Estrategias para crear un aula tolerante e inclusiva

Si preguntamos a algún alumno sobre qué es lo que aprenden en la escuela, probablemente responda que letras, números, proyectos de ciencias…Sin embargo, los maestros saben que lo que se aprende va mucho más allá de las capacidades académicas.

En preescolar los niños interactúan con grupos de niños de su misma edad a diario, lo que muchas veces ocurre por primera vez. Es en esta etapa de la infancia cuando comienza una base de socialización sobre la cual se construirán las vidas de cada uno de esos niños, y en un mayor porcentaje a medida que crezcan. Conforme los más pequeños observan y aprenden de las demás personas, van obteniendo buena parte de esa educación de la cual provee la escuela al margen de los contenidos académicos.

 

alumnos preescolar

 

Y es que una parte muy importante de la escuela es aprender a llevarse bien con otras personas, especialmente en los primeros grados cuando los niños acuden a la escuela por primera vez y se unen a una clase. Los niños pequeños son muy observadores y no solo detectan las diferencias, sino que también notan cómo nosotros, los adultos, valoramos las diferencias. Esta idea es vital para comprender la diversidad desde el principio y evitar en el futuro tabús y discriminaciones, es decir, que es vital educar en la tolerancia y hacer aulas inclusivas para que la educación sea de éxito en cualquier colegio. Las escuelas tienen la oportunidad de contrarrestar la socialización racial y los prejuicios aprendidos que los niños descubren en otros lugares y, desgraciadamente, también en casa.

Es posible que, si eres profesor de infantil, veas complicado el hecho de planificar las clases en torno a conceptos tan relevantes como el de la injusticia, la inclusión o la diversidad, pero incluso con didácticas sencillas y sutiles los niños pueden aprender y comprender mucho más de lo que a priori los adultos piensan.

 

 

Estrategias para conseguir un aula inclusiva y tolerante

 

  • Busca la diversidad en tu propia vida

Para que los maestros demuestren respeto y aprecio por las diferencias, primero deben examinar sus propias identidades y cómo contribuyen a una comunidad más amplia y diversa en su día a día. Podemos predicar el valor de la diversidad, pero para hacerlo de forma plena debemos rodearnos de personas diferentes a nosotros, de ideas contrarias a las nuestras o de experiencias alejadas de nuestras zonas de confort.

Existen muchas maneras de hacerlo, incluso si tu tiempo es limitado. Buscar periódicos no afines a las propias ideas y leer un gran número de libros de autores de diferentes culturas puede ser un buen comienzo.

 

  • Dale a tu clase una ‘auditoría’ de diversidad

Esta especie de auditoría puede ser tan simple como caminar por tu clase o dar un paseo por la ciudad y tomar nota de las identidades y culturas representadas en cada espacio, en cada material, en cada libro y fotografía…

Es útil recordar también que hay muchos tipos diferentes de diversidad. Si caminas alrededor de tu clase, aunque sea por un momento poniéndote en el lugar de otros, también podrás apreciar muchas diferencias.

 

  • Comprometerte con tu propia educación

Siempre hay más cosas nuevas que descubrir sobre las personas y las formas en que somos diversos. La diversidad y la capacitación contra el racismo deben ser parte de la educación de los maestros.

Los maestros pueden centrarse en hacer planeaciones cuyas lecciones animen a los alumnos y les inviten a celebrar la diversas y las diferentes identidades de sus compañeros de clase. Incluso algo tan sutil como leer cuentos infantiles escritos por diversos autores, puede ofrecer nuevas e interesantes perspectivas a los más jóvenes.

 

  • Imágenes y carteles para la diversidad

Las imágenes causan una gran impresión, especialmente en los estudiantes más jóvenes. En este sentido, los maestros pueden promover la tolerancia y la inclusión presentando imágenes de niños de diferentes culturas en carteles para poner en las paredes o elegir libros que las incluyan para el aula. No te olvides de considerar los diferentes aspectos de la diversidad: la diversidad en la raza, la cultura, el género, la capacidad…

 

  • Expectativas consistentes y coherentes

Los niños pueden comenzar a internalizar los mensajes sobre su capacidad o su valor desde el principio, por lo que es muy importante que mantengas altas las expectativas hacia todos los alumnos. Si comienzas a esperar menos de ciertos estudiantes o pareces inconsistente en la forma en que impartes la disciplina lo notarán. En términos de enseñanza, las expectativas de rendimiento y la forma en que se maneja la disciplina en clase debe ser coherente con todos los niños y niñas del grupo.

 

maestros tolerancia

 

  • Programar actividades en días especiales

No te atengas a las festividades que celebren tu comunidad o escuela. Busca información acerca de otras festividades y fechas importantes, sean o no pertenecientes a tu propia cultura. Celebrar días notables cada mes, además de dar dinamismo a la clase, puede ampliar los horizontes y la curiosidad en torno a otros lugares de los más pequeños.

 

  • Conocer y escuchar a los demás

Nada es tan poderoso como escuchar las historias de otras personas. Deja que otros te cuenten sus historias y escúchales, ya que esta forma de interactuar y de ver el mundo puede demostrar a tus alumnos que todos merecemos respeto. Escuchar a los estudiantes y a sus familias es una parte también muy importante del proceso.

 

  • Saber quién eres en realidad

“¿Quién soy? ¿Qué importancia tiene mi educación en la persona que soy hoy?” Para medir la competencia propia en el tema de la inclusividad, debemos tener inteligencia emocional, un factor subyacente vital para responder con o sin tolerancia cuando estemos, por ejemplo, frente a una cultura diferente.

Cuando te conozcas, seas fuerte en tu propia identidad y seas capaz de empatizar con los demás, podrás comprender mejor otras culturas y enseñárselo también a otros. La competencia cultural es la verdadera clave para ser más inclusivos: el conocimiento, las habilidades, las actitudes o la conciencia son cosas necesarias para trabajar con personas diferentes.

La creación de un aula inclusiva comienza con perspectiva e intención. A medida que comiences a implementar estas ideas, crearás muchas formas específicas de adaptar la tolerancia y la inclusión a tu salón de clases.




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *