Cómo trabajar la diversidad con los más pequeños

La identidad y el respeto propio de los niños, están relacionados muy directamente con la forma en que son tratados por los demás. Por lo tanto, tanto los padres en casa como los educadores, deben promover siempre un ambiente seguro y humano en el que la inclusión, la justicia y la apreciación de las diferencias individuales sean evidentes. Por ejemplo, cuando un adulto es respetuoso con los demás, sin importar su género, clase social, raza, nacionalidad, religión, discapacidad o antecedentes culturales…, sin duda, los niños seguirán ese importantísimo y valiosísimo ejemplo en sus vidas.

 niños-diversidad

 

 

Ideas para trabajar la diversidad con los niños

 

  • Organiza talleres o sesiones de aprendizaje en las que se trate la diversidad o la sensibilidad de las diferencias raciales y culturales. Por ejemplo, si lo vas a hacer en la escuela, no dudes en invitar a miembros de la comunidad que representen a grupos diversos y que puedan hablar a los más pequeños sobre sus costumbres y tradiciones.
  • Desarrolla carteles con ideas y conceptos que reflejen la diversidad, como por ejemplo: cada niño es único y tiene su valor; todos los niños deben ser tratados con respeto y cuidado; todo niño puede aprender; todos tenemos la responsabilidad de luchar contra los prejuicios y las injusticias; nuestra escuela es un lugar tranquilo donde no se tolera la intolerancia…La idea es que los niños interioricen estas ideas para que las lleven a cabo y las tengan presentes en sus vidas.
  • Haz que los niños escriban un artículo sobre otra cultura. Si crees que no tienen suficientes nociones para hacerlo, busca alguna película para niños en la que se trate el tema y haz que, tras su visionado, escriban lo que creen que han entendido que es la diversidad y su importancia.
  • Proporciona un ambiente seguro y constante en casa y en el aula, donde las fortalezas de los niños se acentúen y se respeten sus diferencias. Establece un clima en el que los niños se sientan libres de compartir sus pensamientos y sentimientos. Enseña también a cada niño a defenderse por sí mismo y a defender los derechos de los demás.
  • Usa materiales, planes de estudio y libros de texto multiétnicos, y culturalmente sensibles, siempre que sea posible. Cuando esto no se pueda cumplir (por ejemplo, cuando haya que utilizar un libro de historia antiguo), pregunta a los niños de qué manera dichos contenidos presentan una visión poco equitativa o desigual con respecto a nuestros días.
  • Haz que los niños participen en actividades que descubran la discriminación, que examinen diversos puntos de vista, que aumenten la sensibilidad hacia los demás y que mejoren sus habilidades de pensamiento.
  • Haz actividades divertidas, como dividir a todos los niños con cumpleaños de enero a junio y haz que se sienten en un lado de la habitación, y que los que tengan cumpleaños de julio a diciembre se sienten al otro lado (esta es una forma simpática de trabajar la diversidad para que se entienda su concepto). Después, por un día, prueba a dar un tratamiento especial a un grupo de niños y al otro día al siguiente. Puedes preguntar a los niños cómo se han sentido, al notarse diferentes, y hacer que anoten sus experiencias durante el proceso.
  • Haz que los estudiantes cierren los ojos y se imaginen por un momento a una persona sin hogar. Luego, pídeles que abran los ojos y escriban una descripción de esa persona o que anoten cómo creen que puede sentirse en su día a día. Este ejercicio puede ser muy útil para hacer con diversos colectivos: una enfermera, un médico, una estrella de rock, un científico, etc. Otra interesante idea puede ser la de discutir y trabajar los posibles estereotipos que cada grupo lleve asociados.
  • Discuta las habilidades de resolución de problemas necesarias para que los niños se lleven bien. Algunos ejemplos son: nunca te burles de los comentarios de un niño o de la forma en que se ve o habla; muestra respeto y escuchaos mutuamente; permite que todo el mundo tenga un turno para hablar; encuentra una solución cuando tengas un problema con otra persona…etc.

 

diversidad-aula

 

  • Organiza un concurso de carteles que represente la importancia de la diversidad y el compromiso que se espera de nosotros en la vida con respecto a ellas. Por ejemplo: debemos vivir juntos en armonía; todos somos iguales pero diferentes; la diversidad enriquece la cultura…Se pueden establecer premios o categorías a los mejores carteles.
  • Haz que los niños traten temas centrales históricos que sirvan para entender de qué forma a veces pueden “violarse” los derechos de las personas o malentenderse la riqueza de la diversidad. Por ejemplo, acudid a una exposición del Holocausto, a un albergue de personas sin hogar o de niños refugiados, a una cárcel…Si es posible, puedes organizar también una actividad de escritura e intercambio de cartas con colectivos de este tipo, que servirá a los niños para entender su situación y ponerse por un momento en su lugar.
  • Lee biografías sobre líderes de grupos étnicos o sobre temas raciales. Rosa Parks puede ser un excelente ejemplo. Para crear conciencia sobre los problemas de diversidad, y para una mayor comunicación, también se pueden organizar lecturas de libros grupales (ej.: Ana Frank) o representaciones teatrales.
  • Celebra la diversidad invitando a los padres y a otras personas que representen a diferentes grupos culturales. Puede ser con una sencilla fiesta, de fin de curso o de trimestre, en la que se pongan músicas de diferentes culturas y se intercambien y prueben platos de diferentes gastronomías. Todo puede acompañarse de charlas y carteles explicativos.

 




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *