Problemas de aprendizaje en el aula: guía para maestros

No existe ningún alumno con algún problema de aprendizaje que no pueda aprender, ni ningún maestro que no pueda enseñarle si ha recibido la formación adecuada y está dispuesto a dedicar parte de su tiempo y de su experiencia en un cometido tan importante. Pero para ayudar de la manera más eficaz a dichos posibles alumnos con problemas de aprendizaje, los maestros deben seguir una serie de pautas que les serán de utilidad para no fracasar o morir en el intento.

¡Toma nota de algunas de las más importantes!

 problemas-aprendizaje-aula

 

 

Pautas para ayudar a niños con problemas de aprendizaje en el aula

 

  • Identificar las posibles señales. Casi todos los estudiantes presentan dificultades en algún momento u otro, ya sea con el lenguaje hablado o escrito, con la memoria, con la atención, con la concentración, con las habilidades organizativas o con la coordinación física y el comportamiento social. Sin embargo, si un estudiante muestra constantemente dificultades con alguna de estas situaciones, incluso otras, puede ser una buena señal de una posible discapacidad en el aprendizaje, con lo que habría que empezar a observar más detenidamente y consultar con la familia.

 

  • Buscar ayuda y seguir aprendiendo. Los buenos profesores no dejan nunca de aprender, por lo que es importante actualizar de vez en cuando las habilidades de enseñanza y compartir experiencias y proyectos con otros educadores. Buscando la formación adecuada y los apoyos necesarios se pueden abordar mucho mejor situaciones en el aula de este tipo, algo más complejas que la rutina común. Pero sobre todo es importante no tener nunca miedo de aquello que se desconozca o que no se sepa y pedir siempre la ayuda que sea necesaria, pues esto no resta profesionalidad a ningún maestro o profesor, sino todo lo contrario.

 

  • Observa y evalúa a cada alumno. Procura supervisar cada día la capacidad y participación de cada alumno en la clase. Al conocer los estilos de aprendizaje, el nivel de trabajo, la capacidad de razonamiento, la participación en el aula, la comprensión y/o el progreso de cada alumno, podrás identificar mucho mejor los problemas que puedan darse de forma particular y aprovechar mejor las fortalezas y debilidades existentes en cada caso concreto.

 

  • Desarrolla técnicas de enseñanza eficaces. Cuando los estudiantes tienen problemas de aprendizaje, sus cerebros funcionan de manera diferente al de otros niños, por lo que cosas como la de reducir el ritmo mientras se utilizan métodos de enseñanza tradicionales no funcionará con este tipo de estudiantes. En cambio, sí que puedes comenzar a utilizar técnicas innovadoras para mantener el interés de los estudiantes y mejorar así las oportunidades de aprender. Desarrollar o modificar planes de estudio y pruebas para asegurar que los estudiantes obtengan la información y las habilidades que necesitan, y que sean evaluados en consecuencia, es algo muy importante a tener en cuenta.

 

  • Proporciona instrucciones y aprendizajes individualizados. Con frecuencia los estudiantes con algún tipo de discapacidad en el aprendizaje tienen más dificultades que otros para comprender conceptos y comunicar después la información en clase. Por eso, para ser más eficaces, los maestros deben modificar su instrucción para adaptarse a los diversos estilos de aprendizaje existentes y a las distintas habilidades de los estudiantes con problemas de aprendizaje.

 

  • Proporciona una estructura adecuada para el aprendizaje. Muchos estudiantes con dificultades de aprendizaje tienen dificultades también para organizar la información, desarrollar hábitos de trabajo o afrontar los cambios. Enséñales a supervisar su propio progreso y a regular el tiempo y el esfuerzo que dedican a cada tarea, y mantén rutinas y métodos de enseñanza consistentes.

 

  • Desarrolla la autoestima de los estudiantes con problemas. Genera confianza entre estos estudiantes al entregar información de una manera más gradual y progresiva, por ejemplo, dándoles tiempo para dominar un tema en un nivel antes de pasar a otra materia más difícil. Esto aportará confianza y seguridad a estos alumnos evitando que se frenen y permitiendo que puedan seguir progresando sin problemas junto a otros niños.

 

  • Reúnete con los padres para hablar cuando se necesite. Los padres y tutores a menudo desconocen los problemas de sus hijos en la escuela, por lo que debes buscar el momento adecuado para reunirte cuando sea necesario para hablar sobre dichos problemas y sobre sus posibles soluciones o para solicitar alguna posible evaluación profesional en la que participen los progenitores.

 

problemas-aprendizaje-alumnos

 

  • Colabora con los padres en los logros educativos de sus hijos. Trabajar con los padres y tutores para proporcionar al estudiante un enfoque integral con el que hacer frente a su discapacidad de aprendizaje puede ser muy útil, así como compartir con ellos estrategias que puedan utilizar en casa.

 

  • Lucha siempre en favor de la igualdad. Es importante que un maestro tenga interés por el bienestar emocional de todos sus estudiantes, especialmente cuando dichos estudiantes se enfrenten a problemas. Todos los niños deben ser vistos como miembros iguales y de pleno derecho en su comunidad escolar, a pesar de nuestra diversidad, por lo que puede ser bueno trabajar sobre esto con todo el grupo de estudiantes.

 

 

Otras propuestas interesantes y ejemplos para la clase

 

  • Procura captar siempre la atención de un estudiante antes de dar instrucciones o de iniciar la clase.
  • Llama a todos los niños por su nombre, ya que esto ayudará a alertar a cada niño para que centre su atención en la actividad del aula.
  • Utiliza siempre que puedas ayudas visuales para capitalizar el procesamiento visual de un estudiante y para proporcionar la asociación auditiva/visual necesaria para aprender nuevos conceptos.
  • Escribe las tareas en la pizarra para que el alumno pueda copiarlas en un cuaderno, o proporciona al alumno más retraído o con mayores problemas para seguir el ritmo la lista de tareas a realizar.
  • Asegúrate de que los estudiantes con problemas de aprendizaje tengan tiempo suficiente para responder a las preguntas de un examen. Si es necesario, cambia los procedimientos de evaluación si estos interfieren con la capacidad del estudiante para demostrar sus conocimientos.

 

En cualquier caso es importante recordar que no todas las recomendaciones se aplican a cada estudiante, y que se deben desarrollar estrategias individuales para abordar las necesidades de los estudiantes con problemas de aprendizaje así como trabajar de forma continua la inclusión y la integración. La implementación de cambios como estos en el aula puede minimizar el impacto de dichos problemas en el rendimiento académico.




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *