Claves para poder pasar MÁS TIEMPO con los niños

Mañana dejo de fumar, empiezo a ir al gimnasio, dejo de comer mal, sigo leyendo ese libro que tengo abandonado…y empiezo a pasar más tiempo con los niños. De todos estos propósitos que solemos tener los adultos, el último es sin duda el más importante de todos, pues afecta a lo que realmente importa en la vida que son los niños. La vida actual nos hace estar cada vez más tiempo fuera de casa como consecuencia de las extensas jornadas laborales, hasta el punto de que para estar con los niños hay que llegar a planificarlo todo como si empezásemos un régimen o tuviésemos que ir al dentista.

Seguramente estemos de acuerdo en que uno de los rasgos de personalidad que más influye en el éxito personal, emocional y profesional en la edad adulta es la autoestima, faceta que por otro lado se establece en la infancia. Y uno de los factores que más influyen en el desarrollo de la autoestima de un niño es el amor de sus padres. Un niño que no sienta física y emocionalmente lo importante que es para sus padres, difícilmente podrá cimentar una personalidad fuerte y llena de amor por sí mismo y por los demás.

 

amor padres-hijos

 

Este tipo de modelo de paternidad y maternidad actual, tan ajetreado, tiene poco tiempo para las demostraciones de amor, cariño, o simplemente para aguantar una cotidiana tarde en el parque al aire libre o un remoloneo a la hora de irse a la cama. Y no hablemos de lo que supone la hora del baño, momentos de estrés que en realidad deberían ser momentos íntimos y relajados para los más pequeños y para toda la familia. Momentos cotidianos que, precisamente, son buena parte de lo que los niños necesitan para conectar y para compartir junto a sus padres.

 

Aprovechar bien el tiempo para vivir más felices

Es cierto que el ritmo de la vida no suele ser una elección, y que conduce muchas veces al temido cargo de conciencia por parte de padres y madres que en realidad desearían pasar todo el tiempo del mundo junto a sus pequeños. Sin embargo, sí que es cierto que el tiempo libre del que disponemos puede administrarse mejor y enfocarse más en el hecho de pasar tiempo con los más pequeños, que difícilmente podremos colmar con regalos insustanciales.

La triste realidad es que el tiempo no perdona y que los niños crecen, y ese momento tan mágico de la infancia y de que un niño necesite a sus padres no vuelve atrás, por lo que es necesario y muy importante reflexionar acerca de cómo distribuimos y disfrutamos del tiempo en familia.

En el plano psicológico, emocional y social, la presencia de los padres ayuda a los niños a aprender actitudes que solo ellos pueden enseñarles con el ejemplo, pues ni siquiera pueden hacerlo los libros. La importancia de tener un círculo familiar que cuida, comparte y vive es fundamental para que los hijos, en el futuro, puedan repetir esos mismos patrones en sus vidas.

A continuación os proponemos realizar un cuestionario para saber si de verdad estáis pasando el tiempo suficiente con los niños en casa. Son una serie de preguntas seleccionadas del libro Sigamos creciendo con nuestros hijos (1999) de la escritora colombiana Ángela Marulanda Gómez. A través de vuestras respuestas, que deben ser rápidas y ágiles, sabréis si de verdad conocéis a esos pequeños seres que comparten (o deberían compartir) vuestra vida.

 

  • ¿Cómo se llama el mejor amigo de tu hijo?
  • ¿Qué es lo que más le gusta y lo que más le disgusta comer a tu hijo?
  • ¿Cuál es el personaje favorito de tu hijo?
  • ¿Cuál es el juguete o cosa favorita de tu hijo?
  • ¿En qué curso escolar está tu hijo y cómo se llama su tutor?
  • ¿Cómo se llama el profesor favorito de tu hijo?
  • ¿Qué materia de estudio le interesa más a tu hijo?
  • ¿Cuál o cuáles son las materias que le disgustan o le cuestan más a tu hijo?
  • ¿Cuál es la afición o actividad favorita de tu hijo?

 

tiempo en familia

 

  • ¿Cuál es la mayor habilidad o destreza de tu hijo?
  • ¿A qué le tiene miedo tu hijo?
  • ¿En qué situaciones se siente muy bien tu hijo?
  • ¿Y en cuáles se siente vulnerable o mal?
  • ¿Qué es lo que más le desagrada a tu hijo de sí mismo?
  • ¿Sabes que es lo que más admira tu hijo de ti?
  • ¿Sobre qué clase de temas prefiere leer o hablar tu hijo?
  • ¿Cuál ha sido el momento más feliz de la vida de tu hijo?
  • ¿Y el momento más triste de la vida de tu hijo?
  • ¿Qué actividad le gusta hacer contigo?
  • ¿Sabe tu hijo tu posición laboral, tu profesión, dónde trabajas, qué haces en tu trabajo?
  • Si pudieras detener el tiempo… ¿en qué momento de la vida de tu hijo lo harías?

 

Haya salido el cuestionario como haya salido, piensa que hoy puedes empezar a remediar y a poner fin a todas aquellas acciones negativas que a veces cometemos en la vida. ¡Reflexionar y saber rectificar nos garantizará el doble de felicidad!




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *