Ideas para crear un buen espacio de estudio diario en casa

Sabemos que un aula bien diseñada puede aumentar el rendimiento de los estudiantes en buena medida, pero, ¿qué ocurre ahora que los niños no pueden acudir a sus escuelas para aprender y hay que permanecer en casa? Pues esto quiere decir que, lo que normalmente aplicamos para el aula, debemos aplicarlo ahora al hogar mientras las circunstancias así lo requieran. Esto quiere decir también que, tal vez tengamos que modificar algunos espacios de nuestras casas o tener en cuenta una serie de recomendaciones ideales para fomentar el ambiente de estudio, y que así los niños tengan más fácil el concentrarse y hacer sus tareas que les hayan sido encomendadas.

 

estudio-casa-guía

 

Una situación como la que estamos viviendo hoy en día en buena parte del mundo debe ser una ocasión también para reflexionar sobre la importancia de tener una habitación y un espacio de estudio adecuados (y siempre en la medida de las posibilidades de cada uno), además de unas buenas técnicas de estudio, así que no te pierdas las recomendaciones que hemos preparado para ti en este artículo.

 

 

Cómo transformar el hogar para un buen aprendizaje de los peques

 

  • Destierra por completo el desorden

Sin ninguna duda el desorden puede afectar al rendimiento del aprendizaje de los más pequeños, y es que estar rodeado de desorden reduce la capacidad de atención de los estudiantes. Incluso, el desorden puede afectar al comportamiento, por lo que un ambiente limpio y organizado es crucial para tener buenos resultados y para fomentar el buen comportamiento y la buena disposición de los niños a la hora de estudiar y trabajar en casa. Con esto en mente, asegúrate de limpiar bien a fondo la habitación que usarán tus hijos para hacer sus tareas y estudiar durante este tiempo, ya que deberán hacerlo más tiempo del acostumbrado. Si hay papeles y carpetas desperdigadas empaquétalas o guárdalas en una estantería o cajón accesible. Si se trata de niños especialmente distraídos, procura retirar todos los juguetes de la zona visual de estudio.

 

  • Asegúrate de que la habitación sea cómoda

Una buena temperatura y calidad del aire de la habitación en la que los niños aprenden son primordiales para su educación. Esto quiere decir que es importante que no haga demasiado calor o demasiado frío, ya que un desequilibrio de la temperatura de este tipo impide la concentración y aumenta el nivel de estrés y de nerviosismo. También es importante que la calidad del aire en la habitación sea adecuada, y no solo la temperatura, por lo que aspectos como la contaminación, la humedad o el moho pueden afectar a dicha calidad del aire y reducir la productividad y el aprendizaje. En este sentido, asegúrate de inspeccionar regularmente la habitación en busca de moho y humedad y toma medidas para erradicarlo si aparece sellando agujeros y grietas, limpiando con agua y jabón o desinfectantes, o con sprays antimicrobianos si está a tu alcance. Un deshumidificador también es muy buena idea para aumentar la calidad del aire, eliminar el exceso de humedad y eliminar sus posibles niveles de toxicidad.

 

habitación-estudio-casa

 

 

  • Haz un buen uso del color

El color de la sala en la que tus hijos estudian puede tener un impacto significativo en su aprendizaje, por lo que también debe ser un aspecto a tener en cuenta. Se cree que las personas rinden entre un 5 y un 10% mejor cuando se usa algo de color en lugar de blanco y/o negro, por lo que vale la pena dedicar tiempo a familiarizarse con los mejores tonos para usar en las paredes de la habitación e incluso en los muebles. Tonos como el rojo captarán la atención de los peques y fomentarán su creatividad y el naranja les mantendrá alerta y más apasionados por sus tareas, mientras que pequeñas cantidades de amarillo aumentarán su estado de felicidad. Otros colores, como el azul y el verde, crean una atmósfera relajante y tranquila que ayudará a tus hijos a mantenerse concentrados, y un toque de rosa puede ayudar también a aumentar sus niveles de imaginación, así que ten esto en cuenta a la hora de preparar el espacio de estudio. Como pintar puede ser ahora mismo una tarea complicada, piensa en objetos decorativos que tengas por casa que puedan cumplir también esta función, como cojines, mantas, lámparas, cajas de ordenacion, flores…y si tampoco es posible prueba a imprimir láminas que tengan esos colores y colócalas por el cuarto.

 

La educación en el hogar está creciendo, y no es algo que deba tomarse a la ligera, pues debemos seguir motivando a los más jóvenes para que sigan cumpliendo con sus responsabilidades cada día y mantenerse así activos y ocupados con la mente en otra parte. Crea espacios para hacerlo limpios, seguros, cómodos, coloridos…y haz que el día a día sea lo más apacible y beneficioso posible para ellos.

 




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *