¿Deben usar los niños tabletas en las aulas?

El avance de la tecnología es un hecho que no podemos detener, y su constante evolución y mejora continua de los sistemas está obligando a la educación a incorporar elementos que pueden contribuir sin duda con el aprendizaje también de los más pequeños, como ocurre con el uso de las tabletas inteligentes en las aulas.

 

Los niños y el uso de la tecnología

Todos sabemos y vemos que los niños en general, y desde una muy corta edad, ya son capaces de manipular múltiples dispositivos electrónicos en el hogar, lo que comienzan haciendo desde el momento en que desean encender y ver el televisor o el móvil de los padres para jugar. Pero, indistintamente del uso indiscriminado o no que los niños tengan de la tecnología en el interior de sus hogares, lo realmente importante es el interés que tienen por manipular este tipo de dispositivos y los beneficios que ello podría tener.

Teniendo en cuenta esta realidad, el uso de las tabletas como recurso didáctico formó parte ya hace tiempo de un programa piloto llevado a cabo en Los Países Bajos, y cuyos resultados fueron realmente alentadores. De acuerdo con este programa, las tabletas son capaces de estimular el aprendizaje, incrementado la motivación de los niños en el aula.

 

uso tabletas aula

 

En España, sin embargo, esta es una experiencia que apenas se comienza aplicar y, aunque no ha habido ningún tipo de consulta oficial a los padres sobre su uso o no, los resultados positivos no dejan de sorprender de manera generalizada a la comunidad educativa.

 

Cómo se usan las tablets en la educación en España

A pesar de la disparidad de su uso y de no encontrarse todavía plenamente extendido en todos los colegios, el uso de las tabletas en las aulas se rige por unos objetivos concretos de acuerdo al nivel educativo correspondiente. Por ejemplo:

 

Niños en edades comprendidas entre 3 y 6 años 

Se suele permitir su uso de dos a tres veces por semana especialmente cuando necesitan:

  • Realizar ejercicios de preescritura.
  • Aprendizaje táctil.
  • Familiarización con el dispositivo.
  • En preescolar se debe reforzar el desarrollo sensorial necesario en esta etapa de la vida.

 

Niños con edades de entre 7 y 9 años

Su uso se va flexibilizando sin descuidar su supervisión en esta etapa. Pasa a ser una herramienta con mayor utilidad, pero siempre con la alerta de no permitir la sustitución del lápiz y el papel, por lo que los padres juegan un rol importante en casa. A esta edad los niños tienen ya la capacidad de:

  • Utilizar la tableta como recurso para la investigación de alguna información.
  • Realizar ejercicios de forma individual y colaborativa.

 

Niños de 10 a 12 años

A esta edad en muchas partes los niños son ya considerados preadolescentes y el uso de las tabletas sustituye en gran medida al uso de textos educativos, convirtiendo este recurso tecnológico en:   

  • Laboratorio multimedia abierto para desarrollar las potencialidades de los alumnos, como por ejemplo: creatividad y autonomía para resolver problemas.
  • Su uso debe ser limitado, de manera que les permita participar en otras actividades bien sean: deportivas, musicales, pintura o teatrales.
  • Aunque a esta edad tienen más independencia en comparación a las anteriores etapas, los padres deben seguir ejerciendo control, y no solo de su uso, sino también del acceso a informaciones con la instalación de controles parentales dispuestos en cada dispositivo.

 

Beneficios del uso de las tabletas en la educación primaria

Las tabletas deben verse como un “instrumento” de apoyo a la educación, que contribuya a reforzar las capacidades de los niños en el aula, y no solo en primaria, sino incluso antes y más allá. En este sentido, las tabletas no pueden compararse con el método educativo tradicional, ni muchos menos llegar a sustituirlo, aunque sea capaz de estimular el aprendizaje y ofrecer ventajas y nuevas herramientas.  En cualquier caso, podemos resaltar los siguientes beneficios concretos:

  • Desarrollo de competencias digitales que facilitan la memoria y la motivación.
  • Responsabilidad, creatividad y autonomía para ejecutar las tareas.
  • El uso responsable del dispositivo electrónico fortalece el trabajo en equipo y la cooperación.
  • Notable progreso de las habilidades blandas, como liderazgo, flexibilidad o comunicación, entre otras.
  • Simplifica el material escolar.

 

uso tabletas niños

 

En conclusión, la incorporación de esta herramienta supone un gran avance y apoyo a la evolución de la educación, y la experiencia ya de diversos países lo corrobora. Por tal motivo, encontrar el punto de equilibrio para que su uso no sea indiscriminado, servirá para aprovechar al máximo sus bondades. La gran meta, en cualquier caso (y en lo que sí parece haber un amplio consenso), es evitar que se transforme en un instrumento único o en un distractor del aprendizaje.




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *