Frases de María Montessori que todos deberíamos usar

María Montessori fue una mujer que revolucionó la forma de educar a los niños, inspirando una filosofía en la educación que permite ver el mundo de otra forma. En ese mundo, los niños son lo más importante y, por tanto, el lenguaje que debe usarse para comunicarse con ellos debe ser respetuoso y NO limitativo. Y para comprender esto mejor, hemos querido traer a este post una recopilación de algunas frases de María Montessori que todos deberíamos usar alguna vez con los más pequeños. Como el lenguaje que inspira cada una de las frases de Montessori es de respeto hacia el niño y de expectativas consistentes, gracias a él los más pequeños tienen mayores oportunidades de desarrollar su pensamiento crítico, por lo que sin duda vale la pena utilizarlo.

 

frases montessori deberíamos usar

 

Veamos a continuación algunas de esas frases destacadas de María Montessori para no limitar, a través del lenguaje, el desarrollo y el aprendizaje de los niños.

 

Frases de Montessori respetuosas y no limitativas

 

  • ¿Qué piensas de tu trabajo?

Montessori puede ser difícil de resumir en unas pocas palabras, aunque lo que sí podemos decir es que es pura filosofía en el terreno de la educación y del desarrollo infantil, absolutamente profunda. Dicho de otra forma, Montessori es casi otra forma de ver el mundo, mucho más positiva y feliz, así como equilibrada para todos. Y en la búsqueda de ese equilibrio por el que trabajó Montessori encontramos esta frase en la que María ve a los niños como maestros de sí mismos, cuando los adultos les decimos algo así como: “¿Qué piensas u opinas de tu trabajo?”  En el caso de los adultos o los propios maestros, ellos deben saber situarse siempre como guías que instruyan y lo ayuden a los más pequeños.

En el camino del aprendizaje, es el niño quien descubre lo que se encuentra en su entorno, y el propio autoanálisis es parte de ese descubrimiento y de ese conocimiento. Por ejemplo, cuando tu hijo te pregunta: ‘¿Mi dibujo te gusta?’  No simplemente le digas que te encanta y trata más bien de preguntarle algo al respecto que suscite aún más su interés. En este sentido, puedes preguntarle qué piensa él mismo de su dibujo, cómo decidió qué colores usar o qué es lo que le gusta más de todo el conjunto. Este tipo de pregunta servirá para que sea capaz por sí mismo de comenzar a evaluar su propio trabajo, en lugar de buscar tu aprobación.

 

  • Te vi trabajando duro

Evitemos decirles a los niños  “buen trabajo”  o  “tu trabajo es lindo”, y digámosles en cambio: “He visto que te has esmerado por hacer bien tu trabajo durante mucho tiempo”. Puedes hacerles notar también que cualquiera puede comprender fácilmente dicho trabajo porque lo han hecho con sumo cuidado.

Esta frase nos viene a decir que hay que elogiar el trabajo arduo de los niños en lugar de sus resultados. Esto ayuda a inculcar una mentalidad de crecimiento en la que pueden convencerse de que es posible mejorar a través de los propios esfuerzos. Así, en vez de decir a tu hijo: “Eres un buen niño”  dile  “Fuiste muy amable con tu hermanito ayer cuando compartiste tus juguetes con él”. Esto aporta mucha más información y le demuestra que ves su buen comportamiento. Otro ejemplo similar: en lugar de decirle “Eres todo un artista”  intenta decir: ‘He observado que has seguido trabajando duro en tu dibujo hasta conseguir hacerlo exactamente como  querías’.

 

frases decir niños montessori

 

  • ¿Dónde crees que puedes buscar eso?

Esta es otra de las frases de María Montessori que todos deberíamos usar. Otro valor clave en la filosofía educativa del hogar y de las aulas Montessori que trata sobre la independencia. El objetivo de todo maestro debe ser ayudar a los niños para que puedan realizar las cosas por ellos mismos, por lo que es una de las frases más importantes de María.

Aunque a veces nos resulte más fácil responder al niño que nos pregunta dónde está algo o cómo hacer algo, a veces responder esas preguntas con otra pregunta, puede ser para los niños mucho más provechoso. Por ejemplo, podemos responderles: “¿Dónde consideras tú que podrías buscar eso?”  o  “¿Quién consideras tú que te podría ayudar a encontrarlo?”.

Imagina que tu hijo no encuentra su zapato y le ves buscando algo debajo de la cama; intenta entonces hacer preguntas capciosas en lugar de, simplemente, entregárselos. “¿En qué lugar te quitaste los zapatos? ¿Has buscado bien en tu habitación?” Esto tal vez le pueda llevar un poco más de tiempo, pero hará que tome más la iniciativa y dependa menos de ti.

 

  • ¿En qué te gustaría que te ayudara?

En la filosofía Montessori, los niños asumen la responsabilidad y aprenden a enorgullecerse de lo que hacen en el entorno en el que se encuentran, como limpiar u organizar todo lo que haya en su aula. Los niños suelen sentirse orgullosos de esta responsabilidad, por lo que suelen pasar tiempo arreglándolo todo mucho mejor de lo que creemos, pero esto no siempre es un trabajo fácil y puede requerir de mucho esfuerzo para ellos o hasta ser abrumador. En estos casos, podemos preguntar al niño de qué manera se le puede ayudar. Pero ojo, no nos abalancemos sobre él para “salvarle el día”, porque no queremos enviar el mensaje de que el niño no es capaz y tampoco deseamos que el niño se sienta agobiado.

 

frases montessori decir niños

 

Por ejemplo: si ves que tu hijo está cansado, pero necesita guardar sus juguetes antes de irse a dormir, si son muchos juguetes, la tarea puede resultarle abrumadora. En esos casos puedes ofrecerle tu ayuda, pero no para guardárselos todos. Puedes, por ejemplo, preguntarle: “¿Qué juguetes quieres que te guarde?” o  “Yo guardo estos juguetes y tú los otros”, y así le demostrarás  que estáis juntos en eso y que ayudarle no le eximirá de sus propias responsabilidades en la vida.

 

  • No interrumpir para una buena concentración

Otra parte fundamental de la filosofía Montessori es proteger la concentración de los niños, por lo que se les debe brindar espacios de tiempo de trabajo en los que puedan trabajar sin ser interrumpidos. Esto les dará la oportunidad de poder desarrollar una concentración profunda, con la excusa de que deben pasar a aprender otra cosa.

Aunque quieras elogiar a un niño que está trabajando muy bien, simplemente hacer contacto visual, por ejemplo, puede ser suficiente para que su concentración se rompa. Cuando veas que tu hijo está concentrado en hacer algo o realizando un dibujo, simplemente camina y déjale seguir trabajando sin interrumpirle en vez de decirle lo genial que es. Si quieres, también puedes esperar y decirle más tarde lo concentrado que notaste que estaba cuando hacía su actividad.

 

  • Sigue al niño en sus pasos

Tal vez esta sea una de las frases de María Montessori más importante y que todos deberíamos usar. Tanto padres como maestros deberían recordar que cada niño está en su propia línea de desarrollo y que todo lo que esté haciendo lo hará por algún motivo, por lo que siempre hay que buscar la razón detrás del comportamiento.

No todos los niños caminan al mismo tiempo ni llevan el mismo paso, y tampoco leen al mismo tiempo, porque todos tienen una línea de evolución distinta. Por eso, “seguir al niño” significa recordar que cada niño es único y que cada uno tiene sus propias necesidades, dones y pasiones individuales, debiéndoles tan solo una guía y un camino de enseñanza en libertad.




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *