Cómo inculcar a los niños el valor del trabajo

Pocas enseñanzas pueden marcar tanto en la vida como la importancia del trabajo constante y honesto, eso que como padre o madre te encargas de ejemplificar cada día. Sin embargo, a veces  tenemos la sensación de que este mensaje se les envía de forma contradictoria a los más pequeños, como por ejemplo ocurre con los cuentos de hadas, que parecen enviar el mensaje de que se puede llegar lejos dependiendo única y exclusivamente de los demás o porque se haya heredado el derecho a hacerlo.

Esto no quiere decir que los cuentos sean perjudiciales, sino que forman parte de la fantasía y que no deben ser ejemplos verdaderos o exactos de conductas en la vida, pues son cuentos mágicos y no forman parte de la realidad. Y es que dicha realidad nos muestra que para obtener algo es necesario trabajar por ello, y cosas como el esfuerzo y la tenacidad son las que hacen posible el hecho de que podamos conseguir cosas o situaciones con nuestro propio esfuerzo.

Pero, ¿cómo enseñar esta premisa a los más pequeños de la casa? Eres consciente de que tus padres fueron capaces de inculcártela a ti pero, dados los tiempos que corren, dudas de tu capacidad para poder hacerlo de igual forma con tus hijos. En realidad, la clave para conseguirlo es actuar en la vida conforme a aquellos valores o acciones que queramos transmitir, pero si aún tienes dudas no te pierdas las siguientes y sencillas claves para poner en práctica.

 

Fomentando buenos hábitos en casa

Enseñar el valor de las cosas y del trabajo es la forma más fácil de fomentar buenos y duraderos hábitos con respecto a la responsabilidad y al compromiso en casa, y una buena forma de hacerlo es a través de la asignación de pequeñas tareas acordes con la edad de los niños. La clave del éxito estará en otorgar pequeñas tareas y responsabilidades adecuadas a su edad y recordar que no se trata de que se hagan tareas en sí, sino de que los niños vayan siendo conscientes de que es importante colaborar en equipo, ayudar a los demás y ser responsables de pequeñas parcelitas propias. Cuanto antes se asignen pequeñas responsabilidades, más fácil les resultará a los niños ir asumiendo más con el tiempo y hacerlo de motu propio.

 

El trabajo nos ayuda y dignifica

Trabajando vamos adquiriendo muchas cualidades que nos hacen mejores, y a su vez nuestro trabajo puede influir también positivamente en los demás. Por eso es fundamental el ejemplo, porque al fin y al cabo los niños aprenden de lo que ven en sus mayores, por lo que es necesario que si deseas transmitir el mensaje de que trabajar es positivo y dignificante, seas un verdadero ejemplo de dicho mensaje con los tuyos.

Somos conscientes de que hacerlo puede ser difícil, pero para comenzar puedes seguir estos sencillos pasos que seguro te ayudarán en esta importante tarea.

  • No des todo ni a todas horas. La primera base para inculcar a los niños el valor del trabajo empieza por no darles todo lo que pidan, ya que esa será la mejor manera de que entiendan que las cosas requieren de un esfuerzo para conseguirlas.
  • Respetar sus tiempos. Aunque los niños y niñas sean pequeñitos, podemos inculcarles cosas tan sencillas como la puntualidad, tan importante a la hora de comenzar y dar término a las tareas o responsabilidades que tengamos o nos hayamos propuesto. Establece en casa horas para jugar, comer o hacer los deberes.
  • Explicar y enseñar el concepto del trabajo. Inculcar la importancia del esfuerzo y de la lucha es fundamental, de modo que para conseguirlo deberás eliminar de tu día a día cosas como la pereza, el dejar las cosas a medias, o la escasa o mala disposición, así como el desánimo, a la hora de ir a trabajar.
  • Dar ejemplo. Si tu propósito es enseñar a tus hijos que el trabajo es algo bueno, de nada te servirá que después reniegues de él o que te muestres negativo/a ante la nueva llegada del lunes. Nunca olvides que tus peques se fijan en todo cuanto haces.



Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *