La educación es la llave del conocimiento y la puerta hacia la felicidad

La Fundación BBVA, en su proyecto “Aprendemos Juntos” (Un proyecto de educación para una vida mejor) nos presenta a María Jesús Álava Reyes, gran especialista en psicología clínica, educativa y del trabajo, entre otras, que nos confiesa su pasión por la educación y cómo esta es la llave del conocimiento y la antesala de la felicidad, unas palabras preciosas y totalmente ciertas también desde nuestro punto de vista.

Y es que la educación es el único camino para convertirnos en personas totalmente libres e independientes, como ya dijeran otras grandes figuras como Robespierre o Friedrich Schiller. Pero si pensamos que esto es algo sencillo o que viene dado, nos equivocamos por completo, pues requiere de un gran esfuerzo por parte de la sociedad y, particularmente, por parte de los padres, que deberán hacer algo tan importante como dar confianza a sus hijos y criar y “crear” a niños seguros, capaces de reponerse de las adversidades y de enfrentarse a cualquier reto que la vida pueda ponerles por delante.

 

educar para ser libres

 

Dicha educación, por supuesto, también deberá ser especializada e individualizada, puesto que cada hijo es único y diferente, con un carácter distinto y unas necesidades también especiales e irrepetibles. Pero sobre todo, lo que deberá ser es una guía a la que los niños puedan aferrarse, y con un modelo de padres capaces de demostrar que saben confiar en sus hijos y que creen en ellos por encima de todas las cosas.

 

En la educación no basta con querer, hay que comprender y creer

Por eso no basta con querer a nuestros hijos, sino que debemos depositar nuestra confianza en ellos y hacerles comprender que no les queremos y no confiamos en ellos por sus capacidades, mejores o peores, sino por cómo son. Esta forma de educar les infundirá el valor suficiente como para no caer en la frustración con respecto a aquellas cosas que se les den peor, o para que no pierdan las ganas de continuar y de intentarlo de nuevo.

Deberemos dejar claro, en este sentido, que confiaremos en ellos y en sus valores, algunos tan importantes como la sensibilidad o la generosidad o la verdad, pero también confiaremos y les haremos entender que creemos en su capacidad de solucionar las cosas y darles la vuelta cuando salgan peor. Pero ojo, que tampoco debemos confundir la confianza con la “confianza ciega”, y esto no nos eximirá de nuestras propias responsabilidades, así como de nuestra capacidad de dar abrazo, apoyo, ayuda y consuelo cuando fuese necesario. Lo importante será siempre el esfuerzo, y no el resultado. ¿Y cuáles son esas ayudas que deberemos dar como padres en el proceso? Todas son básicas e ineludibles, y entre ellas destacan:

 

  • Ayudarles a enfrentarse a las emociones y a los miedos.
  • Fomentarles el valor del esfuerzo.
  • Ayudarles a pensar y a reflexionar.
  • Confianza en ellos ofreciéndoles autonomía.
  • Establecerles pequeñas metas en sus caminos.
  • Enseñar a aprender a equivocarse y manejar la frustración.
  • Que pueden ser valientes sin ser impulsivos.
  • Que las equivocaciones nos sirven de aprendizajes.
  • Hacer que sean dueños de sus pensamientos no dejándose influir.
  • Demostrarles que nunca estarán solos en la vida y que cuentan con apoyo.

 

educar para ser felices

 

En definitiva, debemos enseñarles a ser autónomos, a que dominen sus emociones para que estas no les engullan, a disfrutar de cada día y de la vida bonita en familia, para que con el tiempo también sean capaces de hacerlo solos. Tener una buena comunicación con los hijos, no sobreproteger, establecer límites claros sin ser autoritarios ni represivos y, sobre todo, saber estar presentes, serán algunas de las claves para conseguir esa buena educación y ese modelo de  vida y de futuro en los más pequeños, independiente, libre, responsable y feliz.




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *