Rutinas sencillas para inculcar el amor por la lectura

Criar a los hijos en el amor por la lectura es algo muy importante, y para ello hay que ir familiarizando a los más pequeños con las palabras, con las páginas…en la alegría que puede aportar una historia buena y fascinante. Cuando unos padres disfrutan leyendo y dedican espacio y tiempo a los libros en casa, es altamente probable que sus hijos crezcan entendiendo que los libros son valiosos y no duden en acercarse a ellos.

Es cierto que el día a día parece hacer cada vez más imposible el disponer de tiempo de calidad y dedicarlo a los libros en compañía de los niños, pero es muy importante poder encontrar esos huecos de tiempo, como se lo dedicaríamos a cualquier otro objetivo que considerásemos importante. Para conseguirlo, podemos establecer una serie de pautas que harán posible que tengamos tiempo para leer juntos en familia y que los niños adquieran el amor por la lectura. Tan solo tendrás que aprender a desarrollar los siguientes hábitos.

Qué podemos hacer para inculcar el amor por la lectura

  • Mantén libros cerca de los niños. Es muy importante que en una casa haya una presencia notable de libros, para que cuando los niños vayan creciendo no vean que en su casa solo hay espacio para el televisor o para la videoconsola. Predica con el ejemplo que desees para tus hijos.
  • Haz de la lectura parte de la rutina diaria. Procura acercar la rutina de la lectura a tus hijos. Ten siempre un libro cerca, en la mesa del salón o de la mesilla de noche, y permite que tus hijos puedan disfrutar también de su ratito diario de lectura para que le vayan cogiendo gusto y cariño, por ejemplo, leyendo un poquito antes de irse a dormir. Quedarse acurrucaditos en la cama con un buen cuento, puede ser una disciplina perfecta para despertar relajados y afrontar bien el día.
  • Encuentra un grupo de biblioteca para tus hijos. En las bibliotecas suele ser habitual que se hagan actividades para niños, o se creen grupos de lectura adecuados para cada edad. No dudes en llevar a tus hijos y hacer que pasen un buen rato haciendo de paso nuevos amigos.
  • Agrega diversión a las tareas aburridas. ¿Tus hijos se resisten a hacer cosas como bañarse o comer? Pues procura alejar el móvil de su alcance y cambia esos ratos de desobediencia por momentos de lectura, acompañados de un buen baño de burbujas o mientras les das la comida a trocitos para que se relajen y asocien dichos momentos con ratos de placidez.
  • Haz de la lectura siempre un regalo especial. Cuando sea época de regalos o se avecine el cumpleaños de tus hijos o de algún compañero, busca siempre libros bonitos y especiales para regalar, ya que así los niños asociarán los libros con regalos muy especiales y hechos con el corazón.
  • Crea espacios adaptados de lectura para ellos. Ten libros siempre al alcance de la mano cuando los niños estén solos en su cuarto, o no vayas a compartir esos momentos de lectura junto a ellos por el motivo que sea. Crear espacios de lectura atractivos y adaptados a su tamaño es fundamental para que vean el momento de la lectura como algo propio y no siempre como una actividad que haya que hacer junto a un adulto.



Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *