Ideas y trucos para fomentar el buen comportamiento de los niños

Muchas veces los niños no se comportan como nosotros esperamos, y es normal que eso ocurra de vez en cuando, pero cuando ese comportamiento se vuelve del todo inadecuado o fuera de lugar, ya sea en casa o en clase, es momento de aplicar determinadas estrategias que puedan servir para lidiar con la situación sin perder los nervios. Por eso en este artículo os queremos presentar una serie de estrategias sencillas que, bien aplicadas y con paciencia, pueden llegar a ser muy útiles y a estimular el buen comportamiento de los más pequeños. Se trata de estrategias principalmente diseñadas para niños pequeños, pero cuyo funcionamiento podría adaptarse también a niños de más edad.

 

NIÑOS-RECOMPENSAS

 

 

Estrategias didácticas para fomentar el buen comportamiento

 

  • Reglas de clase o casa

Trabaja junto a los niños en la elaboración de una serie de reglas para llevar a cabo en clase o en casa. Dichas reglas, de ser cumplidas, llevarán asociadas una serie de recompensas que pueden establecerse, por ejemplo, al término de la semana. Cada vez que se vayan cumpliendo normas se irán añadiendo “emojis” o estrellas como sistema de conteo.

 

  • El semáforo

Crea una pizarra o tablón en el que puedan apuntarse los nombres de los niños. Al lado de cada nombre crea un bolsillo con cartulina, fieltro o lo que tengas a mano, para guardar tres tarjetas: una roja, una amarilla y otra verde. El amarillo será advertencia, el verde “lo estás haciendo bien” y el rojo irá asociado a algún tipo de consecuencia (que deberá haber sido explicada desde el principio) por mal comportamiento o incumplimiento constante de las normas que se hayan establecido y acordado previamente.

 

  • El ticket del tren

Crea unos bonitos tickets, como si fueran billetes de tren, y repártelos entre los niños. Siempre que dichos niños muestren un buen comportamiento o cumplan las normas (si se ha creado algún tipo), el revisor (padre, madre, profesor, etc.) deberá picar el ticket y hacerle algún tipo de señal o agujero. Cuando el ticket ya no admita más marcas se recibirá un premio, que puede ser a elegir de entre varios en una caja.

 

  • Juego de puntos

Crea un tablón o una cartulina inspirándote en algún tipo de videojuego, como por ejemplo en alguno de Mario Bross. Puedes crear estrellas, setas, cajones con interrogaciones…Cada vez que los niños se porten bien recibirán un punto que deberá reflejarse en la esquinita o cuadrados de la cartulina o tablón, como si fuesen el propio Mario y hubieran avanzado de fase. Al cabo de un cierto número de puntos, se podrá elegir la realización de alguna actividad divertida en grupo.

 

RECOMPENSAS-COMPORTAMIENTO

 

  • El frasco de canicas

Busca algún jarrón viejo o tarro de conserva y utilízalo para guardar canicas o pompones de colores. Cada vez que un niño haga algo bueno, podrá coger una canica o pompón y meterlo en el frasco. Cuando el frasco se llene, se puede hacer algo divertido en la casa o en la clase o cambiarlo por unas golosinas.

 

  • Palitos de madera positivos

Busca palitos de madera, de esos de manualidades, y escribe frases bonitas en ellos y píntalos de colores. Por ejemplo: eres un excelente ayudante, has hecho un gran esfuerzo, te has portado muy bien…Cada vez que estos comportamientos se den entregarás un palito. Recibida una cierta cantidad de palitos al final de la semana, podrán cambiarse por un helado.

 

El uso de un sistema de puntos o recompensas es una excelente manera de motivar a los niños para que desarrollen buenos hábitos y eviten el mal comportamiento. Encontrar la recompensa adecuada para motivar a un niño es otra parte importante de la implementación de un programa de recompensas para que tenga éxito. Es decir, que la recompensa debe ser lo suficientemente significativa como para motivar, pero sin que sea algo desproporcionado, se trata de buscar cosas sencillas. Por ejemplo, cosas como pasar tiempo con la familia pueden ser una excelente recompensa, sin necesidad de recurrir a cosas puramente materiales.

Debemos tener en cuenta que las recompensas deben asociarse con un premio por un buen comportamiento, pero nunca como un “soborno” para detener el mal comportamiento o forzar el bueno. ¡Esto es muy importante para que todo funcione!




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *