El valor de las palabras positivas en el aula

La mayoría de las personas pueden recordar algún comentario de un profesor o profesora del pasado que les desanimó o les ayudó a seguir por el camino correcto con ilusión. Esto refleja la forma en que los seres humanos tendemos a enviar mensajes positivos o negativos a los demás, ya sea que estemos hablando de los padres, de los abuelos, de los amigos o de los maestros.

Los mensajes positivos son muy importantes por razones obvias, pero fundamentalmente porque ayudan al crecimiento de los niños de una forma constructiva, al contrario que los negativos, que pueden desanimar a alguien condicionando incluso el ritmo de su vida. Y es que nuestras palabras pueden tener un profundo efecto sobre la actitud y el comportamiento del otro, por lo que es fundamental que reflexionemos y pensemos en ellas, también dentro del aula. Es cierto que a veces los comentarios desalentadores no se hacen con mala intención y responden en muchas ocasiones al desánimo que produce la falta de resultados o un comportamiento nervioso o poco adecuado en clase, pero sea cual sea el caso el lenguaje es muy importante y puede influir en el receptor del mensaje.

 

maestros-palabras-positivas

 

Veamos: un comentario como “A ver si te sale bien ya este examen” puede llegar a mermar la confianza de un niño al recordarle o hacerle pensar que siempre suele hacer las cosas mal. En el lado contrario, decir algo como: “Este es un examen importante, por lo que sé que darás lo mejor de ti”, puede ayudar a los niños inspirándoles y llevándoles a estudiar y a esforzarse más.

¡Pero veamos algunos ejemplos y estrategias más a continuación!

 

 

Ejemplos de comentarios negativos que deberías desterrar

  • “Eres peor estudiante que tus hermanos”/ “Lees fatal para tu edad” / “Tus compañeros van por delante de ti”…etc. Este tipo de comentarios pueden llevar a un niño a interiorizar la idea de que es torpe y de que no vale para nada su esfuerzo.
  • “Eres malo”/ “Siempre estás metido en problemas”/ “Nunca vas a hacer amigos”/ “Siempre estás molestando en clase”…etc. Este tipo de comentarios pueden llevar a un niño a creer firmemente que es un rebelde y que es un mal estudiante y que siempre estará solo.

 

Ejemplos de comentarios positivos que deberías practicar

  • “Cada vez lees mejor y se te dan mejor las operaciones en matemáticas”/ “Vas por muy buen camino, lo haces fantástico”/ “Se nota que has trabajado mucho, enhorabuena”/ “Podrás si tú crees que puedes”…etc. Este tipo de frases confieren confianza, premian, estimulan y, en definitiva, pueden hacer que los niños se sientan orgullosos de su esfuerzo y de todo lo que van aprendiendo.
  • “Tienes mucho talento”/ “Tienes mucha empatía y harás muchos amigos”/ “Se te da muy bien compartir y trabajar en equipo”/ “Pronto aprenderás a estudiar mejor y a no ponerte nervioso”…etc. Estos son mensajes muy sencillos y fácilmente aplicables que atañen al comportamiento de los niños en clase y que sirven para que dicho comportamiento vaya mejorando cada día.

 

Otros ejemplos alentadores ideales para maestros

  • “Tuviste una muy buena idea, así que vamos a llevarla a cabo”.
  • “Eres muy rápido y efectivo, seguro que se te darán bien los juegos de equipo”.
  • “Tienes mucha creatividad y grandes ideas, en el futuro te vendrá muy bien”.
  • “Tienes una gran sensibilidad e imaginación, puede que seas un gran escritor/a”.
  • “Usas muy bien los colores y haces buenos trazos, puede que de mayor seas un gran artista”.

 

Las frases que hablan de situaciones exitosas para los niños o de valores y grandes capacidades, estimulan el optimismo de los más pequeños sobre un futuro aún incierto y, en consecuencia, propician el buen comportamiento y las actitudes positivas. Por eso, si eres maestro/a y deseas inspirar a tus alumnos, detente siempre y piensa antes de decir algo que pueda minar la confianza o la ilusión de los más pequeños, sobre todo en cuestiones relacionadas con su esfuerzo, trabajo o capacidad, y pon mejor en práctica la idea de dirigirte a ellos de una manera constructiva y alentadora, sea cuales sean los resultados o el ritmo de aprendizaje de cada alumno. Recuerda que siempre hay tiempo para mejorar y que hacerlo está en la mano de todos.

Los maestros, aunque no sean conscientes muchas veces, pueden tener un gran impacto en sus alumnos y en su autoestima, igual que el resto de las personas o incluso más. Por eso debemos tener muy presente que muchos estudiantes pueden llegar a la escuela tristes y desanimados como resultado de problemas personales y mochilas invisibles que no podemos ver. Es por esto que los niños necesitan desesperadamente a alguien que crea en su valía y que sea capaz de alentar y de conseguir que se esfuercen más para dar lo mejor de sí mismos, ¡y nada como un profesor para conseguirlo de esos que dejan huella!

 

valor-palabras-positivas

 

Estos ejemplos sencillos y cotidianos nos ayudan a ver cómo los estudiantes con un bajo sentido de la confianza y de la autoestima se detienen en sus debilidades y esto les crea un muro que imposibilita el hecho de ver también sus fortalezas. En este sentido, los maestros pueden ser capaces de buscar y descubrir dichas fortalezas y de hacer refuerzos, contribuyendo con ello a la eliminación de cualquier posible muro y al descubrimiento tan bonito que es el creer en uno mismo. Si un profesor menciona y hace visibles las fortalezas de sus alumnos, lo más probable es que ellos comiencen a creer cada vez, de una manera más firme, que tienen habilidades y muchos valores positivos, y esa confianza y ese aprendizaje de vida es el que hará que mantengan a ese profesor en su recuerdo con el paso de los años.

¿Puede haber algo más bonito?




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *