Profesores mal pagados y educación de calidad, ¿es posible?

No hay duda de la importancia que tiene la educación para el desarrollo de una sociedad y de los niños y niñas que la conforman, sin embargo, en materia de sueldos y condiciones laborales, dicha educación podría estar viéndose afectada como consecuencia de las malas condiciones laborales a las que se enfrentan hoy en día muchos profesores y maestros. Y es que, en ocasiones, pareciera que la educación fuera una de las profesiones más olvidadas por los políticos de muchos países, con las consecuencias que ello tiene para el buen desarrollo social porque…, NO puede existir una educación de calidad con profesionales mal pagados.

La escala salarial de los maestros de educación inicial, primaria y secundaria es una de las más bajas en el mundo entero, con escasas excepciones. Comparada con otras profesiones como la de abogado, médico, ingeniero o político, difícilmente un maestro puede soñar con alcanzar la calidad de vida que se obtienen con otras profesiones. Esta situación hace que muchas veces se adormezca de forma intencional la vocación de ser profesor, pues es una realidad el hecho de que se necesitan mayores ingresos para alcanzar los anhelos materiales y el desarrollo profesional que sería deseable. De esta forma, se pierde un gran capital humano que podría aportar mucho a la educación de cada país.

 

La concepción social del profesor

Las condiciones laborales de los profesores es evidente que no son las mejores, lo que supone que los países no otorgan a esta profesión la importancia y el calado que supone, pues son el germen de las generaciones futuras. Ser parte de una profesión de tanta profundidad y ver que no se valora como debería por parte de la sociedad, sin duda es una desmotivación y una losa que hace que muchos maestros y profesores no puedan sentirse totalmente orgullosos de su increíble labor. Esta falta de reconocimiento social hace que tampoco se destinen los medios económicos y estructurales necesarios para que niños y niñas puedan avanzar y aprender con el objetivo de formarse y hacer del futuro un mundo mejor.

 

importancia del profesor

 

De acuerdo con un informe de la OCDE referido por CNN, el estatus de un profesor es tan importante como el salario que gane, y eso depende de la cultura de la sociedad. Los países asiáticos como China, Singapur, Corea del Sur o Taiwan, sienten un gran respeto por sus mayores y docentes, y esto les coloca en un lugar privilegiado dentro de la sociedad. En Europa, Finlandia es el país con la mejor educación del mundo, donde no solo se preocupan por su salario, sino también por su estatus. Ser maestro en este país no es un asunto fácil, pero aquel que llega se diferencia de sus colegas del resto del mundo por el importante grado de maestría que obtiene.

Pero entonces… ¿dónde está la raíz del problema de esta situación? Pues probablemente, como decíamos, esa raíz esté en la concepción que de los maestros y profesores tiene la sociedad. Quizá sería importante reflexionar sobre ello, especialmente por parte de los padres de familia, y comenzar a tener claro que la función de los profesores y maestros no debe verse como una profesión más, sino como la columna vertebral del resto de las profesiones. Después de todo, es de ahí de donde salen los médicos, los abogados, los ingenieros y demás profesionales que impulsarán el día de mañana el mundo.

Todas estas apreciaciones nos llevan de nuevo a la pregunta que daba inicio a este artículo: ¿es posible tener una educación de calidad con profesionales mal pagados? Tal vez podría serlo, pero aquél país o región que decida hacerlo, se arriesgará a que sus profesionales educativos se desmotiven y pierdan esa eficacia que deberían tener por el bien de los más pequeños. ¿Puede permitirse el mundo, entonces, seguir denostando la educación como hasta ahora?

 

 

 




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *