Conoce la importante diferencia entre enseñar y explicar

Enseñar y explicar son dos conceptos que se encuentran estrechamente vinculados con la educación, pero que no son lo mismo. Sin embargo, son tan parecidos que en la mayoría de los casos no nos percatamos de su diferencia y solemos utilizarlos de manera indiscriminada y mal, empleando ambos términos indistintamente.

Aunque puedan resultar parecidos es preciso tener claras las diferencias, pues si usamos mal el término podremos terminar confundiendo o enseñando mal a los alumnos, convirtiéndose a la larga dicha confusión en un gran problema. Y es que, cuando nos damos cuenta de la diferencia, muchas veces es porque ya estamos en un nivel avanzado de la educación, situación que ignora las dificultades que puedan producirse en las etapas iniciales.

 

definición explicar y enseñar

 

Por eso es necesario que comencemos a definir ambos conceptos de manera adecuada, partiendo desde la definición etimológica y semántica de ambas palabras.

 

Qué es enseñar y qué es explicar exactamente

 

  • Explicar

La palabra explicar tiene su origen del latín Explicare, de donde podemos extraer “Ex (define sacar) y plicare (define hacer pliegues)”. En tal sentido, explicar se presenta como una palabra que hace referencia a “desenrollar algo plegado”. La Real Academia Española (RAE) define esta palabra como: “declarar o exponer cualquier materia, doctrina o texto difícil, con palabras muy claras para hacer al concepto más perceptible”. Como definición algo más básica y sencilla, podríamos decir que “explicar” hace referencia directamente a la trasmisión de conocimientos, sin entrar en ningún tipo de análisis.

 

  • Enseñar

La palabra enseñar proviene del latín Insignare, de donde se extraen “In (define sacar) y signare (define señalar hacia). De manera que esta palabra se relaciona con los caminos a seguir o simplemente con la idea de explicar u orientar en algo, de instruir…etc. Casi siempre esta palabra se relaciona también con los deberes que tienen los padres con sus hijos en casa y también con el acto que ejercen los profesores en la escuela con los más pequeños.

 

Ahora, teniendo en cuenta ambas definiciones, podemos comenzar a destacar las características que diferencian de forma más pormenorizada a estas dos palabras.

 

Características que diferencian los términos enseñar y explicar

 

  • Explicar

Cuando se habla de explicar, se está dejando claro que el proceso de comunicación que interviene en ese momento es de carácter unidireccional. De esta forma se asocia directamente con la actividad que ejecuta el profesor o maestro en la escuela:

  • En el momento cuando se ejecuta la explicación el profesor es el centro de atracción en el aula, convirtiéndose así en el protagonista.
  • Cuando un profesor maneja un tema la atención del alumno aumenta.
  • A la hora de explicar, los alumnos pueden estar percibiendo esta acción como un discurso vacío en el que el profesor habla y los alumnos escuchan.

 

explicar y enseñar

 

  • Enseñar

Enseñar es la actividad que por naturaleza se desarrolla como un proceso bidireccional, ya que se requiere de la interacción de dos personas. El propósito es el de construir conocimientos en equipo, así como aspectos como los siguientes:

  • En el momento de la enseñanza, es el estudiante quien adquiere protagonismo y es el centro de atracción. Y este puede manifestarlo al momento de hacer exposiciones y al resolver los exámenes escritos.
  • Para enseñar es necesario aprender a escuchar al alumno, y esta habilidad se define como la escucha activa. En consecuencia, el docente debe procurar centrarse en lo que tiene que decir.
  • En la enseñanza el profesor busca enérgicamente priorizar el diálogo e impulsar el debate y la interacción entre los distintos puntos de vista.

 

Todo esto evidencia que, entre las palabras “explicar” y “enseñar”, no debe existir nunca un choque de significados y acepciones, sino todo contrario (pues son palabras que deberían complementarse), aunque sí deben ser utilizadas con propiedad. Ambas palabras deben considerarse, al mismo tiempo, como dos herramientas fundamentales para facilitar el proceso de aprendizaje, y no solo en el alumno, sino también en el maestro o profesor.




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *