Niños tranquilos y atentos con la técnica de la rana

Que los niños aprendan a controlar sus emociones y a sentirse tranquilos, concentrados y serenos es algo fundamental, y son varias las técnicas que existen y que pueden poner en práctica tanto padres como maestros. Algunas de ellas son especialmente interesantes, como la llamada “Técnica de la rana”, ya que no solo están diseñadas para conseguir que los niños se relajen y que bajen sus niveles de hiperactividad y excitación, sino también para aprender o para lograr manejar otras cosas como la concentración, ideal para conseguir unos buenos hábitos y resultados a la hora de estudiar.

 

TRANQUILIDAD-TÉCNICA-RANA

 

¿Quién desarrolló la técnica de la rana?

La técnica de la rana es un método desarrollado por la holandesa Eline Snel  (especialista en mindfulness para niños) y plasmada en su libro “Tranquilos y atentos como una rana”, un libro inspirado por el caso particular y personal de su hija que fue el que le hizo dar con esta técnica. De este modo, la dinámica se centra en métodos avanzados de relajación y de respiración, concentrándose especialmente en la atención para conseguir controlar la ansiedad y el estrés de una mejor manera. Por eso podemos decir que se trata de una técnica de autocontrol infantil de las emociones, vinculada también con el trabajo del sistema respiratorio, cuyo buen funcionamiento es vital para atajar el estrés o la temida ansiedad.

 

¿Cómo se emplea la técnica de la rana en el aula?

  • Para emplear este método en el aula lo primero que debe hacer el maestro es convertirlo en una actividad lúdica.
  • El siguiente paso sería el de entrenar a los niños en técnicas de respiración, para así expulsar los sentimientos de ira y miedo de manera inmediata.
  • Para enseñar a los más pequeños a controlar la respiración, el maestro o padre/madre toma como ejemplo a la rana. La actividad comienza a través de un proceso de imitación de este animal, lo que podemos hacer primero saltando como ella, según lo que el adulto que vaya a dirigir la actividad indique.
  • Una vez inmersos en la motricidad gruesa del ejercicio, el adulto deberá decir palabras como “alto”, ya que a esta llamada los niños deberán detener los saltos por un tiempo, durante el cual la respiración más rápida y cansada podrá volver a la normalidad. Será el momento de indicar a los peques que deben respirar tal como lo hace una rana: inhalando aire por la nariz hasta inflar su barriga y posteriormente exhalando por la boca hasta desinflar su barriga.
  • Cuando se cumplen los ciclos de respiración, inhalar y exhalar, en la mente de los niños puede pasar cualquier clase de pensamiento, por lo que el maestro o familiar deberá indicar que los pensamientos deben dejarse ir (pueden ser pensamientos estresantes), tal y como sucede con el mecanismo de exhalar donde el aire se va. Así, de esa manera y con varias repeticiones, el proceso de relajación comienza disminuyendo los niveles de hiperactividad, ansiedad y estrés. Como es muy difícil que los pensamientos se vayan al cien por cien, también se puede guiar la actividad con descripciones de paisajes por los cuales transita y vive la rana, para que dichos pensamientos se vuelvan más placenteros.
  • Gracias a esta técnica se ha demostrado que los niños que practican estos ejercicios duermen mucho mejor, y no solo eso, sino que tamnién se sienten más seguros, pues aprenden a confiar en sí mismos y en su capacidad de autocontrol.

 

 

Beneficios de la técnica de la rana en los niños

Los beneficios de esta técnica son muchos, pero no solo están relacionados con la tranquilidad, y estos son algunos otros:

  • Los niños mejoran y entrenan la atención y la concentración.
  • Favorece la relajación y el descanso por las noches, especialmente cuando el niño ha tenido mucha actividad durante el día.
  • Reduce notoriamente las acciones impulsivas.
  • Estimula el aprendizaje de niños y niñas hasta al menos los 12 años.
  • Es una técnica que mejora el nivel de socialización entre los niños, y los resultados han demostrado que, practicando a diario, también se puede mantener a raya la buena salud física, además de la mental.

 

TÉCNICA-RANA-NIÑOS

 

La rana es uno de los animales que puede durante más tiempo en estado de relajación o quietud, sin perder de vista todo lo que sucede a su alrededor, y por eso la terapeuta Snel consideró que era uno de los más adecuados para la técnica. Además, la rana, que es muy sabia, una vez que debe moverse lo hace de un salto, lo que le permite regenerar su cuerpo, controlar después su respiración y controlar la ansiedad y conseguir la tranquilidad. ¡Perfecto para los peques que también adoran saltar!       

     




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *