Técnica: La mesa de la paz para resolver conflictos

En las aulas de infantil y primaria existen muchas veces conflictos entre los compañeros que desencadenan en enfados y emociones de odio y faltas de respeto entre ellos. La siguiente técnica permite ayudarles a resolver estos conflictos, evitando que sus propias emociones les superen y terminen saliendo en forma de volcán.

 

Técnica de la mesa de la paz

Para realizar la técnica de la mesa de la paz necesitaremos una mesa con varias sillas para los niños y unos objetos concretos:

  • Reloj de arena o contador. Este objeto se usará para ceder el turno de palabra a cada niño, pudiendo explicar cada uno qué es lo que ha ocurrido.
  • Pelota anti estrés o masa sensorial. De esa manera podrán tranquilizarse mientras la tocan y manosean, al tiempo que van calmándose y preparándose para dar su explicación durante su turno.
  • Un objeto que simbolice la paz. Trataremos de interiorizar en los niños la idea de unidad y de paz. Podemos utilizar para ello cualquier cosa que represente unión entre todos los compañeros, como figuras de juguete que trabajen en equipo (por ejemplo, la patrulla canina).
  • Una campanilla o un timbre. Cuando crean que el conflicto está resuelto entre ellos, deberán tocar la campanilla para poner fin al proceso.

 

Método de actuación en el aula

Cuando debamos solucionar un conflicto entre los compañeros, deberemos invitarles  a que se sienten tranquilamente a la mesa, pudiendo tomar el tiempo que necesiten para hacerlo. Una vez sentados, cada uno de ellos tendrá su turno de palabra para explicar por qué tienen esos sentimientos y para poder expresarse libremente con el fin de que los demás escuchen su parte. Mientras un niño esté hablando, deberá usar la pelota anti estrés o la masa sensorial para reprimir posibles emociones de enfado o rabia. Una vez terminado el tiempo del reloj de arena, deberá pasar los materiales al siguiente compañero.

Después, tras la primera ronda, se hará una segunda para que los niños propongan una posible solución al conflicto. En el caso de que no puedan hacerlo, sobre todo cuando sean alumnos de infantil o en los primeros cursos de primaria, deberemos ayudarles proponiendo dichas posibles soluciones.

En cualquier caso siempre es aconsejable que los niños encuentren por ellos mismos su propia solución, ya que de esa manera aprenderán a resolver conflictos mucho antes de que ocurran.




Autor: Bosque de Fantasías

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *