Escalera de la metacognición para aprender a pensar

La metacognición sucede cuando se establecen metas, se analizan tareas, se reflexiona sobre lo aprendido o se implementan estrategias, y forma parte del proceso de aprendizaje. Se trata de algo natural que todos deberíamos manejar o al menos conocer, sin embargo, aunque sea un proceso natural, puede que muchos niños necesiten apoyo para comprender lo que es realmente el proceso del pensamiento metacognitivo y poder controlarlo. El papel de los maestros es fundamental en este proceso, ya que pueden ayudar a modelar dicho pensamiento verbalmente y explicando una serie de pautas a seguir.

La metacognición es fundamental para desarrollar personas con sentido crítico capaces de aprender pase el tiempo que pase, así como de auto-gestionar y auto-dirigir todo lo aprendido. Cuanto más sentido crítico se posea y más se desarrollen las habilidades metacognitivas, mayor facilidad se tendrá también para, por ejemplo, sortear las vicisitudes de la vida.

 

TÉCNICA-ESCALERA-METACOGNICIÓN

 

La metacognición es, en definitiva, un proceso a través del cual los niños se hacen conscientes de su propio aprendizaje y de esta forma participan activamente en la construcción de su conocimiento. Este conocimiento lleva al niño a identificar sus virtudes, sus limitaciones, sus conocimientos previos y sus nuevos aprendizajes. También ayuda a que prefiera un tipo de herramienta u otra o a que descubra la aplicación práctica de su conocimiento.

Y para que la metacognición se haga presente es importante que los niños sigan un proceso de aprendizaje consciente al que se ha denominado “escalera de la metacognición”, la cual presenta cuatro peldaños de los que hablaremos a continuación.

 

 

Peldaños de la Escalera de Metacognición

 

  • Ser consciente del tipo de pensamiento que se tiene

Es el paso del pensamiento inconsciente al consciente el que lleva al alumno a reflexionar sobre su forma de pensar. Este proceso le permitirá obtener información útil de sí mismo y transformarla cada vez que sea necesario. Este peldaño de la metacognición responde a la pregunta de, ¿qué es lo que se ha aprendido?

Cuando los estudiantes tienen fuertes habilidades de metacognición pueden anticiparse a los cambios y manejar mejor las complicaciones que se presenten, pero para que esto ocurra habrán de haber aprendido previamente otras cosas, como evaluar y solventar las tareas, sus propios conocimientos y habilidades, planificar los métodos de estudio, diseñar estrategias o analizar los progresos…es decir, saber pensar y saber qué es lo que se piensa.

 

  • Clasificar el tipo de pensamiento que se tiene

Una vez que el alumno es consciente de su forma de pensamiento predominante podrá responder a la pregunta de, ¿cómo he aprendido y/o adquirido el conocimiento que tengo? Se trata de un proceso de categorización y etiquetado del conocimiento. Cabe señalar que la mayoría de los esfuerzos educativos se han concentrado en este peldaño, pero muchas veces sin avanzar a los siguientes, por lo que la técnica queda incompleta.

 

  • Dirigir el pensamiento de forma estratégica

Este es el peldaño de la metacognición relacionado directamente con la toma de decisiones, algo muy importante para el desarrollo y especialmente para el futuro. El alumno reflexiona en este punto a la pregunta de, ¿para qué me ha servido todo lo aprendido? Además existe una reflexión más detallada en la que se evalúa la eficacia de la estrategia de aprendizaje que se ha aplicado descartando a consciencia lo que no funcione de manera concreta para el niño o niña en cuestión. Se podría decir que se tiene un pensamiento estratégico en el cual el alumno dirige por primera vez su propio pensamiento.

 

APRENDER A PENSAR

 

  • Reinventar la forma de pensamiento

Finalmente llegamos al último punto de la escalera. Este último peldaño de la metacognición es en el que el pensamiento reflexivo conduce a reinventar la forma en que el alumno piensa. Es decir, que se trata de un peldaño donde el verdadero protagonista es el pensamiento crítico, que consigue colocar el  conocimiento en diferentes contextos. Se podría decir que el alumno en este último punto de la escalera se vuelve arquitecto de sus propios pensamientos y se responde constantemente a la pregunta de, ¿en qué otras ocasiones puedo usar lo aprendido?

El desafío de la escalera de la metacognición para los docentes es llevar al alumno hasta el último peldaño para que haga uso reflexivo de sus diferentes formas de pensamiento.




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *