Razones por las que el arte es bueno para los niños

El arte es una actividad comunicativa que tiene como finalidad la expresión de ideas y emociones desde una propia perspectiva, acerca del mundo y el entorno que nos rodea. Su concepto está abierto a muchas expresiones como la pintura, la escultura, la danza, el teatro, la literatura, la música y hasta el arte culinario, aunque en los niños más pequeños suele estar más asociado al dibujo y a la pintura.

El arte es un concepto que está abierto al debate para su definición y límite, pero ese no es el tema central de nuestro artículo de hoy, pues nos bastará aquí con saber que toda forma en la que el niño busque expresarse, es arte.

 

Razones por las que el arte es bueno para los niños

 

  • Aprenden a comunicarse mejor

Una de las principales razones por las que se debe estimular el arte en los niños es porque con él se logra desarrollar mejor la expresión y la comunicación. Cuando un niño pinta, dibuja o escribe, se ve obligado a ordenar sus ideas, a enfrentarse a sus sentimientos y a poner a prueba su conocimiento. No todos los niños saben expresar con palabras sus miedos, sus dudas y sus preguntas, y una forma de aflorar esas incertidumbres y angustias es a través del arte.

 

arte aula infantil

 

  • Alivia sus angustias

La expresión a través del arte calma las angustias, el miedo y la ira, ya que el niño encuentra una forma de expresar sus sentimientos más escondidos. Además, a través de sus expresiones, logra también comunicarse mejor con especialistas tan importantes como los psicólogos y pedagogos, pudiendo atenderle a tiempo de cualquier tipo de angustia o miedo no descubierto por los padres o maestros.

 

  • Se estimula la atención

Cuando el niño se ve obligado a expresarse, necesita prestar mayor atención al hecho de su expresión, pudiendo fijarse más en el entorno, en el espacio o en el ambiente que le rodea, lo que siempre es algo importantísimo en el arte.

 

  • Se estimula su curiosidad

La atención que fija en su entorno hace que se pregunte por los hechos que no comprende, despertando su curiosidad y aumentando su comunicación con terceros.

 

  • Aumenta su creatividad

Cuando en la escuela o en el hogar se deja abierta la forma de expresarse, el niño encuentra formas de hacerlo que sorprenden y ponen al límite su propia creatividad. Aunque los dibujos sean simples, entenderlos no siempre resulta tan sencillo, por lo que deben acompañarse de cierta explicación que vale la pena escuchar por parte de los peques, como cuando el Principito de Antoine de Saint-Exupéry busca explicar aquel elefante dentro de una gran serpiente, que en la creatividad limitada de las “personas mayores” solo parece ser un sombrero.

 

  • Mejora su autoconocimiento

El niño mostrará preferencias por un tipo de arte que por otro, por ejemplo, la pintura con dedos le invitará a conocer una nueva textura húmeda, una sensación que puede amar o rechazar auto-descubriéndose. De igual forma, la danza libre y la representación de roles por su propia elección también le permitirá la exploración de sí mismo.

 

  • Hay expresión del ser

La elección del niño por un tipo de arte, un tipo de rol, o la elección predominante de un tipo de dibujo, nos indicará el lugar que ocupa su propia imagen en cada dibujo que haga, es decir, que es un mensaje inconsciente al exterior. Esto permite crear una identidad en los niños, hasta el punto de que incluso ellos llegarán fácilmente a reconocer sus dibujos y pinturas sobre otros por su manera de expresión.

 

arte para niños

 

  • Involucra a padres, maestros y amigos

Los niños pueden trabajar en proyectos donde poder compartir tiempo e inquietudes con sus padres, amigos o maestros, como cuando se realizan tarjetas de Navidad, un regalo artesanal para el día del padre, una reparación de muebles en casa, o cuando se decora junto a amigos y compañeros la puerta del salón de clases. Todo esto, además, fomenta la cooperación y el trabajo en equipo, y creará vínculos más cercanos.

 

  • El arte crea felicidad

En definitiva, y además de todos los beneficios ya comentados, el arte por sí solo produce felicidad, tanto para quien lo hace como para quien lo admira. Y es que el arte no solo tiene ese componente de expresión, sino también ese grado de estética que transmite. Por eso los mejores dibujos de un niño siempre van a parar a la puerta de la nevera de casa o a ese rincón del escritorio que te gusta tanto mirar para relajarte cuando estás trabajando…y eso es algo muy importante para nuestros pequeños artistas y para lograr afianzar todo lo bueno que el arte pueda aportarles.

 




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *