Por qué no debemos hablar de guardería, sino de escuela infantil

Hablar de guardería nos remonta al pasado, especialmente cuando comenzó a incorporarse la mujer al sector productivo y había menos tiempo para dedicar a los peques en casa, siendo para el caso de España particularmente en torno a los años ‘80. Fue sobre todo en aquel entonces cuando surgió la necesidad de ofrecer un servicio a las familias para que ambos progenitores pudiesen trabajar mientras tenían la seguridad de dejar a sus hijos al cuidado de otras personas. Estos lugares adoptaron el nombre de guarderías, una alternativa que se centró en un principio más en la idea de cuidar a los más pequeños que en enseñar, pues apenas comenzaba a rodar este sistema y eran muchos niños aun los que seguían en sus casas hasta que comenzaban el periodo escolar, que entonces era a partir de los 4 años de edad.

Es así como el término guardería fue durante mucho tiempo considerado un lugar en el que los padres, por diversas razones, “depositaban” a sus hijos en un recinto con la intención de que fuesen atendidos, tanto para la ayuda de las necesidades fisiológicas como de la alimentación. Sin embargo, a medida que fue pasando el tiempo, poco a poco estas denominadas “guarderías” se fueron evidenciando como mucho más que un lugar donde dejar a los peques antes de comenzar el colegio, pues también se iban incorporando ciertos aspectos y valores educativos, en un ambiente propicio para ir preparando a los niños para la vida y para su inminente etapa escolar.

 

guardería o educación infantil

 

Fue a partir de ese momento cuando muchas personas iban siendo conscientes de que la conciliación familiar era fundamental durante el periodo laboral y que los niños necesitaban formarse desde el principio de sus vidas, inclusive el Estado, que como primer garante de la educación en un país comenzó a ver la necesidad de impulsar la profesionalización de esta etapa y de estos recintos, que por primera vez comenzaron a verse como lugares fundamentales para la educación inicial.

El tema de la evolución de las guarderías sin duda ha sido durante muchos años un punto de discusión incluso entre profesionales, y al respecto podemos mencionar los grandes aportes realizados en esta materia por la psicóloga Rocío Ramos-Paul, y que a continuación compartiremos en este artículo.

 

 

Diferencia entre guardería y escuela infantil

A la hora de hablar de las diferencias entre guarderías y escuelas infantiles, además de la experiencia que cada uno podamos tener, es necesario tomar como referencia también a personas reconocidas en la materia y a profesionales del sector. Es el caso de Rocío Ramos-Paul, que al respecto de las diferencias entre guardería y escuela infantil menciona las siguientes:

 

Guardería

  • El propósito de las guarderías es el de cuidar y atender las necesidades de los más pequeños.
  • No es necesaria la profesionalización de su personal.
  • Las exigencias del espacio físico no son más que las de un espacio cómodo y limpio.
  • En cuanto a las normas que regulan este espacio, dependerá de las comunidades autónomas en que se encuentre el recinto.
  • Las guarderías proveen servicios de cuidado y, al mismo tiempo, son consideradas como el primer lugar de intercambio social entre los pequeños.

 

Escuela Infantil

  • En las escuelas infantiles, además de atender a los niños, se tiene la capacidad de educar y de aplicar estrategias de aprendizaje acordes con la edad y esenciales para el desarrollo.
  • La profesionalización es un requisito indispensable para impartir el conocimiento a niños y niñas en edades comprendidas entre los 0 y los 3 años. Se rigen por un programa educativo impartido por la máxima autoridad en materia educativa de cada país.
  • Con relación a los espacios, deben contar con un patio de unos 75 mt2 para la recreación, además de aulas bien iluminadas.
  • La norma que regula las escuelas infantiles en España es la Ley de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE).
  • Estos centros, dotados hoy en día de un alto reconocimiento y experiencia, proveen no solo el servicio de cuidado e interacción social, sino también conocimientos, habilidades, motricidad, relaciones sociales, interacción con el medio… etc.

 

educación infantil guardería

 

Lo que se busca poner en evidencia con el término de Escuela Infantil, en definitiva, es el de elevar de categoría el servicio de cuidador a educador, aumentado las responsabilidades de su personal e impulsando un sector indispensable en la economía y en la sociedad. Y por eso precisamente debemos desterrar ya el término de guarderías y dignificar una profesión, la de educador infantil en la etapa preescolar, que pone los cimientos de la vida haciendo que los niños crezcan, descubran, exploren, agradezcan y sientan.

¿Puede haber algo más valioso?




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *