Dormir ayuda a los niños a aprender más y mejor

Dormir es una de las actividades inherentes que tiene que ver con la reposición de las energías gastadas en un día determinado, para que de esta manera podamos rendir física y mentalmente en días sucesivos. Investigaciones realizadas por Rudolf Steiner, hace aproximadamente poco más de un siglo, arrojaban evidencias de que la mejor forma de aprender es disfrutando de un descanso adecuado, teniendo al menos ocho horas de sueño nocturno.

Hoy en día, a pesar de los avances y de los años que han pasado desde el estudio de Steiner, sigue vigente esa necesidad de las ocho horas de sueño para aprender mejor al mismo tiempo que para tener un estilo de vida saludable, aunque cada día vemos como las nuevas actividades y los ritmos acelerados parecen buscar robarnos esas horas perturbando lentamente nuestro descanso y afectando también a nuestra salud mental.

 

descanso-aprendizaje

 

Descansar lo adecuado es importante para todas las personas, pero especialmente para los niños, y no solo para que crezcan sanos y felices, sino también para que puedan tener un rendimiento adecuado en la escuela y en su día a día.

 

Por qué es tan importante dormir para los niños y estudiantes

Dormir es algo que todo el mundo necesita por más que a veces nos resistamos (especialmente los más pequeños), aunque nuestro cerebro sigue trabajando, por lo que en realidad es el resto de  nuestro cuerpo el que nos pide el descanso. Una vez que alcanzamos el sueño, el organismo aprovecha la oportunidad para aprender mejor, funcionando de manera similar a un reloj, pero de carácter biológico.

Entonces dormir pasa a ser la fase en la que se concreta el aprendizaje que se tiene durante el día. En todas las personas ocurre de manera similar, pero es en la etapa de la infancia y la adolescencia donde tiene una gran importancia por la cantidad de conocimientos nuevos que hay que aprender. Por eso dormir de una forma completa y adecuada ayuda a los niños a despertarse con más energías y con la gasolina necesaria para afrontar nuevas habilidades y aprendizajes.

Por eso debemos tener claro que un buen descanso se considera un factor clave para los estudiantes de cualquier nivel y contrarresta la falsa concepción adquirida de que trasnochar el día anterior a un examen, por ejemplo, con jornadas extensas de estudio y sesiones nocturnas intensivas, ayuda a salir mejor del paso o a salir con mejor nota de una evaluación.

 

Cuáles son los factores que perjudican el sueño en los niños

Los factores que perjudican el sueño en los niños de hoy están relacionados con la influencia que ejercen los aparatos electrónicos, entre otras cosas. Dentro de este tipo de dispositivos podemos incluir la televisión, el ordenador, el móvil…es decir, en definitiva cualquier dispositivo que irradie luz de sus pantallas.

Por eso las sesiones de videojuegos deben estar controladas y tener unas pautas y unos horarios. Tal vez no debamos prohibir a los más pequeños disfrutar de entretenimientos actuales de este tipo, pero sí que deberíamos tener previstas unas normas, como no jugar nunca al menos unas cuatro horas antes de irse dormir, ya que esta es la única forma en la que el cerebro llega a unos niveles óptimos para procurar el descanso. Pero también deberíamos tener muy en cuenta que en todo este proceso es fundamental el ejemplo, y el hecho de irse a la cama prendidos de una pantalla, en estos casos generalmente el móvil, es algo que también hacemos los adultos lamentablemente, así que…cuidado.

De igual forma el consumo de sustancias con alto contenido de cafeína, como los refrescos, el café, el té u otras bebidas de carácter energizante, puede interferir en el aprendizaje y en el descanso, por lo que no está para nada recomendado su consumo hasta al menos la adolescencia. Si bien es cierto que estas sustancias pueden influir en la desaparición del sueño, también es cierto que su mal uso (y en franjas de edad no recomendadas) puede alterar el normal desarrollo del aprendizaje haciendo que los niños sean más nerviosos, hiperactivos y distraídos. Algunas técnicas como la lectura antes de irse a dormir, pueden ser buenos relajantes naturales.

 

niños-cafeína

 

 

Ayuda a tus hijos a dormir más y mejor

Respetar las horas de sueño de los niños es una disciplina que se adquiere con buenos hábitos en el hogar desde una edad temprana o desde el principio, por eso la mejor forma de incentivar a tus hijos para que duerman más y mejor es aplicarse algunos de estos sencillos consejos:

  • Reduce el uso de la tecnología.
  • Crea hábitos para el buen dormir.
  • Fortalece la alimentación.
  • Fomenta las actividades recreacionales al aire libre.
  • Apaga el wifi y aleja todos los dispositivos electrónicos de la zona de dormir.
  • No pongas TV dentro del cuarto de un niño.

 




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

1 Comentario

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *