La estación del verano

El verano es la estación favorita de mucha gente por múltiples razones (helados, vacaciones, buen tiempo…), y va desde el 21 de junio aproximadamente, hasta el día 22 o 23 de septiembre en el hemisferio norte. El verano se caracteriza por sus días cálidos y soleados, pero también pueden sucederse tormentas de verano y hasta lluvias torrenciales. Y es que el verano, a pesar de sus marcadas y elevadas temperaturas, puede tener distintos tipos de clima.

El 21 de junio es el solsticio de verano, día en el cual tenemos el día más largo, con el sol que se levanta más temprano y se acuesta más tarde que nunca. Para los observadores de la vida silvestre este es el momento en el que los insectos son más abundantes, por lo que es un momento excelente para todos aquellos que quieran conocer mejor a las polillas, las libélulas, los grillos, los saltamontes, los escarabajos…, y muchos otros insectos increíbles.

El verano también es un buen momento para acudir a un divertido campamento o para acercarse a la orilla del mar y darse un buen chapuzón. Si lo haces, no te olvides de caminar por la arena de la orilla y observar qué misterios fascinantes arrastran las olas hasta la playa: conchas, piedras, mensajes en una botella…

 

actividades-verano

 

 

Las 6 mejores cosas que debes hacer en verano

 

  • Disfrutar de campos de amapolas: junio, julio y agosto son los meses en los que las amapolas florecen plenamente y la vista de un campo entero de color rojo brillante con amapolas es uno de los grandes espectáculos del verano que no deberías perderte. También encontrarás amapolas comunes en flor a lo largo de los bordes de los caminos, bordes de campos o incluso en pueblos y ciudades donde el trabajo de la construcción ha perturbado el suelo.

 

  • Observar murciélagos: en las noches de verano los murciélagos son más activos. Búscalos justo después del atardecer en bosques, parques y jardines más grandes. Eso sí, ten en cuenta que es difícil identificar diferentes especies sin utilizar detectores especiales de murciélagos que se guían por los sonidos que hacen.

 

  • Ver mariposas: con tonos blancos, con motas verdes, de colores boscosos, de tonos rojos…son solo algunos de los colores de las mariposas que puedes encontrar en un jardín. Visita otros hábitats durante el verano y descubre algunas de las mariposas más extrañas.

 

ideas-verano

 

 

  • Contemplar aves jóvenes: muchos polluelos se ven diferentes a sus padres cuando nacen, como por ejemplo los petirrojos, que son marrones con el pecho moteado, y es algo digno de ver. Busca aves jóvenes a principios del verano y comprueba si eres capaz de reconocerlas. Si observas con atención desde la distancia, es posible que veas cómo las aves progenitoras alimentan a sus crías. ¡Es algo fabuloso! Pero ten cuidado, porque es habitual que las crías se despisten y se alejen del nido. ¡No te las lleves nunca a casa porque sus padres podrían buscarlas y no encontrarlas!

 

  • Aprender a identificar los árboles por sus hojas: cada árbol tiene una forma de hoja diferente. Eliminar hojas individuales de un árbol no lo dañará y te permitirá crear un laboratorio o un álbum de clasificación de hojas como todo un científico/a.

 

  • Visitar la orilla del mar: explora piscinas de roca, playas de piedra y arena, haz castillos, viaja en barco y busca ballenas y delfines… la costa puede ofrecer una gran variedad de espectáculos de vida silvestre. ¡Y si hace el suficiente calor puedes también refrescarte!



Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *