Los profesores cada vez más solos en su tarea de educar

Esta afirmación parece ser una verdad en diferentes latitudes, que incluso se discute en congresos, jornadas y por supuesto escuelas. El debate nos suele hablar de cómo en otros tiempos el maestro se dedicaba a su labor con una sociedad que se encargaba, por su parte, de transmitir valores plausibles junto a padres que se esforzaban en dar una orientación positiva en casa. Sin embargo, todo este panorama e implicación de las personas intervinientes parece haberse diluido, enrareciéndose y empeorando el apoyo y el ambiente en general de la comunidad educativa por diferentes motivos.

 

profesores-solos-educación

 

Si admitimos que esto es así, ¿qué está ocurriendo entonces ahora mismo? Hablamos en este artículo sobre el panorama actual de la educación, en una imagen en la que vemos que el maestro está más solo que nunca y con el agravante de tener a los padres y a parte de la sociedad también muchas veces en su contra.

¿Es este uno de los grandes problemas de la sociedad del siglo XXI?

 

 

Qué está ocurriendo con la educación y la sociedad

La sociedad parece estar cada vez más ocupada en compras, en disponer de la última tecnología…y poco o nada en defender ideas, derechos y necesidades. Al mismo tiempo, cada vez nos encontramos en una sociedad mucho más individualista, que no mira por el prójimo ni por los colectivos sociales. Este individualismo hace que no se puedan hacer grandes pactos en favor de la educación o que se mantenga una posición firme acerca de la importancia capital de la educación y del aprendizaje.

Parece que olvidamos con el paso del tiempo que la escuela es ese templo en el que se enseña a desenvolverse en la vida, a conocer los sucesos que acontecieron antes de nosotros…a ser miembros de pleno derecho de la sociedad. Lejos quedan aquellos tiempos en los que las ideas y palabras de un filósofo, por ejemplo, determinaban el curso de la gente. En definitiva, se está dando una desvalorización de lo que es importante, que dificulta cada vez más la tarea de los maestros.

 

 

Qué está ocurriendo con las familias

Los maestros de antaño contaban con alguien en casa de cada niño para poder orientarle, guiarle en su educación y transmitirle el amor y la seguridad que todos necesitaban al crecer. Pero también para darles la disciplina y las normas del respeto ciudadano que, por supuesto, incluía a los maestros.

Pero la situación hoy día es bien distinta, con casas cada vez más vacías, familias más ocupadas e incomunicadas, con incomprensión hacia figuras de respeto como la de los profesores…Esos padres que antes colaboraban cien por cien con la comunidad educativa ahora trabajan el doble para subsistir y no tienen tiempo de conversar con sus hijos y mucho menos con sus profesores. La mayoría hacen lo que pueden, de eso no hay duda, pero que los niños se comuniquen más con sus dispositivos móviles no facilita la situación, pues un móvil no puede ser una guía ni una orientación de crecimiento y educación.

 

soledad-profesores

 

 

Un sistema educativo a la espalda del maestro

Por si todo esto fuera poco, el sistema educativo muchas veces también se pone de espaldas a los maestros, lo cual puede observarse cuando  reclaman sus derechos, un salario digno, un ambiente más justo, un sistema educativo más acorde con la realidad social…Todo un cúmulo de cosas que empobrecen el ambiente y la calidad de la enseñanza, perjudicando a los alumnos y desmotivando a los profesionales.

Tal vez deberíamos plantearnos de una forma más seria y consciente que los maestros son aquellos encargados de formar a los profesionales del mañana, a toda una sociedad que tomará las decisiones más importantes en el futuro y que le dará forma a base de ideas, trabajo, ilusiones y esfuerzos.

Pero la responsabilidad de este problema recae en todos nosotros, como ciudadanos, como padres de familia, como profesionales…Todos debemos poner nuestro granito de arena y hacer que los niños crezcan sabiendo lo importante que es un profesor y cómo se levanta cada día para ayudarles, motivarles y enseñarles cosas nuevas y valiosas. En un mundo en crisis, tal vez cobre mayor relevancia aún el hecho de saber que la educación estará a salvo de todo lo malo que pueda pasar, pues debe ser intocable para que pueda haber sociedades formadas y en equilibrio por siempre.

 




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *