Valores esenciales que debemos transmitir a los niños

Todas las familias tienen una jerarquía de valores que transmiten a sus hijos, sean ellos conscientes o no de eso. En este sentido, es importante saber que los valores no se enseñan, sino que se transmiten, es decir, que no es fácil enseñar valores con las palabras y que los niños aprenden más con el ejemplo. Pero, además de contar con una jerarquía de valores, los padres también deben contar con una escala de los mismos, que dependerá de la educación que hayan recibido ellos a su vez de sus progenitores.

 

valores-niños

 

Eso sí, debemos tener en cuenta que no hay una jerarquía ni una escala mejor que otra, simplemente todas son diferentes y aportan más o menos herramientas para afrontar situaciones que se van presentando en la vida de los niños. Sin embargo, sí que hay algunos valores que pueden facilitar las relaciones de los niños con los demás y que vale la pena que tengamos en cuenta.

 

 

Valores esenciales que deberíamos transmitir a los niños

 

  • El valor de la responsabilidad

Es un valor que está relacionado con el compromiso de la palabra y que se transmite a los más pequeños cuando nos comprometemos con ellos a hacer algo en particular y lo cumplimos. No hagas promesas falsas a los niños porque ellos aprenderán con esta actitud que las palabras no sirven de nada y que se las lleva el viento. Además, las cosas que hacemos tienen consecuencias, algunas veces positivas, otras veces negativas… y hay que asumir la responsabilidad de nuestras acciones nos gusten o no, porque es parte de la vida misma y de nuestro aprendizaje.

 

  • El valor de la convivencia

Para que la convivencia sea amena es necesario que los niños aprendan a colaborar, tanto en la escuela como en la casa, así como en otros posibles ambientes de su comunidad. Tareas básicas como ordenar los juguetes después de un buen rato de juego, hacer la cama al levantarse, doblar la ropa limpia o poner la sucia en el cubo, recoger la mesa después de comer…, son todas tareas que crean hábitos de orden dentro de un lugar. Esto, además de ser un excelente aprendizaje, facilitará la convivencia también con los demás en un futuro, cuando los niños tengan que relacionarse y compartir estas acciones con personas ajenas a su propio núcleo familiar.

 

  • El valor de la empatía

La empatía es un valor que permite a los más pequeños ponerse en la situación de otra persona y comprender mejor sus sentimientos. Es un valor que les ayudará a no hacer un daño intencional a sus hermanos, amigos o compañeros y a comprender el comportamiento de otras personas. Una buena forma de enseñar este valor es a través de los cuentos, donde protagonistas (incluso en forma de animales) harán ver muy fácilmente a los peques cómo aprender a ponerse en el lugar de otros y lo importante de hacerlo. Este tipo de historias permiten también a los niños hacer comparaciones con sucesos que ocurran en su vida diaria y tomar decisiones en consecuencia.

 

enseñanza-valores-niños

 

 

  • El valor de la honestidad

Enseñar a un niño a ser sincero y tener valor para decir la verdad, aunque tenga miedo, es una de las cosas más valiosas que como adultos podemos enseñar. Y es que decir la verdad permite crear un clima de confianza entre las personas de nuestro alrededor, lo que es muy importante para forjar amistades y relaciones duraderas, algo a lo que tarde o temprano se deberán enfrentar.

 

Como vemos, existen muchos tipos de valores y es muy importante que los niños los reciban de sus padres y demás familiares, porque sin duda hacerlo influirá positivamente en su desarrollo y aprendizaje. Pero, dentro de la importancia de cada uno de ellos, debemos poner el foco en los más significativos, ya que de ellos dependerán algunos de los momentos más cruciales de la vida de toda persona, como es el momento de hacer amistades y conservarlas, o tratar con respeto y bondad a los demás.




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *