Autoconfianza: la clave para unos hijos valientes y felices

El desarrollo de la autoconfianza en los niños de hoy es la clave del equilibrio emocional de los adultos del mañana. Por eso, nuestro papel como padres es ayudarles a reconocer y a gestionar sus emociones desde pequeños.

Los beneficios de la autoconfianza sana son muy grandes, y algunos tanto como tener menos episodios de ansiedad o depresión, o un mayor control de las emociones negativas cuando aparecen. Por eso, para ayudar en esta tarea, hemos reunido en este artículo una serie de herramientas que te permitirán criar unos hijos valientes y felices. Aunque lo más importante siempre será intentarlo, pues nada puede haber más importante para un padre o una madre que el luchar porque sus hijos sean felices y tengan la mejor de las vidas posibles, a pesar de que no siempre esto pueda estar en sus manos.

 

autoconfianza en niños

 

Qué es la autoconfianza

Pero, ¿de qué se trata? Pues se trata de tener confianza en nosotros mismos a la hora de tomar una decisión, es decir, de sentirnos capaces de hacer las cosas o de encontrar los recursos que necesitamos para hacerlas.

Es verdad que no siempre contamos con las competencias necesarias para llevar a cabo ciertas tareas, pero reconocerlo no significa tener baja confianza, sino al contrario, es reconocer que somos humanos que necesitamos vivir procesos para superar obstáculos y alcanzar nuestras metas. Sin embargo, mientras se vive este proceso, es muy probable que se presenten situaciones desfavorables que requerirán de valentía para continuar. Por eso la valentía es la determinación que tenemos para enfrentar ciertos obstáculos, y se necesita tener fuerza de voluntad y autoconfianza para poder desarrollarla y llevar las cosas a cabo. Por eso, tanto la autoconfianza como la valentía, deben alimentarse mutuamente.

 

Herramientas para aumentar la autoconfianza en niños

 

  • Promueve la autonomía

Trabajar y promover la autonomía es dejar que los más pequeños hagan las cosas por sí solos, ya que de esta manera aprenderán a conocer sus limitaciones y capacidades, sus gustos y preferencias, sus fortalezas y debilidades. Dejar que los niños ejerzan su autonomía es invitarles a conocerse a sí mismos para que busquen mejorar sus competencias y consigan afrontar el día a día.

 

  • Deja que se equivoquen

Mientras se aprende a desarrollar una competencia, es posible que existan equivocaciones. Por eso, deja que se equivoquen sin reproches y sin hacer las cosas por ellos. Puedes estar cerca para guiarlos y aconsejarlos, pero no olvides que se trata de su propio proceso de aprendizaje, así que debes permitir que lo vivan y que comiencen cada vez que sea necesario.

 

  • Reconoce su esfuerzo

No hay nada más satisfactorio que alcanzar una meta y celebrarlo, aunque a veces lo olvidemos. Todas las metas alcanzadas deben ser celebradas porque suponen un esfuerzo, la superación de obstáculos, haber conseguido la motivación, el ánimo adecuado o el equipo necesario, entre muchas otras cosas. La persona principal que debe celebrar esto es quien se haya puesto la meta, sin embargo, es común que los niños busquen celebrar las recompensas del esfuerzo con sus padres. ¡Y eso está muy bien! Eso sí, es importante reconocer siempre el esfuerzo sin necesidad de sobrepasarse con los elogios.

 

niños autoconfianza esfuerzo

 

  • Alimenta su optimismo

El optimismo es lo que hará que los niños continúen intentando cumplir una tarea, a pesar de los problemas, los obstáculos, la frustración o la falta de habilidad. Y lo más importante, es la habilidad que hará que lo intenten con esperanza y de buenas maneras.

En este sentido, lo primero es corregir el lenguaje de los peques y de los padres ante un eventual fracaso. Hay que utilizar un lenguaje positivo como “lo harás mejor la próxima vez”, “eso es natural cuando estás empezando”, “a todos nos sucede”, etc. En esos momentos difíciles cuéntales una historia de ti mismo/a, de un momento en que fracasaras y consiguieras salir adelante. Las historias tienen un poder muy efectivo en nuestro ánimo, así que hazles sentir que tú ya conoces esa emoción de frustración porque ya pasaste por ello, y finalmente conseguiste liberarte de dicho sentimiento.

 

  • Ve etapa por etapa

Una de las causas de la pérdida de la confianza en uno mismo es vivir una etapa sin haber adquirido las competencias necesarias antes de llegar a ella. Por ejemplo, un niño no puede correr si antes no ha aprendido a caminar. Por eso, no adelantes las etapas de tus hijos ni les compares con otros niños que ya estén más avanzados. Si dejas que tus hijos vivan cada etapa a su ritmo, estarás logrando que también alcancen la confianza en sí mismos necesaria para llegar a la próxima etapa.

 

  • Deja que lloren

Llorar también es de valientes, aunque no es común que el llanto se relacione con la valentía. Sin embargo, mostrarse vulnerables y poder expresarse ayuda a drenar la frustración y la rabia aliviando el dolor y la tristeza. Después del llanto vendrá un momento de paz y tranquilidad necesario para poder seguir avanzando en equilibrio. Por eso, frenar el llanto con frases como “deja de llorar” o “no ha pasado nada”, no siempre es recomendable.

 

  • Permite la autonomía con libertad

Proporcionarle la suficiente libertad a los niños para que ejerzan su autonomía, no significa dejar de estar allí para cuando lo necesiten, por lo que no te apures. Y es que los niños requieren de límites, de herramientas, de ayudas externas (como hablar con un psicólogo si es necesario), y de algunos salvavidas de vez en cuando, sobre todo en esos momentos en los que realmente no saben qué hacer. Si tú no estás en esos momentos, entonces buscarán ayuda en terceros, que no siempre les darán los consejos más convenientes. Saber que estás allí, pase lo que pase, les dará seguridad y les hará sentirse más felices mientras desarrollan su autonomía en libertad. Y es que, desarrollarse libres, no es lo mismo que hacerlo solos. ¡No lo olvides!




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *