Trucos para enseñar a multiplicar a niños de primaria

La multiplicación es un conocimiento que se aprende en primaria y que, debido al enfoque educativo que se le da de aprender tablas de memoria, suele representar una ardua tarea para los niños. En este artículo se van a dar unos trucos para hacer este aprendizaje necesario mucho más ameno.

 

aprender-multiplicar

 

Todos antes o después en la escuela debemos aprender a multiplicar, y en el momento en que los niños ya se manejan con las sumas y las restas aparecen las tablas que deben ser memorizadas. Sin embargo, hay pocas cosas que motiven menos a un niño que aprender mecánicamente solo para no olvidar, por lo tanto, hay que buscar otros sistemas y recursos y, además:

 

  • Armarse de paciencia. Esto más que un truco es una recomendación o consejo, pero la paciencia es imprescindible para que funcionen todos los consejos que vendrán después. Hay personas que son muy buenas en matemáticas desde siempre y desde pequeños saben realizar los cálculos sin problemas. Sin embargo, no siempre es así y a veces supone un gran desafío. Para los papás de esos niños que presentan mayores dificultades va este artículo y el primer consejo: ser pacientes.

 

  • Elegir el momento justo. Muchas veces se comete el error de precipitarse a la hora de elegir el momento en que se quiere que los niños adquirieran un nuevo conocimiento. En este sentido, saber cuándo el menor ha adquirido el desarrollo madurativo suficiente para dar el paso a la multiplicación es esencial. En general se puede decir que el niño está preparado para aprender a multiplicar cuando ya sabe bien sumar y restar. 

 

  • Comenzar por las bases de la multiplicación. Los niños, en general, sienten una curiosidad innata y tienen un gran interés por aprender. Esto no significa lo mismo que memorizar, que les parece tremendamente aburrido. Por este motivo, uno de los aspectos claves para el éxito de cualquier tipo de aprendizaje es detenerse a explicarle sus bases y fundamentos, si es posible de manera divertida y amena y recurriendo a ejemplos que puedan visualizar.

 

  • Tablas de multiplicar. La escuela basa el sistema de aprendizaje de la multiplicación en las tablas de multiplicar. Si bien es cierto que se deberá llegar a dominarlas para poder realizar operaciones con fluidez, no es recomendable comenzar el proceso por la memorización, como ya se ha comentado. Una vez que el niño/a haya comprendido cómo funciona y haya practicado y realizado operaciones aisladas, entonces estará preparado para memorizar las tablas de multiplicar tan famosas que le darán en el colegio o que se podrán descargar en internet. Un truco que fortalece la comprensión de lo que está tratando de memorizar es sustituir la “x” por veces, entonces al decir 2 x 2, comprenderá que significa dos veces dos, y lo irá interiorizando.

 

  • Practicar. La frase hecha de “la práctica hace al maestro” no puede ser más acertada en este caso. Pero para ser bueno en las operaciones matemáticas que implican multiplicaciones habrá que practicar bastante. Hay que tener en cuenta que un aula repleta de alumnos no suele ser el mejor ambiente para enseñar este tipo de operaciones a los niños, por este motivo, los padres y educadores deben tomarse tiempo en casa para practicar todos los días en un ambiente más relajado.

 

 

El momento de usar las tablas de multiplicar

Las tablas de multiplicar son un instrumento muy útil y, una vez que el niño asimila el funcionamiento de la operación de la multiplicación, llega el momento de recurrir a ellas. Se pueden descargar las tablas de multiplicar de internet y observar claramente, por ejemplo, la propiedad conmutativa de la multiplicación.

tablas-multiplicar

Esta propiedad es la que afirma que el orden de los factores no altera el producto, como por ejemplo: 6 x 3 es igual a 3 x 6, y esto a los niños les suele producir sorpresa y desconcierto. Con las tablas de multiplicar para imprimir podrás ver esta propiedad tan interesante de un solo vistazo. Al principio al niño le costará comprender este gran cuadro lleno de números, pero con paciencia y dedicación se le debe explicar su funcionamiento, para que él mismo sea capaz de corregir sus ejercicios con esta herramienta.

 

 

Canciones, juegos y cuentos

Al final todos los niños acaban aprendiendo las tablas de una forma u otra, la cuestión es saber como padres cómo se quiere que se lleve a cabo este proceso, y es que puede ser muy abrumador enfrentar a un niño a la memorización de un cuadro repleto de números.

Por este motivo se ha creado este artículo que pretende dar unos consejos para utilizar las tablas de multiplicar como instrumento y no como la única herramienta posible. Hay muchas actividades que van ayudar al aprendizaje de las tablas, eso sí, después de haber llevado a cabo los pasos anteriores de análisis y comprensión para que este sea significativo.

Entre los diferentes recursos, existen canciones didácticas, así como recursos interactivos, como los  juegos que podemos encontrar en internet o en las aplicaciones para móviles o tablets. También hay cuentos, como el famoso de Robin Hood para ejemplificar la tabla del nueve. En la adaptación de esta popular historia, utilizada como recurso matemático, Robin le roba a los ricos, en lugar de dinero, el dígito de la derecha para darle a los pobres el dígito que se sitúa en la izquierda.




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *