Educar en sentimientos positivos desde niños

Los sentimientos de culpa no son buenos para nadie y menos para los niños. Es mejor enseñarles que hay cosas que están bien hechas y que hay otras que están mal hechas, porque si se les señalan a los niños los sentimientos de culpa, les costará mucho aceptarse a sí mismos provocando en ellos problemas de personalidad y, por ende, de malos sentimientos en su interior. Todos cometemos errores, nadie es perfecto, pero lo importante es saber corregirlos.

Evita etiquetar a tus hijos o estereotiparlos y muestra interés siempre por sus inquietudes o preocupaciones. Para un niño, el interés que demuestren sus padres por sus acciones es algo importantísimo, además de necesario para su autoestima. En este sentido, ayudarle a sentirse feliz y contento por sus logros también es muy importante.

Con determinados elogios puedes ayudar a desarrollar buenos sentimientos en tus hijos. Eso sí, es importante que el elogio sea merecido, porque tampoco es bueno elogiar cada cosa que se haga.

Como padre y madre, cuanta más atención se ponga a un hijo, más querido se sentirá, dándose cuenta también de lo importante que es para su familia. Además, de esta forma un niño sabrá que se preocupan por él y, lo más importante, que lo que dice o hace es importante. Y es que con solo una mirada se puede conseguir que un niño esté satisfecho y feliz.

 

Pautas a aplicar para la estimulación de los sentimientos positivos

  • Aconseja a tu hijo cuando cometa una mala acción. Si pega a su hermano, por ejemplo, dile que eso no lo debe volver a hacer bajo ningún concepto.
  • Motiva a tu hijo para que haga más y mejores acciones positivas cada día.
  • Haz que se sienta orgulloso por el perro rojo que pintó, aunque sepas que los perros rojos no existen.
  • Motiva a tu pequeño para que cada vez que realice algo nuevo te lo muestre. Así se sentirá apoyado.

 

Aprender a socializar y a querer al prójimo

A partir de los tres años de edad, aproximadamente, los niños ya muestran pleno interés en el juego con otros niños. Cuando comienza a crecer esta necesidad en su interior, es importante que los padres estén a su lado y les enseñen a socializar con el resto.

Todos somos diferentes, incluyendo los niños, por eso es importante que tu hijo aprenda a querer a quienes están a su alrededor.

  • Estimula a tu hijo para que respete a sus compañeros siempre.
  • Enseña a tu hijo a quererse y valorarse así mismo, es importante para su autoestima y satisfacción personal.
  • Explícale que todos los seres humanos son diferentes. Un buen ejercicio es pararse junto al espejo y mostrarle que aunque como padre/madre e hijo os queréis mucho, también sois distintos físicamente.
  • Ayuda a tu hijo a que se relacione con los demás y a que comparta sus cosas con otros.
  • Pregunta a tu hijo por sus compañeros e interésate por ellos, esto le ayudará a conocerlos mejor y a sentirse muy cercano a ellos.
  • Enseña a tu hijo la importancia de mirar directamente a los ojos. Si tú lo haces, él también lo hará con los demás.
  • Cuando hables con tu peque, hazlo siempre a su altura.
  • Elogia las acciones positivas de tu hijo, pero céntrate en las acciones y no en él. Por ejemplo, es preferible decirle “¡qué bonito quedó el libro que dibujaste!”, que, “¡eres el mejor pintor que existe!”.
  • Haz que tu hijo se sienta orgulloso de sus acciones, así sentirá motivación y ánimo para continuar hacia delante siempre.



Autor: Bosque de Fantasías

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies