Razones para comenzar la clase con un poema cada día

Los poemas son excelentes inspiraciones para escribir. Cuando compartimos poemas con los estudiantes y les invitamos a responder con sus propias ideas y reflexiones mientras imitamos la forma o el estilo del escritor, les capacitamos para desarrollar una voz y para trabajar en algo que se convertirá en suyo, en una creación cuidada y valiosa.

Por eso la poesía es una buena idea con la que empezar una clase cada día, seas o no profesor de literatura, pues son muchos los beneficios que este tipo de escritura aporta a distintos niveles. Siempre que se adquiere una rutina diaria, puede ser que el profesor/a se encuentre con reticencias, pero bien enfocada seguro que dicha rutina se irá haciendo tan habitual para los estudiantes que terminarán echándola en falta de llegar a suspenderse.

 

rutinas aula

 

 

Los poemas, a través de su lenguaje y de sus recursos (como las metáforas y los símbolos) nos invitan a conocer y a descubrir el mundo a través de la palabra, a encontrar el refugio que muchas veces nuestros sentimientos necesitan y, por tanto, a desarrollar la imaginación, la creatividad y a relajarnos, lo que siempre viene bien al comienzo de una jornada escolar.

 

 

3 razones por las que comenzar la clase con un poema

 

  • Los poemas apenas consumen tiempo

El tiempo es la moneda más valiosa de un maestro, y aunque suene a cliché, lo cierto es que nunca es suficiente en una clase. De hecho, la primera reacción de un maestro ante la idea de comenzar cada clase con un poema podría ser: “¿dónde encontraré ese momento sobrante necesario para llevarlo a cabo?”

Para poder lograrlo, primero recuerda que los poemas suelen ser cortos, por lo que introducir esta dinámica no debería llevarte demasiado tiempo. Además, incluso los poemas más cortos, pueden llevar a la persona que los lee y/o escucha a descubrimientos internos potentes y a encontrar ese soplo de aire fresco que nos permitirá empezar la jornada con una sonrisa o una buena sensación.

Después de leer un poema breve durante unos días o una semana, puedes invitar a los estudiantes a participar en una especie de microanálisis a través de un marco de oraciones interpretativas. Por ejemplo, puedes escribir una oración en la pizarra y hacer que completen los espacios que hayas dejado en blanco: “cuando el poema dice _______, sugiere que _______”. Con esta práctica comprobarás que los estudiantes pueden encontrar abundantes interpretaciones con tan solo unas pocas líneas de verso, y los diferentes resultados que salgan animarán a los alumnos y les permitirá estar más activos durante el resto de la clase. Y es que un breve poema se puede leer, diseccionar y discutir en tan solo unos minutos, lo que proporcionará un excelente calentamiento para cualquier lección más compleja.

Con esta rutina podrás identificar y discutir el estado de ánimo general creado por el poema, y ​​luego desafiar la acción y dicho estado de ánimo cambiando solo cinco palabras y el título, por ejemplo. Los resultados serán muy divertidos y rápidos.

 

  • Los poemas son intensos al margen del número de versos

La lectura de una novela puede llevarnos mucho tiempo por su elevado número de capítulos, lo que también supondría horas hasta establecer una conexión emocional a través de los personajes y la trama. La poesía, sin embargo, puede hacerlo en segundos. Incluso los lectores reacios pueden ser capturados rápidamente por la combinación correcta de palabras bien organizadas a través de un ritmo poderoso.

Incluso los poemas más divertidos pueden ser intensos, por lo que no temas en seleccionar poemas ligeros y más amenos.

 

 

poemas-niños-aula

 

 

  • Los poemas conectan con infinidad de temas

La poesía puede abrir una puerta misteriosa hacia otros temas, como las obras de ficción y no ficción, que a menudo pueden estar presentes en el propio plan de estudios. Esto quiere decir que, bien estructurada, esta rutina diaria también podríamos relacionarla con determinados temas obligatorios de las planeaciones anuales. ¡Recuerda que es posible encontrar poemas de casi cualquier temática!

 

Los poemas nos inspiran, y eso siempre será bueno para tener un buen ambiente de trabajo en el aula. Así que, si no estás del todo conforme con el ambiente que cada día impera en la tuya no dudes en introducir esta dinámica cada día en tu aula. Selecciona los poemas en torno a tu materia o a aquello de lo que se vaya a hablar durante el día y haz que dichos contenidos sean accesibles a la edad de tus estudiantes.

¡Estamos deseando conocer tu experiencia!

 




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *