Los niños aprenden lo que viven

Los niños aprenden mientras van creciendo y lo hacen mucho más rápido de lo que una persona en su edad adulta lo hará alguna vez. Ese aprendizaje es así de violento porque los niños lo hacen desde la ingenuidad, sin miedo a equivocarse y con esa emoción que solo los peques pueden transmitir. De esta forma, nos enseñan en su caminar que la diferencia entre ellos y nosotros (los “adultos racionales”) está en la resistencia que ponemos mientras vamos aprendiendo cosas nuevas, algo que a los adultos les suele costar mucho esfuerzo y a los pequeños ninguno.

Los niños además suelen aprender por imitación y sus principales maestros son generalmente sus padres, por eso el ejemplo es una de las formas más efectivas de enseñar y debemos hacerlo estando presentes e incluso ausentes; de forma consciente o inconsciente; teniendo estrategias o actuando sin ninguna de ellas…Un padre y una madre lo son todo para un niño pequeño que tiene aún el mundo entero por descubrir, y las acciones y actitudes de sus padres serán muy importantes en la forma en que dicho niño o niña termine viendo y comportándose en ese mundo que le espera. Por eso, no te olvides nunca de enseñar siempre a tus hijos con el ejemplo, porque es la forma más beneficiosa, sana y natural de aprender y de enseñar a los que nos suceden, y también porque como adultos sabemos que desaprender y modificar hábitos se vuelve algo muy difícil con el paso del tiempo. Pero aunque decirlo sea algo simple, llevarlo a cabo no siempre es fácil y surge frecuentemente la gran duda: ¿cómo poder ser un buen ejemplo para los hijos siempre?

Está claro que lograrlo no será una tarea fácil, pero los siguientes consejos podrán ayudarte a abrir un camino que, aunque precioso, siempre estará cargado de maleza.

 

 

cómo aprenden los niños

 

 

 

Consejos para dar un buen ejemplo de padres a hijos

  • Si quieres que tus hijos aprendan a controlar sus emociones, controla también las tuyas. ¿Cómo? No grites, no maldigas, no tires cosas cuando te enfades…porque todos esos actos le indican a un niño pequeño que está bien situarse fuera de los límites emocionales equilibrados.
  • Para que tus hijos puedan tener confianza en otros y en la vida confía en ellos, demuéstrales que como padre estás orgulloso de sus decisiones, incluso si se equivocan, porque crees firmemente en que tendrán capacidad de sobra para resolver dichas posibles equivocaciones y aceptarlas como enseñanza.
  • Entrégales amor todos los días para que sean seres cariñosos. Enséñales a besar besándolos, enséñales a abrazar abrazándolos, enséñales a reír riéndote con ellos…demuéstrales el verdadero significado de la palabra amor con tu valioso ejemplo.

 

amar y dar ejemplo

 

  • Cuando desees que tus hijos disfruten de la vida recuerda compartir esos momentos con ellos. Para conseguirlo simplemente dedica espacios de tu vida al juego y al entretenimiento compartido y no enseñes nunca ideas como las relacionadas con que se necesitan otras cosas para disfrutar como el dinero, sino solo el tiempo, la compañía y los amigos y familiares.
  • Para que no sean personas miedosas en el futuro, olvida utilizar la coacción o el miedo como método educativo. Las cosas están bien o mal porque existen unos códigos y unas reglas, no porque el “Coco” o cualquier otro personaje vaya a venir a llevarse a los niños si no se portan bien. El miedo cohíbe y lleva a aprender que lo desconocido es malo, lo que detiene el propio cambio, el aprendizaje y el autodescubrimiento.
  • Que para que los niños sean sinceros no hay que decir mentiras es otro de los puntos fuertes para educar en el buen ejemplo. Hay formas de decir las cosas, con empatía, sabiduría y cariño, sin necesidad de mentir. Cuando mientes a un niño o mientes a otros delante de ellos, estás diciéndoles que mentir está bien y que es necesario en determinadas ocasiones.
  • No recompenses la buena conducta con premios ni estimules alcanzar metas con recompensas externas. La vida no funciona de esa manera y cuando se den cuenta se desilusionarán. La automotivación es el mejor motor para alcanzar lo que se desea, y el placer que se siente al haber logrado las metas propuestas es el mejor premio que podamos obtener. Para eso deja que sean tus hijos quienes elijan sus propias metas, porque es la mejor forma de conseguir esa motivación que hace falta para caminar por la vida y hacerlo con ilusión.

 

 

 

 




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *