Por qué los niños deberían usar los dedos en clase de matemáticas

Cuando se estudia y se va aprendiendo matemáticas en la escuela, la agilidad o la destreza con el cálculo mental siempre son cosas muy valoradas, pero no fáciles de alcanzar por todos los niños. Al margen de que no todos los alumnos llevan nunca el mismo ritmo de aprendizaje, a esto se suma el hecho de que muchos niños necesitan ayudarse de los dedos de las manos para poder comprender las matemáticas, algo que casi siempre se reprende como “lo que no se debe hacer”.

Este acto de reprender en las escuelas de casi cualquier lugar la acción de usar los dedos para poder contar, hace que muchos niños terminen cogiendo miedo o rechazo a una asignatura a menudo compleja, lo que sin duda repercute negativamente en el aprendizaje. Pero, ¿y si no fuera cierto que es tan malo contar con los dedos? ¿Y si pudiera ser beneficioso para el aprendizaje en lugar de al revés?

 

La neurociencia en el campo de las matemáticas

En dicho estudio sobre la neurociencia aplicada a las matemáticas, los investigadores Ilaria Berteletti y James R. Booth analizaron el comportamiento del cerebro y de una región específica del mismo con el estudio de las matemáticas. Ese área del cerebro se comunica con los dedos de nuestra mano (el cerebro percibe y representa los dedos) de forma somatosensorial. Esto quiere decir que nuestra cabeza ve esos dedos y los relaciona con las matemáticas y con el cálculo, incluso sin ni siquiera moverlos de la mano y al margen de la edad que tengamos.

 

contar dedos niños

 

Además, durante la investigación encontraron que los niños (especialmente entre edades comprendidas entre los 8 y los 13 años), cuando se enfrentan a problemas complejos en los que interviene la resta, esa área somatosensorial de nuestro cerebro se ilumina, incluso sin llegar a usar los dedos. Un área somatosensorial que se relaciona no solo con la resta, sino también con problemas mucho más complejos en los que intervengan otras operaciones o grandes cantidades.

En este sentido, y a raíz de estos estudios de neurociencia y de manejo de la conducta, muchos expertos consideran que cuando las personas aprendemos a percibir bien y a representar nuestros dedos, nuestra capacidad para el estudio de las matemáticas y nuestro rendimiento mejora, especialmente en el área de cálculo y de aritmética. Esto lleva a pensar que no solo no perjudica el uso de los dedos el aprendizaje de las matemáticas, sino que puede mejorarlo, sobre todo para aquellos niños que lo necesiten (cuanto mayor sea el uso de los dedos, mayor desarrollo tendrá nuestra zona somatosensorial). Por tanto, lejos de ser un acto asociado a la inmadurez, puede ser una destreza a la larga, capaz de ayudarnos a aprender más y a mejorar.

 

Por qué no debemos reprender el uso de los dedos en matemáticas

A la mayoría de nosotros, lo que incluye a los profesores, se nos ha hecho creer que el uso de los dedos de las manos para el cálculo no solo es inútil, sino que puede ser perjudicial, pero lo cierto es que evitarlo, podría ser similar a detener el desarrollo matemático. Debemos tener en cuenta que los dedos son una ayuda visual y muy útil tanto en la infancia como en la edad adulta, por lo que usarlos no es algo infantil o asociado únicamente a la infancia. De hecho, la neurociencia cree esa importante percepción de nuestros dedos, podría ser la causa por la cual muchos músicos a menudo muestran una mayor comprensión y destreza matemática.

Por ello, y según esta corriente de estudio, los maestros no solo no deben regañar o “prohibir” el uso de los dedos, sino incluso llegar a fomentarlo, lo que puede hacerse de diversas formas o incluyendo determinadas dinámicas, pues esto fortalecerá la forma en que nuestro cerebro puede representar visualmente los dedos de nuestra mano (pensar nuestros dedos). Las escuelas también tienen un papel importante, pues pueden centrarse en ayudar a los alumnos a distinguir entre esos dedos, a discriminar…a través de los planes curriculares, y a realizar trabajo matemático con ayuda de elementos visuales (como podemos hacer en geometría), pero que en este caso forman parte de nuestro cuerpo.

 

La importancia de la representación visual de las matemáticas

Las matemáticas visuales son muy poderosas, y los dedos de nuestra mano deben considerarse como lo que son, elementos visuales útiles para el aprendizaje. Fue el propio Howard Gardner el que nos habló en el paso de los diferentes enfoques de aprendizaje existentes, entre los que se encuentra el visual, y dicha teoría de las inteligencias múltiples amplió el pensamiento de las personas sobre la inteligencia y la competencia.

De hecho, con respecto a las matemáticas, todos hemos usado representaciones visuales, solo que a través de símbolos, formas y números, ignorando el potencial de otros elementos (igualmente visuales) como son los dedos de nuestra propia mano. Los elementos visuales en matemáticas pueden llegar a transformar la experiencia del estudiante desarrollando importantes vías cerebrales, y los dedos de nuestro cuerpo tienen su propia vía cerebral. Cuando trabajamos y aprendemos, diferentes áreas del cerebro se comunican entre sí, y cuando estudiamos matemáticas esas redes son muchas y diferentes, pero siempre interviene el procesamiento visual.

 

contar dedos ventajas

 

En definitiva, la neurociencia parece rechazar esa idea de aprender mal usando los dedos para el cálculo y para el aprendizaje de las matemáticas, lo que sin duda es un debate interesante, llegando a dejar en el aire la idea de que no solo no beneficia a los niños el hecho de “prohibirles” esta práctica, sino que puede frenar en seco su desarrollo, y el rechazo a la asignatura o la inseguridad que esto puede generar, serían algunas de las razones.

Y tú, ¿qué opinas? ¿Sigues pensando que está mal usar los dedos o que deberíamos replanteárnoslo? ¡Esperamos tus comentarios!




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *