9 trucos para aprender a escribir

El sistema educativo contempla la enseñanza de la escritura desde los 3 a los 5 años. Se pretende que el niño comience primaria con una base sólida que le permita desarrollar la habilidad de escribir sin problemas.

La escritura va ligada a la lectura, porque el niño visualizando letras y palabras va aprendiendo a leer lo mismo que a reproducir la grafía, o sea, a escribir.

 

¿Qué podemos hacer para facilitar este proceso?

  1. Leerle y señalarle las letras y posteriormente las palabras. Eso le ayudará a identificar conceptos con los trazos que ve.
  1. Rodearlo de letras y números por todos lados: un abecedario a su alcance que pueda observar y explorar; letras magnéticas, por ejemplo en la puerta de la nevera, son un recurso infalible para que juegue y aprenda a distinguirlas; palabras escritas en cartulinas con su dibujo correspondiente; puzles que contengan palabras o letras… En definitiva, se trata de que el niño identifique las letras en su vida cotidiana.
  1. Jugar con él a adivinar letras, a ver por qué letra comienza cada palabra. A decir palabras que empiecen por la letra que elijamos.
  1. Dibujar lo que sea y muy a menudo. Es importante que aprenda a trazar, a hacer círculos, rayas, puntos, que cada vez tenga un mayor control del lápiz, agarrándolo correctamente.





  1. Animarlo a escribir su nombre en sus cosas o en felicitaciones o similar.
  1. Formar letras y números con bloques, palitos, plastilina, piedras o lo que se nos ocurra. Es posible que lo tome como un pasatiempo y lo termine haciendo él a menudo con lo que tiene más a mano.
  1. Dibujar letras y números con el dedo en una bandeja con azúcar o sal. Hacer lo mismo en la arena o cualquier superficie moldeable en la que podamos hacer formas y “borrarlas” con facilidad. Incluso en el aire también nos vale. Esta técnica favorece que el niño aprenda los movimientos que componen cada letra o número.
  1. Muy útiles son los cuadernos de pre-escritura donde el niño debe remarcar figuras o seguir líneas, así como repasar letras y formas, familiarizándose con la apariencia de cada letra, tanto mayúscula como minúscula. Los podemos usar como juego, coloreándolos al final y acompañándolo en el proceso.
  1. Es muy importante no agobiarlo para que lo haga bien o acabe antes. El niño debe percibir el aprendizaje como algo natural y pausado, divertido e interesante. Cada día debe ser emocionante porque puede entender algo nuevo, por pequeño que sea. Tiene que disfrutar y si le cuesta, pues poco a poco, no hay prisa. Todo menos que se bloquee por no llegar a un objetivo.

 

El niño está preparado para aprender a escribir cuando se expresa oralmente con soltura y comienza a leer. Esto suele ocurrir hacia los 4 o 5 años. Acompañémosle con ilusión en todo este proceso y celebremos sus avances. Es una de las cosas más útiles que aprenderá en su vida y tú estás ahí para verlo.




Autor: Bosque de Fantasías

Comparte este artículo en

1 Comentario

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *