Cómo educar a niños y niñas en igualdad

Enseñar a los niños qué es la igualdad de género, en qué consiste y por qué sigue tan presente en la sociedad esa lucha, debe comenzar a edades tempranas. Pero, ¿qué podemos hacer para trabajar este tema en el aula y en casa?

 

Los mensajes sobre los roles de género

Desde muy temprano los niños comienzan a darse cuenta de que existen ciertos patrones y “roles de género”, es decir, ciertas reglas (no escritas) que parecen indicarles casi desde que nacen lo que deben hacer los niños y lo que deben hacer las niñas. Unos mensajes que, están tan arraigados en la sociedad y en el lenguaje, así como en la literatura (incluso infantil) o en los juegos y la televisión, que los niños los van asumiendo sin apenas darse cuenta. Por eso precisamente los padres y los profesores juegan un papel importantísimo y muy necesario para desmitificar estos roles y para hacer entender a los niños que son constructos sociales que no tienen por qué definirnos.

 

enseñar igualdad niños

 

Huelga decir que a menudo son los propios padres los que terminan perpetuando los roles de género y tratando a sus hijos e hijas de manera distinta, y es que está tan arraigado que casi sale solo, y este es uno de los motivos por los que se debe seguir luchando por alcanzar la igualdad al margen del sexo que tengamos. Debemos procurar poner de nuestra parte para romper con asociaciones tan elementales y arcaicas como la de que las niñas son las sensibles y los niños los fuertes, o las niñas las lloronas y los niños los que no deben echar lágrimas por sus mejillas, al margen de lo que les suceda.

También debemos estar muy atentos a los juegos infantiles, pues muchos de ellos, así como los propios juguetes, son responsables también en muchas ocasiones de reforzar las divisiones de género, y es algo que vemos continuamente en los catálogos y en los anuncios de la televisión. Los niños son azul y las niñas son rosa; los niños son los que deben jugar con juguetes de construcción y con los coches y las niñas con las cocinitas y los bebés, ejerciendo su futuro e hipotético rol de “cuidados”.

No olvidemos que cuando los niños nacen no vienen con nada aprendido, y mucho menos con gustos ni con intereses, por lo que son los padres los que (de manera instintiva o no) van conduciendo a los más pequeños hacia sus hobbies e imponiendo los patrones de juego. Esto es muy importante, porque sin duda los padres son los guías de sus hijos, pero esa guía puede ejercerse de forma consciente y enviando mensajes de que tanto los niños y las niñas pueden jugar a lo que deseen y no les corresponde ninguna etiqueta concreta….o podemos ser guías perpetuando estereotipos negativos y dañinos.

Del mismo modo, si esos mensajes estereotipados se dan en la escuela, los padres también deberán ejercer su responsabilidad de queja, manifestando su descontento y defendiendo la necesidad y el derecho de que sus hijos reciban una educación igualitaria. Por ejemplo, tu hijo puede llegar a casa y decir que en el colegio ha jugado a los caballeros y a las princesas y que las niñas no podían ser caballeros…Pues esa sería una oportunidad perfecta para hablar sobre por qué cree que una niña no puede jugar a ser caballero y desmentírsela.

 

Romper con los estereotipos en el siglo XXI

Todas las medidas que establezcamos para acabar con los estereotipos de género serán siempre bienvenidas, pero cuando se trata de niños y niñas pequeñitos, podemos empezar con pequeñas pautas como las siguientes:

 

  • Hazles saber a tus hijos que está bien llorar, sean niño o niña, y habla con ellos sobre cómo pueden expresar sus sentimientos de tristeza, miedo y decepción sin vergüenzas. ¡Dejar fluir los sentimientos siempre es algo saludable!
  • Si tus hijos manifiestan estereotipos de género a la hora de hablar o de comportarse, pregúntales por qué piensan de esa manera y después usa cuentos o recursos para ayudarles a entender que no es así.
  • Deja muy claro siempre que las niñas son iguales y que los niños no son “mejores” que las niñas, ni más fuertes…ni al revés.
  • Hazles saber también que, ya sean niños o niñas, tienen derecho a enfadarse e incluso a gritar, y enséñales a calmar sus enfados con técnicas de respiración y descanso, y no con peleas.
  • Si las niñas asumen que no pueden hacer ciertas cosas por el motivo que sea, trabaja para explicar que no es así y busca modelos de mujeres referentes de la historia para que lo comprendan mejor, como Marie Curie entre otras muchas.

 

educar infancia igualdad

 

  • Anima siempre a los niños y a las niñas a jugar con cualquier juguete que les atraiga y permíteles participar en actividades que disfruten (niñas que quieren jugar al fútbol, niños que quieren pintarse las uñas…). Desmitifica y deja que crezcan en libertad.

 

Hoy, 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, queríamos preguntarnos por qué siguen existiendo los estereotipos de género en el siglo XXI, y la respuesta es clara, porque los perpetuamos, a veces de forma consciente y otras no. Por eso es muy importante que los adultos, sobre todo los padres y los maestros, permanezcan atentos a las señales y busquen la forma de trabajar para atajar este problema y acabar con él cuanto antes. Y es que lo más importante es que los niños sean niños y sean ellos mismos, y que crezcan en igualdad y en la responsabilidad de ser solo eso, niños con ganas de disfrutar y con derecho a crecer y a desarrollarse en libertad.




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *