Erik Erikson y la teoría del desarrollo psicosocial

La teoría del desarrollo psicosocial planteada por Erik Erikson parte de los fundamentos de la teoría psicosexual desarrollada por Sigmund Freud, discrepando de la relevancia que Freud otorga al desarrollo sexual para explicar el desarrollo evolutivo del ser humano. Por eso, dentro de su teoría, busca reinterpretar los aspectos sociales del ser humano desde que nace hasta que muere haciendo más énfasis en la interacción social que las personas experimentan.

 

desarrollo-psicosocial-niños

 

Para Erikson el hombre experimenta varios estadios de su desarrollo psicosocial en los cuales tiene que desarrollar ciertas competencias. Esto haría que, de alcanzarse, la persona creciese psicológicamente y lograse entrar con mayor estabilidad emocional en la etapa siguiente. Es una teoría ampliamente extendida y aceptada dentro de la psicología evolutiva, a partir de la cual nace el concepto de la personalidad.

Erik Erikson, en definitiva, es otro de los personajes que todo educador debería conocer para un conocimiento más profundo de su alumnado y de sí mismo, sobre todo en lo referido a las primeras etapas de su teoría, y por ello a continuación expondremos los 8 estadios que plantea Erik Erikson en su teoría del desarrollo psicosocial.

 

Estadios de la teoría del desarrollo psicosocial de Erikson

 

  • Infancia (nacimiento hasta los 18 meses)

Es el primer estadio de todo ser humano donde la vinculación con la madre determinará el tipo de vínculo que podrá ejercerse con otras personas a lo largo de toda la vida. La relación más positiva con la madre impulsa a tener relaciones de confianza con los otros y las relaciones más negativas puede conducir a una total desconfianza hacia los demás. Entre los grados de confianza y desconfianza aparecen otros grados de sentimientos como el de satisfacción, seguridad, vulnerabilidad o frustración.

 

  • Niñez temprana (18 meses a 3 años)

El niño comienza a experimentar su independencia, sus logros fortalecen su autonomía y sus fracasos le hacen desarrollar sentimientos de vergüenza y duda. Es un período en el que el niño/a trabaja su voluntad en cada actividad que hace, tanto para el desarrollo cognitivo como muscular. Aprende a correr, sus primeras letras, el control de sus esfínteres, mejora su comunicación con los otros, etc.

 

  • Edad de juego (3 años a 5 años)

Es la etapa de la infancia en la cual el niño desarrolla una gran curiosidad por el mundo que le rodea. Esta etapa definirá su apertura a la creatividad, la cual será positiva si es estimulada por los padres, o truncada si sus padres transmiten sentimientos de rechazo y/o culpabilidad. En esta etapa el niño experimentará un crecimiento intelectual y físico muy rápido motivado por sus experimentos al realizar cosas diferentes y relacionarse con otros niños.

 

  • Edad escolar (6 años hasta los 12 años)

Es una etapa en la que los niños desarrollan y ponen a prueba su autoestima, la cual se fortalece o desvanece dependiendo del tipo de relación que se establezca en casa con su familia, en la escuela y con los grupos de su edad. Cuando vive esta etapa de forma positiva es capaz de realizar muchas actividades por sí mismo, poniendo a prueba sus conocimientos previos, esfuerzo y habilidades. En caso contrario, cuando hay comparaciones constantes con otros o sentimientos excesivos de fracaso, el niño comienza a experimentar inferioridad.

 

  • Etapa de la adolescencia (13 años hasta los 19 años)

Es la etapa de la exploración de la identidad en la que el adolescente comienza a buscar su propio estilo: buscan ser más independientes de los padres, se fijan más en las posibilidades de trabajos y oficios, piensan en el futuro, sueñan con un estilo de vida diferente…, es decir, que están constantemente buscando respuestas acerca de su propia identidad. Un día pueden querer hacer algo y al otro rechazar por completo esa idea, lo que les puede causar confusión y mucha frustración.

 

desarrollo psicosocial

 

  • Etapa de la juventud (20 años hasta los 40 años)

Es una etapa en la que la relación con los otros cambia. Se tiene un poco más definida la identidad y esto hace que las personas se relacionen de forma más consciente con aquellos que les ayuden a reforzar dicha identidad. También se busca un tipo de relación más estable, más íntima, con mayor compromiso… y se hace importante la relación de compañía y confianza. Cuando las personas durante esta etapa no consiguen mantener relaciones estables con los otros experimentan aislamiento y soledad, lo cual podría generar episodios de depresión.

 

  • Etapa de la adultez (41 años hasta los 60 años)

Es una etapa en la que las personas tienen el deseo de sentirse útiles para su familia y sociedad. Por eso invierten más en el futuro, impulsan a su familia y comienzan a pensar en las generaciones venideras. Sentirse necesitado y útil a la vez, en esta etapa, es fortalecedor. Pero, cuando no se puede o no se encuentra forma de ayudar a los otros, se vive una sensación de estancamiento que puede llevar a la depresión.

 

  • Etapa de la vejez (61 años hasta la muerte)

Es una etapa en la que la forma de vivir se ve alterada totalmente: puede que el individuo deje de ser productivo, ya sea por retiro de su trabajo, impedimentos físicos, etc. También es una etapa en la que se experimenta el miedo a la muerte debido a causas como que los amigos fallecen, los familiares envejecen o el propio cuerpo se deteriora. Eso sí, la vejez entra de forma distinta en cada hogar y ello depende mucho de la cultura en la que se viva, y es esto lo que marcará verdaderamente la calidad de vida que se tenga durante la última etapa.




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *