Beneficios de jugar al escondite en niños

La importancia del juego en el desarrollo motor de los niños es un hecho que está avalado hoy en día por numerosas investigaciones. Los juegos están relacionados con una buena autoestima y también con una mayor estabilidad emocional de los pequeños. Pero, ¿qué tiene de especial jugar al escondite? Pues te invitamos a leer este artículo para que te enteres de lo beneficios que puede tener algo tan sencillo como jugar al escondite en los niños.

 

Beneficios del juego del escondite en niños de 0 a 2 años

El juego del escondite es algo a lo que puedes jugar con los más pequeños desde una muy temprana edad, o al menos desde que consiguen ser capaces de esconderse detrás de una toalla o taparse los ojos con las manitas. Es, en definitiva, un juego que resulta divertido e inocente para el niño por el solo hecho de creerse invisible. Desde los 8 meses los niños adquieren ya esa capacidad de esconderse, aunque sea de manera rudimentaria (como por ejemplo detrás de una cortina con los pies fuera), cerrando los ojos o utilizando las manos para desaparecer.

 

beneficios escondite niños

 

El juego del escondite les permite entonces adquirir mayor seguridad en el futuro, ya que al esconderse detrás de una sábana o de un pañal ellos piensan que tienen el control de aparecer y de hacer desaparecer las cosas o incluso a sí mismos, y esto es algo muy importante a una temprana edad. Cuando mamá o papá se va, el niño naturalmente entra en angustia al no conseguir ver a sus padres. Pueden llegar a creer incluso que han desaparecido para nunca más volver, pero con el juego del escondite son ellos quienes deciden cuándo verlos o dejarlos de ver.

Por otro lado, el niño se da cuenta de que mamá y papá también se angustian cuando no ven a su hijo, y así el niño logra evidenciar lo importante que resulta para sus padres, lo que le proporciona regocijo, alegría y cierta emoción. Mamá y papá saben que no han ido lejos, que no hay peligro detrás de la desaparición repentina…, pero los niños en la inocencia de esta edad no lo saben, y es por eso por lo que les causa gran placer calmar la angustia repentina que ha ocasionado en sus padres durante este juego tradicional del escondite.

 

El juego del escondite en niños mayores de 2 años

Cuando los niños ya son más grandes y juegan al escondite con sus amigos, los beneficios del juego son aún mayores. Los niños tras esconderse deben experimentar la velocidad del pensamiento y la estrategia en la acción al buscar un sitio donde esconderse de la mirada de sus amigos, desarrollando así un pensamiento estratégico.

Cuando el niño encuentra un excelente lugar para esconderse y termina el juego sin ser encontrado, experimenta una gran satisfacción que le puede impulsar a confiar más aún en sus decisiones. De esta forma va creciendo con mayor confianza en sí mismo, lo que es altamente beneficioso para el desarrollo y la potenciación de su autoestima. Es importante resaltar también que, sin importar la edad del niño, el escondite es un juego que, además del beneficio que experimenta en el crecimiento de la autoestima, también experimenta el crecimiento de los lazos afectivos entre sus padres y entre sus amigos, según sea el caso del tipo de jugadores.

 

jugar al escondite

 

En definitiva, los niños que jueguen al escondite aprenderán a querer más a los demás y se dejarán querer por sus padres y amigos, lo que creará una relación más afectiva con los otros y les permitirá desarrollar otras cosas tan importantes como el aprendizaje de los números, de la creatividad, del ingenio, de la agilidad y de la imaginación.

¡Todo un tesoro para toda la vida!




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *