Claves para mantener una buena relación entre padres y profesores

Establecer una correcta relación padre-profesor es una de las claves para transmitir a hijos y alumnos una mayor autoestima y seguridad en clase. Además, este tipo de relación es capaz de incidir directamente en el rendimiento escolar de los estudiantes y en el trato familiar, e incluso de mejorar la relación entre padres y centro educativo. Buscar la forma de tener una sana conexión entre padres y docentes es la mejor manera de allanar las diferencias y de encontrar consenso ante las decisiones difíciles que, estamos seguros, terminarán dándose a lo largo de este nuevo curso que empieza.

Por eso hoy queremos dar una serie de claves para fomentar una buena relación entre padres y profesores, que seguro podrán venir muy bien para empezar con buen pie esta nueva vuelta al cole, y no solo por parte de los alumnos, sino de todos los implicados, de manera directa o indirecta, en la comunidad educativa.

 

vuelta al cole

 

Claves para una buena relación entre padres y profesores

 

  • Aprender a comunicarse

En la educación existe una triangulación conformada por el alumno, el profesor y la familia. Esto muchas veces es denominado “el triángulo de las Bermudas”. Pero esta triangulación, de no estar bien formada, podría romperse o agregar elementos que terminen perjudicando a su desarrollo, o dicho de otra manera, a la forma en que deberían participar y comunicarse los miembros del dicho triángulo. Esto es natural que ocurra, sin embargo, la forma de evitarlo no es alterar las relaciones con discusiones disonantes, por ejemplo, sino buscando soluciones prácticas. Es decir, que las soluciones deben ir siempre más allá de una discusión o reunión académica, procurando buscar siempre cercanía y familiaridad por el bien de todos, principalmente de los estudiantes.

 

  • Incorporar recursos tecnológicos

Incorporar elementos tecnológicos a través de plataformas internas por parte de los colegios, permitirá al representante estar activo sobre noticias de interés respecto a las actividades y al rendimiento de su hijo o hija. Del mismo modo, se recomienda utilizar este mecanismo para favorecer la discusión en pro del avance de los niños y hacer las observaciones pertinentes que faciliten el aprendizaje del grupo en general. En este momento de comienzo de curso (segundo en tiempos de pandemia), este tipo de recurso está siendo utilizado con bastante frecuencia, permitiendo al “triángulo” estar informado sin la necesidad de terceras personas o de carteles fijados en paredes y oficinas de los colegios.

 

  • Formar grupos de WhatsApp

Los grupos de WhatsApp son la manera más informal de poner en marcha ese uso de la tecnología, porque a través de esta plataforma se pueden organizar grupos de padres y maestros en los que poder interactuar a diario. Generalmente, se emplean cuando el colegio no cuenta con una sólida estructura tecnológica y la necesidad de organizarse es apremiante. Sin embargo, es una opción también beneficiosa, mientras se le dé un uso consciente y no se permita desvirtuar el propósito del grupo, que no será otro que estar más cerca de las actuaciones de cada alumno y atentos a las observaciones del profesor durante el año.

Si el administrador del grupo de WhatsApp detecta que el grupo no está siendo efectivo para los propósitos creados, es necesario tomar las acciones oportunas para evitar confusiones y malos entendidos que pudieran afectar las relaciones de los niños y las de padres y profesores. En grupos activos donde se pierda la información principal, debido a comentarios fuera de contexto, chistes y cadenas, existirá la posibilidad de crear un grupo con canal unidireccional donde solo pueda escribir y enviar notas de voz el administrador del grupo, que será el principal representante de la comunicación entre padres, alumnos y docentes.

 

padres y profesores

 

La tecnología en la comunidad escolar es cada vez más necesaria, y los últimos años lo han puesto más de manifiesto que nunca. Por eso, hoy sabemos que estos canales han sido favorables para profesores, alumnos y padres, y que bien utilizados pueden ser muy beneficiosos para que ese denominado “triángulo de las Bermudas” mantenga una relación fuerte, dinámica y saludable. Por eso se deben fomentar la creación de grandes plataformas interactivas impulsadas por los colegios, que no solo den más seguridad a todos los miembros de la comunidad escolar, sino también una mayor rigurosidad e institucionalidad.

En cualquier caso, mantener una buena relación entre padres y profesores dependerá de la intencionalidad y de la responsabilidad de cada agente implicado, y será fundamental (se siga el canal que se siga) para que los alumnos puedan tener también un buen desarrollo del curso.




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *