Conoce la escala de Bayley para medir el desarrollo infantil

La escala de Bayley fue propuesta por la psicóloga Nancy Bayley en el año 1916 con la finalidad de determinar el nivel de desarrollo mental y físico de los niños con edades comprendidas entre los 2 meses y los 2 años. La finalidad de este test era medir el desarrollo mental y motor en los más pequeños así como evaluar el comportamiento, es decir, reconocer a tiempo problemas en tres aspectos importantes para el desarrollo normal de un niño, como son: el aspecto mental, el lado de la psicomotricidad y el comportamiento (cognitivo, motor y conductual), tres parámetros que se interrelacionan entre sí y que juntos reflejan la identidad del niño.

 

escala-bayley-desarrollo

 

Parámetros que evalúa el examen de Bayley

 

  • Escala Mental

Es la escala que permite medir la agudeza sensorial y perceptiva del niño, se podrá reconocer la capacidad que tiene para responder ante los estímulos y la habilidad para resolver problemas propios de su edad. A esta fase se le puede denominar también fase del desarrollo cognitivo, pero, ¿qué es exactamente la cognición? Es el proceso a través del cual se obtiene conocimiento como consecuencia de percepciones o ideas. El desarrollo cognitivo se refiere a cómo un bebé o niño percibe, piensa y adquiere su comprensión del mundo, y sabemos mucho sobre esto gracias a personajes como Jean Piaget, uno de los mayores estudiosos del desarrollo cognitivo.

 

  • Escala Psicomotricidad

Es la escala que permitirá observar los movimientos del cuerpo y reconocer si son coordinados o presentan dificultad motora. A esta fase la podemos denominar también fase del desarrollo motor, que tiene un impacto muy importante en las relaciones sociales de los más pequeños, así como en su pensamiento y su lenguaje. Una parte del desarrollo motor permite controlar mejor las acciones del movimiento, y otra parte otorga un mayor nivel de control sobre otros, más relacionados con el agarre y la manipulación de objetos.

 

  • Escala de la Conducta

Esta escala representa la forma en que el niño se relaciona con su entorno, podrá descubrirse las áreas de mayor interés del niño, la expresión de sus sentimientos, su actitud y aptitud. A esta fase también la podemos denominar fase conductual, y es lo que define el temperamento y el conjunto de rasgos determinados que van acercando e insertando a los niños al mundo. Dicho temperamento viene determinado por grandes rasgos genéticos, y será básico y determinante en el desarrollo de la personalidad.

 

Pasos necesarios para llevar a cabo el test Bayley

Para aplicar el test de Bayley es necesario contar con un especialista para asegurar que los resultados reflejen, lo más cercano posible, la situación real del niño/a. No basta con conocer la escala de Bayley, sino que también es importante tener la experiencia suficiente como para poder interpretar los resultados.

Es indispensable también reunir todos los materiales que se necesitarán para hacer la evaluación, los cuales dependerán de la edad de cada niño. Dentro de los elementos más comunes están: una mesa, libros de imágenes, hojas en blanco, una caja, una pelota, un espejo, una tabla para caminar y una escalera. Todos estos elementos permitirán evaluar los tres parámetros que estudia la escala Bayley.

 

bayley-desarrollo-infantil

 

También se debe contar con el formato del test de Bayley para poder hacer las actividades recomendadas y posteriormente las comparaciones para hacer la evaluación. Las investigaciones bibliográficas que se reúnan permitirán identificar los comportamientos normales en la edad del niño y ayudarán a reconocer aquellos problemas o situaciones que no entran “dentro de los parámetros establecidos”, lo que no significa que no sean también normales o frecuentes, como puedan ser los retrasos en el desarrollo.

Así mismo, es importante equilibrar los puntajes de cada parámetro que se estudia, lo cual se encargan de hacer médicos especializados. Como padres y maestros, en cualquier caso, es bueno conocer este tipo de escalas, que se han utilizado desde hace décadas para medir el desarrollo de los más pequeñitos o para identificar diferentes problemas de desarrollo. Dichas escalas, por tanto, deben ser utilizadas siempre por profesional especializado para describir el funcionamiento del desarrollo de un bebé o para ayudar en el diagnóstico y la planificación de un posible tratamiento para aquellos niños que presenten algún retraso en el desarrollo o discapacidad.




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *