Cómo poner límites a los niños con la Técnica de la Pera

Poner límites a los niños es una responsabilidad que atañe directamente a los padres y a las personas que están comprometidas con la educación de los niños. Un crecimiento sano y que no les falten los valores primordiales en la familia, son algunos de los principales objetivos en su formación. Por eso, encontrar el equilibrio entre ser un padre completamente permisivo o, por el contrario, bastante riguroso, es uno de los mayores retos de todo padre y madre que pueda haber.

 

técnicas poner límites

 

Lo único claro es que los límites son necesarios, y por eso queremos hablar hoy de cómo aplicar ciertos correctivos de una manera consciente y respetuosa, apoyándonos en la conocida como “Técnica de la PERA”.

 

En qué consiste la Técnica de la PERA

La Técnica de la PERA se centra en la metodología de enseñanza de María Montessori para aplicar los límites a los niños, haciendo referencia a todo lo que debes evitar a la hora de poner límites.

La palabra PERA es un acrónimo de las palabras Prohibiciones, Etiquetas, Resentimientos y Amenazas, todas las acciones que deberías evitar cuando estás poniendo límites a los niños:

 

  • Prohibiciones

Las prohibiciones constantes influyen directamente en el comportamiento de los niños, especialmente cuando no los vemos. Un niño al que constantemente se le prohíbe todo: no corras, no juegues, no brinques… sentirá el deseo de hacer cualquier cosa cuando se sienta en plena libertad, incluso si es peligroso para él. A nadie le gusta tener a su lado a esa persona que no te deja hacer nada, por eso es un tipo de comportamiento que como padre debes aprender a equilibrar sustituyendo los límites negativos por otros más positivos. De esta manera el niño no tendrá la tentación de ejecutar cualquier travesura cuando nadie le vea.

 

  • Etiquetas

Las etiquetas son una herramienta que se utiliza a la hora de hablar como norma de conducta y que limita las expectativas del comportamiento social. “Eres un mal educado”, “No sirves para nada”… son expresiones que marcan negativamente la conducta de un niño. Hasta tal punto, que estas etiquetas pueden llegar a transformar también la manera en que ellos se perciban a sí mismos. ¡No las uses nunca!

poner etiquetas niños

 

  • Resentimientos

Poner límites tomando como base momentos de tensión entre el niño y sus padres, podría traer confusión por cualquier reacción desmedida. Por ese motivo es necesario que el padre o madre, de manera inteligente y hábil, evite cualquier tipo de comentario que pudiera perjudicar la relación de autoridad y esperar el mejor momento para aplicar los correctivos.

 

  • Amenazas

Las amenazas conjuntamente con los castigos son acciones que deben estar completamente excluidas a la hora de asignar límites en la educación de nuestros hijos. Las expresiones de amenazas hacen crecer a los niños sintiéndose inseguros de sí mismos, al mismo tiempo que crecen con miedos y temores que en ocasiones les paralizan frente a la toma de decisiones importantes en sus vidas.

 

Así, teniendo como base los principios básicos de esta técnica, a continuación te presentamos algunas consideraciones que debes tener en cuenta para poner los límites adecuadamente según la Técnica de la Pera.

 

 

Claves para poner los límites a los niños

 

  • Establecer una guía

Las guías son ejemplos que puedes inculcar para establecer los límites en los niños de una forma sutil y sin tanta imposición. Puedes establecer como guía algún familiar como los abuelos, un personaje favorito de tu hijo o cualquier persona o dibujo animado que consideres rico en valores como para ser una buena guía para tus hijos. Esta es una forma de dar a conocer las normas de una manera sutil a los niños, sin que se den cuenta.

 

  • Límites claros acordes con la edad

De acuerdo a la edad de tus hijos, utiliza palabras que sean claras para el fácil entendimiento de ellos. Cuando hables con un niño para poner los límites, trata de utilizar pocas palabras para una mejor comprensión y utiliza claves sanas.

 

  • Sentido común

Gran parte del éxito en la aplicación de los límites está vinculado con el sentido común de los padres. De manera que los límites deben ser flexibles y aplicados de acuerdo al contexto en el que se desarrollen. Ten presente que los límites no deben enfocarse en los errores de los niños por lo que, en este sentido, te invitamos a que de una manera positiva sustituyas el contexto con el objetivo de no alterar sus emociones.

 




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *