El sentimiento de confianza y responsabilidad en niños

La confianza entre padres e hijos es fundamental a la hora de formar a los niños, pero también es de gran relevancia el cariño y dedicación que los adultos pongan en las actividades que realizan junto a ellos, ya que será en base a esto mismo, cómo los pequeños actuarán con el resto de las personas en el futuro.

Por eso los gestos de cariño que unos padres dediquen a sus hijos e hijas serán de vital importancia para que los niños puedan crecer sintiéndose plenamente seguros de sí mismos, protegidos y felices. Pero como padres y educadores podemos hacer mucho más por estimular sus sentimientos y su confianza.

 

Ideas que podemos poner en práctica

Lo importante es hacer cosas, muchas cosas, que sirvan para compartir entre todos tiempo de amor y de calidad. Sabemos que en muchas ocasiones resulta más sencillo hacer las cosas como adulto que delegar determinadas responsabilidades en los niños, ya sea por no retrasarnos o por temor a que lo hagan mal, pero lo cierto es que los niños necesitan ver que sus padres confían en ellos y les otorgan el lugar en el hogar que les corresponde, como miembros de pleno derecho. Desde que el niño cumple dos años de edad, aproximadamente, siente deseos de realizar cada vez más actividades, de manera que es muy importante permitir que las hagan al menos de vez en cuando.

  • Dale a tus hijos tantas responsabilidades como su edad les permita, pues los niños aprenden mucho resolviendo sus problemas y las dificultades que se les puedan presentar.
  • Motiva a tus hijos a que rieguen las plantas o pongan la mesa. Aunque mojen todo lo que está a su alrededor, o les falte algún servicio, no les detengas.
  • Puedes intervenir en el desarrollo de sus actividades, pero solo cuando éstas puedan lastimar a otros o cuando sean peligrosas para ellos. Por ejemplo, debes detenerles cuando quieran ordenar el botiquín de la casa, porque es muy peligroso.
  • Estimula sus habilidades desde el principio, ya que solo así los niños podrán desarrollarse y sentirse una persona plenamente útil con el tiempo.

 

La importancia de considerarse útil

Aunque pienses que tu peque es demasiado pequeño aún para colaborar en casa, lo cierto es que ya desde muy pequeños pueden realizar ciertas tareas y actividades para ir aprendiendo qué es la responsabilidad y el sentido colaborativo, tan importante en un hogar como en la sociedad en general. Aprende a incentivarle sin miedo para que quiera hacer cosas, porque esto hará que poco a poco se vaya sintiendo útil, mayor, y contento con sus acciones, lo cual es muy importante en la vida.

Pero, ¿por dónde podemos empezar?

  • Enseña a tu hijo a recoger y a ordenar sus juguetes. Esta es una buena y sencilla manera de empezar y de hacerle comprender que cada uno debe hacerse responsable de sus cosas.
  • Otórgale un espacio propio y accesible en el cual pueda guardar y organizar todas sus cosas, con el fin de que pueda acudir allí también cuando las necesite sin pedir ayuda.
  • Motiva a tu pequeño para que ayude y mantenga el orden en casa poniendo su granito de arena. Si vas a barrer, por ejemplo, puedes buscar para él o ella una escoba de juguete y pedirle que te ayude. Con este tipo de acciones los niños se sienten parte de un equipo que no es otro que el de su familia, el más importante de todos.



Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *