Todo lo que necesitas saber sobre la evaluación con rúbricas

¿Qué es una rúbrica?

Una rúbrica puede ser una guía para analizar la efectividad de los proyectos y para la planificación de diseños de otros nuevos, así como una herramienta de evaluación utilizada por profesores y estudiantes y un proceso para establecer los objetivos esenciales y los criterios de evaluación de los proyectos multimedia en clase.

Una rúbrica, además, es un conjunto de categorías que definen y describen los componentes importantes del trabajo que se está completando, criticando o evaluando. Cada categoría contiene una gradación de niveles de finalización o competencia, con una puntuación asignada a cada nivel y una descripción clara de qué criterios deben cumplirse para obtener la puntuación en cada nivel.

Como herramienta de evaluación, las rúbricas permiten críticas complejas de proyectos, presentaciones, informes escritos y otros trabajos en el aula. Dado que los criterios para la evaluación están claramente definidos, los maestros y los estudiantes comparten una comprensión común de los objetivos y criterios del proyecto, y los distintos niveles para completar los criterios establecidos.

Usando la rúbrica, los maestros pueden evaluar proyectos, grupos de estudiantes o a alumnos de forma individual, y el estudiante puede usar la rúbrica para la autoevaluación como individuo o en grupos, así como para la evaluación por pares. A su vez, las rúbricas también se pueden utilizar para criticar producciones de medios, páginas web, anuncios, etc.

Si bien el uso de una rúbrica existente para evaluar, criticar y/o planificar proyectos, puede ser bastante positivo de por sí, existen otros beneficios adicionales, como por ejemplo el hecho de que los estudiantes no solo comprenderán, sino que participarán activamente en el proceso de determinar los criterios utilizados para su evaluación. También es una gran oportunidad para discutir sobre aquello que hace que los proyectos sean efectivos e interesantes y para crear un conjunto de criterios esenciales, colaborativos y dirigidos en torno a ello. Finalmente, y dado que los proyectos multimedia generalmente se integran en un plan de estudios basado en las asignaturas del curso, la norma para que las rúbricas funcionen deberá adaptarse también a los objetivos individuales de cada proyecto.

 

Cómo elaborar una evaluación con rúbricas

Establecer un entendimiento común del proceso de evaluación y permitir que los estudiantes participen en la creación de sus propios estándares al respecto, son componentes importantes del aprendizaje basado en proyectos.

Las rúbricas creadas por los alumnos pueden hacer hincapié en la toma de decisiones, en el aprendizaje colaborativo y/o en la evaluación basada en el rendimiento y las conexiones del “mundo real”. Las rúbricas se pueden utilizar para la planificación y evaluación a lo largo del proyecto, por parte de estudiantes y profesores, así como de herramienta para la alfabetización mediática.
Materiales necesarios:

  • Rúbricas de muestra.
  • Medios o ejemplos de proyectos que muestren una variedad de logros.
  • Un lugar para escribir visible para todos (pizarra, papel, etc.).

 

Pasos a seguir para una evaluación con rúbricas

  1. Familiarizar a los alumnos con el concepto de rúbrica. Comienza publicando o distribuyendo copias de las rúbricas para que los alumnos las lean. Pon a su disposición muestras de medios o proyectos que puedan evaluarse utilizando una o más de dichas rúbricas. Permite que los estudiantes lean y vean las muestras de medios y rúbricas existentes.
  2. En grupos, evalúa las muestras de medios o proyectos usando las rúbricas. Pide a los estudiantes de cada grupo que evalúen las muestras, tomen una decisión sobre una puntuación adecuada y que estén preparados para explicar su evaluación a la clase.

 

Preguntas posibles para la evaluación:

  • ¿Qué grado de dificultad tuvo para los miembros del grupo llegar a un consenso? ¿En qué áreas, si es que hubo alguna, los miembros del grupo no estuvieron de acuerdo o no lo lograron encontrar? ¿Cómo resolvieron los problemas que encontraron?
  • ¿Qué tendría que cambiarse en cada proyecto o muestra de medios para que reciba una puntuación más alta o más baja?
  • ¿Cómo podría cambiarse la rúbrica que se está utilizando para adaptarse mejor a los proyectos o las muestras de los medios que se evalúan?

Tanto los maestros como los estudiantes deberán preparar una rúbrica que usarán para sus próximos proyectos. Los maestros tendrán criterios de evaluación, restricciones y valores concretos que les gustaría que se representasen en la rúbrica y deberán discutirlos con la clase. Por ejemplo:

  • ¿Cómo puede la rúbrica incorporar o reflejar los valores y preocupaciones de la escuela y la comunidad?
  • ¿Debería haber una rúbrica para todos los proyectos o variaciones para diferentes tipos de proyectos o para grupos con diferentes objetivos?
  • ¿La rúbrica será “holística” (tendrá una única puntuación para todo el proyecto) o habrá puntuaciones para diferentes aspectos del proyecto?
  • ¿Cómo se incorporarán en la rúbrica la colaboración y otros componentes del proceso de desarrollo?
  • ¿Cómo se utilizará la rúbrica en la planificación, revisiones de diseño, evaluaciones finales, etc.? ¿Y quién será el asesor (maestros, padres, compañeros de clase, etc.)?

A medida que los proyectos se ponen en marcha y los estudiantes y maestros usan la rúbrica (para planificación, revisiones de diseño y otras actividades de evaluación), la clase puede querer evaluar el funcionamiento de dicha rúbrica, lo que puede hacerse a través de algunas de las siguientes preguntas:

  • ¿Todas las partes se sienten cómodas usando la rúbrica?
  • ¿Hay cambios menores que se deben hacer en la rúbrica para que funcione mejor?
  • ¿Son los ejemplos dados todavía apropiados y claros para todos los involucrados?
  • ¿Tienen los estudiantes alguna otra pregunta, sugerencia o inquietud sobre el uso de la rúbrica?

 

Consideraciones finales

En lugar de dividirse en grupos, los maestros pueden preferir mantener la clase junta para toda la actividad, especialmente si se trabaja con estudiantes muy jóvenes.

Las rúbricas se utilizan en muchos entornos diferentes en el mundo real. Los maestros podrían ampliar la discusión sobre las rúbricas al presentar ejemplos utilizados por corporaciones y otros profesionales.




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *