Juegos para enseñar a leer a los más pequeños

Una de las cosas que es necesario tener claras al momento de enseñar a los peques a leer es que la lectura siempre se debe asociar con diversión, magia, curiosidad…, con la apertura a un mundo nuevo. Si a tu niño le está costando el aprendizaje de la lectura, entonces, haz una pausa, reflexiona y comienza de nuevo. No permitas que tu hijo vea la lectura como una tarea, una obligación o peor aún, como un castigo, porque estas son las mejores maneras de inducir a un niño hacia el odio a la lectura o hacia el fracaso escolar.

En este artículo profundizaremos en cuáles son algunas de las tácticas que se pueden seguir para iniciar a los más jóvenes en la lectura y que gozan de más éxito hoy en día.

 

Cómo enseñar a leer a un niño/a de manera divertida

  1. Busca canciones de abecedario y vocales

Las canciones son una de las formas más divertidas para aprender y a los niños les encanta. El ritmo, la musicalidad y la diversión aceleran el aprendizaje y es una excelente idea para cuando comienzan a familiarizarse con las vocales y el abecedario. Canciones populares hay muchas, incluso hay juguetes como los osos, los perros o las muñecas, que incorporan el abecedario dentro de sus funciones musicales.

  1. Separación de sílabas

El siguiente paso es que los niños aprendan a identificar las sílabas. Una propuesta muy interesante, que da bastante resultado, es el juego de las palmadas. Haces una lista de palabras para que el niño las separe mentalmente en sílabas, dejándole que se ayude con las palmadas. Por ejemplo, imagínate que la primera palabra de la lista es “muñeca”; entonces, le dirás al niño: “mu” (una palmada), “ñe” (otra palmada), “ca” (otra palmada).

  1. Leer un cuento cada noche

El interés por la lectura es algo que hay que aprender a desarrollar en los niños, ya que no es bueno que vean la lectura como una tarea o una obligación. Leerles un cuento a los niños por las noches es proporcionarles un espacio de diversión en compañía de los que más quieren, sus padres. Leer con buena entonación les ayuda a soñar, imaginar… e incluso les despierta la curiosidad por las palabras y la lectura. Una curiosidad que les conducirá a seguir por el camino de la lectura durante el resto de sus vidas.

  1. Recrear cuentos con teatro y onomatopeyas

El momento de la lectura debe ser algo esperado por los niños, un momento de relajación y amor. Darle una entonación adecuada, crear un ambiente en la habitación como el del cuento, fomentar el teatro alrededor de la lectura, y hasta hacer sonidos onomatopéyicos, son elementos que le agregan a la lectura suspense, motivación e interés hacia lectura por parte del niño.

 

Estos y muchos otros juegos pueden ser útiles y de interés para los niños. Siempre que puedas relacionar de algún modo dichos juegos con la lectura, será una buena idea para enseñar a leer a los más pequeños de la casa y hacer que relacionen la lectura como algo muy positivo y valioso, como un verdadero tesoro y recuerdo familiar inolvidable que no querrán que se pierda jamás.




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

1 Comentario

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *