Conoce la importancia del juego en familia

El concepto de “vínculo social” hace referencia a las relaciones que se establecen entre las personas. Esos vínculos sociales son nuestros contactos con “los otros”, con nuestra familia, vecinos, amigos, conocidos e instituciones. Las relaciones que tenemos con los demás siempre se establecen de determinadas maneras que varían en función del contexto, y en esos encuentros con los otros también se producen cambios en nuestro propio ser. De esta manera, yo voy creciendo o modificando mi propia personalidad siempre en relación con otros.

 

niños juego familia

 

Esta resonancia del vínculo social se ve de manera especial en el grupo primario de sociabilidad del niño: la familia. Y es que, en el ámbito familiar es donde podemos abordar los vínculos sociales que serán la base de los demás vínculos que el niño establecerá con el exterior. No es raro, e incluso es sano para el desarrollo del niño, encontrarnos cotidianamente con conflictos vinculares. No existe familia perfecta donde no existan los problemas.

En cualquier familia vamos a encontrar algunos problemas de comunicación entre padres e hijos, entre hermanos, o problemas externos, ya sean sociales o económicos, como la pérdida de un ser querido, la pérdida de trabajo, accidentes o situaciones emergentes, y así una larga lista que podríamos continuar enumerando.Y aquí es donde entra el juego como recurso y que nos permitirá enfrentar muchos de estos problemas que surgen de los vínculos familiares, sobre todo cuando los niños no puedan procesar estos problemas utilizando la palabra. El espacio lúdico permite canalizar la angustia y propiciar mecanismos psicológicos que sirvan para enfrentar los acontecimientos que pueden ser dolorosos para los niños, en situaciones, por ejemplo, de enfermedad o pérdidas.

 

 

Juegos para trabajar los vínculos familiares

Según la profesora y especialista en juego Inés Moreno, el juego como medio implica su utilización en diversos ámbitos y con diferentes propósitos, constituyéndose como una herramienta muy importante para el desarrollo humano. En este sentido, desde nuestro rol como adultos debemos acompañar y enfrentar  los diversos conflictos mediante una actitud comprensiva. En el momento vivencial del juego, los niños despliegan sus emociones y sus preocupaciones. Se desarrollan aptitudes físicas y mentales, porque el juego en sí mismo es terapéutico. Es bueno que el niño pueda tener momentos de juego en soledad donde liberar tensiones, miedos y estrés, pero también es importante compartir momentos de juego con el resto de la familia, para trabajar los vínculos familiares.

El juego permite una interacción más libre y espontánea entre los adultos y el niño, donde podemos utilizar la mirada, el contacto físico, y no solo el diálogo formal para comunicarnos. La exploración en el juego favorece la apertura del niño a sus emociones más íntimas, sin sentirse observado o presionado por dar una respuesta favorable o correcta. El juego no tiene respuestas correctas o incorrectas, sino que se desarrolla según la imaginación y creatividad presente en la mente infantil. Es necesario dar apertura a esta creatividad, ya que aunque no se vea a simple vista, los niños se van apropiando de valores y normas que serán internalizadas en su crecimiento. La comunicación presente en el juego permite generar vínculos más fuertes entre padres e hijos. Mientras los padres muestran su disponibilidad y atención, el niño recibe esta cuota de afectividad de manera positiva.

 

juegos en familia

 

Eso sí, a pesar de que el juego deba estar presente siempre en el seno familiar, debemos permanecer conscientes y alertas para no terminar con ello desdibujando los límites o convirtiéndonos en “amigos” de nuestros niños tratándolos como iguales. Porque aunque estemos jugando en apariencia, lo que de verdad buscamos es contribuir al desarrollo saludable de los pequeños y convertirnos en un sostén afectivo para lograr sanar los conflictos, los vínculos dañados o los problemas que vayan surgiendo en la vida cotidiana.




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *