Los padres como ayuda de los hijos

Los buenos padres no se resignan a ser testigos de lo que entra por los ojos y los oídos de sus hijos. Intentan reforzar o rectificar dicho contenido con diversos medios a su alcance.

Medios diferentes que pueden ayudar

  • Conversaciones y diálogos en los que se emiten juicios de valor que fomentan la reflexión y el desahogo de los hijos.
  • Lecturas dirigidas, adecuadas a la edad y a los objetivos generales y particulares que se intentan promover en el hijo.
  • Contactos con personas adecuadas, entre las que son de primordial importancia los profesores y los cuidadores.
  • Ofrecimiento de experiencias dirigidas y adaptadas a los hijos, que hacen posible descubrir conscientemente mejores perspectivas y valores.
  • Realización de críticas, directas o indirectas, que los hijos asimilan con sencillez por apoyarse dichas críticas en argumentos claros y objetivos.

Los niños necesitan a los padres para pensar correctamente. Al terminar la infancia todavía no poseen capacidades autónomas y buscan el apoyo ideológico de los mayores, a los cuales admiran por su capacidad de reflexión y sus habilidades dialécticas.

Lo último que pueden hacer los padres es desentenderse de sus hijos y abandonarlos al torbellino de ideas y experiencias presentes en su entorno y que pueden llegar hasta ellos. Sin la ayuda de los mayores los hijos son víctimas indefensas. Con la compañía familiar y sus influencias sanas, surgen alientos en la lucha contra la adquisición de valores erróneos.





Pero, para ayudar a sus hijos, los padres deben superar por su parte algunas fuertes tentaciones que les amenazan. Entre éstas citamos:

  • Los complejos de inferioridad que les llevan a considerarse culturalmente poco preparados para su función orientadora.
  • La tendencia a la comodidad, haciéndose consumidores irreflexivos de ideologías ajenas.
  • La tendencia a juzgar con autosuficiencia todas las influencias exteriores, aunque carezcan de datos para valorarlas.
  • Los temores alarmistas que inclinan a ver obstáculos y riesgos en todos los elementos exteriores desconocidos y que pueden llegar a interferir en las vidas de sus hijos.
  • La ingenuidad que acepta como buena cualquier idea por el hecho de provenir de personas dotadas de benevolencia y admiración.

 

Si todas las edades son importantes para influir en la mente infantil, la que coincide con la infancia superior es más importante. Es entonces cuando surgen los valores definitivos y cuando es preciso prevenir desviaciones que puedan acarrear peligrosos resultados.




Autor: Bosque de Fantasías

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies