Juegos de mímica para trabajar la expresión corporal

La palabra mímica proviene del griego mimos, que a su vez traduce como “actor”, y dicho término es considerado como uno de los recursos de la comunicación más primitivo que existe, especialmente cuando hablamos de las expresiones artísticas y representaciones dramáticas. La expresión corporal es una forma de comunicación no verbal que permite transmitir a los demás pensamientos y emociones que permanecen en el subconsciente de las personas y que proviene de un pasado muy lejano. En este sentido, podemos encontrar a grandes personajes de la historia como Marcel Marceau, un mimo francés de trayectoria mundial que definía a la mímica como “el arte del silencio”.

 

mímica juegos niños

 

Para desarrollar esta habilidad a una temprana edad, desde luego no hay nada mejor que practicar la mímica en casa con la familia, los amigos, o incluso otros allegados o compañeros de estudio. Porque lo importante de esta actividad no es con quién compartirla, sino los beneficios de realizarla, y es que no solo nos permite soltar un poco el cuerpo, sino que también puede ayudarnos a socializar con las personas, a incentivar la diversión y a desarrollar el sentido del humor con los demás, pasando de esta forma un rato alegre y divertido.

 

En qué consiste el juego de la mímica

El juego de la mímica se puede hacer de muchas formas, pero en este artículo queremos proponeros algunas dinámicas sencillas. Así, en nuestra primera propuesta, la mímica es un juego de roles que se desarrolla con un mínimo de 6 personas divididas en dos equipos. No existe un máximo de personas a la hora de hacer juegos mímicos, pero con 16 participantes por equipo será más que suficiente para hacerlo mucho más dinámico y divertido.

A través de una técnica de lluvia de ideas entre los participantes, se elegirá el tema central de la expresión mímica. Es común en este punto, por ejemplo, el elegir canciones, películas, comics del momento o títulos de libros famosos. También se puede hacer la imitación de algún familiar o amigo que conozcan todos los participantes, pues hacer dichos gestos y movimientos conocidos suele ser siempre algo muy muy divertido.

A los niños más pequeños les gusta también la imitación de animales, algo que es además muy didáctico. Para grupos donde participen adolescentes y adultos, puede recomendarse el reflejar emociones en el juego de mimos tales como tristeza, alegría, ira, miedo o sorpresa, ya que esto además sirve como importante aprendizaje a los más pequeños. También se puede utilizar el cuerpo para crear figuras geométricas, crear letras o representar acciones cotidianas.

 

Cómo jugar a la mímica con más ideas

En este segundo juego, se debe escribir en papelitos aquello que se vaya a representar; luego se doblan y se colocan dentro de una bolsa para finalmente elegir uno, que será el que establezca qué papel se va a representar. Veamos una forma más detallada de jugar de esta forma a la mímica:

  • Primero se sortea con una moneda quién comienza primero.
  • Los equipos escogen a un líder para el primer turno.
  • El líder deberá pararse frente a su equipo, meter la mano en la bolsa para tomar el papelito y, a través de gestos, ademanes y todo lo que esté relacionado con la comunicación no verbal, tendrá que transmitirse el mensaje que en el papel le haya sido asignado.

 

niños juegos mímica

 

  • Cada equipo tiene un tiempo límite que ha debido ser discutido antes de comenzar a jugar para adivinarlo. Solo quien adivine en el tiempo establecido tendrá una puntuación.
  • No se permite al líder ni hablar ni emitir ningún tipo de señal sonora, ya que de hacerlo, automáticamente quedaría con cero puntos en esa partida.
  • Cada set o partida se debe componer de un líder diferente, ya que de esta manera se podrá evaluar la capacidad de cada alumno o niño y su facilidad para expresarse y desarrollar el manejo corporal.

 




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *