos hoy como el de Londres, Liverpool o Bristol hacia África Occidental, transportando mercancías como telas y armas para comerciar. Estos bienes se intercambiaban por hombres, mujeres y niños que habían sido secuestrados y que después eran vendidos a traficantes de esclavos o comprados directamente a jefes africanos que buscaban enriquecerse.

A pesar de que nos encontremos en el siglo XXI lo cierto es que el racismo no ha dejado de existir, aunque cada vez las personas son más conscientes del peligro de este tipo de pensamiento y son muchas también las luchas y las reivindicaciones que tienen lugar en diferentes países en favor de la igualdad de todas las personas. Uno de los movimientos más sonados y actuales es el que se originó en EE. UU. por la muerte de George Floyd en este año de 2020.

Debes tener presente que el racismo es algo que le puede ocurrir a cualquiera. Es como cuando sentimos a veces que no encajamos o que no somos importantes solo por culpa de la conducta irrespetuosa o molesta de alguien. Que dichas faltas de respeto o conductas discriminatorias no se den en nosotros mismos, sino que las sufran los demás, también deberían hacernos sentir mal por su injusticia, y a esto se le denomina “empatía”.

 

NO-AL-RACISMO

 

Todos los seres humanos somos iguales y diversos al mismo tiempo, y por ello debemos tener los mismos derechos. ¿Acaso a alguien le gusta pasarlo mal? Si alguna vez presencias alguna actitud racista en tu entorno o en tu escuela, no dudes en comunicárselo a alguna persona mayor, como tus padres o tus profesores, ya que el silencio puede convertirnos sin querer en cómplices. Y sobre todo no olvides nunca que las diferencias nos enriquecen llenando el mundo de color y de matices… ¡y eso es algo maravilloso!

 

¡DI NO AL RACISMO!




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *