Se enseña en la escuela y se educa en casa

La idea de que solo se debe enseñar en la escuela y educar en casa es una frase que debería invitarnos a todos a la reflexión, sobre todo porque en la actualidad se expresa siempre en forma de afirmación, y afirmar algo así conlleva demasiados matices. ¿Por qué? Porque afirmarla, por ejemplo, sería como decir que la escuela está encargada simplemente de transmitir conocimientos de matemáticas, lengua, geometría, historia, geografía, inglés o cualquier otra materia que normalmente se trabaja en un espacio académico, y que únicamente a los padres les toca jugar el rol de educar a los niños por el hecho de ser suyos y sus máximos responsables.

 

educar en casa

 

Es decir, que a los padres les corresponde de manera única cosas como el saludo por las mañanas o el dar las gracias después de un favor, y son los responsables también de que los niños pongan en práctica valores aprendidos y necesarios como el comer con la boca cerrada o ser puntuales. Pero, ¿es esto acaso cierto? Cabría preguntarse, además, dónde queda el papel de la sociedad en la educación que por cierto también influye bastante en el desarrollo de la infancia. ¿O es que acaso, por ejemplo, no tienen muchos padres a veces la sensación de que son las normas de los padres de los compañeros de sus hijos, las que se terminan imponiendo en su propia casa cuando sus niños actúan de una manera distinta a la que les han enseñado en casa?

Esta idea, entre otras muchas, es una prueba de cómo crear un divorcio absoluto entre el rol de la escuela y el de la casa dejando fuera a otros actores implicados, podría tener consecuencias desfavorables para cualquier comunidad. Y es que los fundamentos para crear un sistema de valores en cualquier sociedad son los padres, pero también los abuelos u otros parientes cercanos. Aprender a ser pulcros y ordenados, saludar a las personas mayores con respeto, ser puntuales o evitar el acoso y las faltas de respeto a los demás, son solo algunos de los aprendizajes iniciales de una buena educación en valores y pueden aprenderse en diversos lugares, como la escuela, donde también se aprenden otros valores tan importantes como el espíritu de equipo, el juego limpio o la sinceridad y el compañerismo.

 

enseñar en la escuela

 

El papel de maestros y padres en la educación de los niños

Aunque hoy en día se repita mucho la frase de que se debe enseñar en la escuela y educar en casa, lo cierto es que no ha habido un momento en la historia en el que los maestros no debieran preocuparse también por ello. De hecho, educar la inteligencia social siempre ha sido uno de los valores más importantes para un maestro y la escuela el principal vehículo para enseñar a los más jóvenes determinadas pautas sobre cómo comportarse.

En consecuencia, ¿los maestros que esperan no tener que enseñar normas de comportamiento en el aula entienden a la perfección su trabajo? Porque lo cierto es que, si lo pensamos bien, no se pueden enseñar valores a una persona sin enseñar en qué consisten los mismos y trabajarlos, pero eso es algo que en cualquier caso debería aprenderse primero en casa. Pero… ¿y si esto no ocurre? ¿Tienen los maestros que trabajar más duro porque los padres no hagan su trabajo y no atiendan a su responsabilidad?

He ahí la cuestión y una de las principales causas de que el debate sobre la necesidad de enseñar en la escuela y de educar en casa se haya abierto, pero cuando participemos en él tampoco deberíamos olvidar que no puede servir como excusa a los educadores, pues decir que los maestros no son responsables en absoluto de educar es como decir que los fabricantes de automóviles no tienen la obligación de preocuparse por las ruedas.

Cualquier buen maestro de un aula de infantil, por ejemplo, sabe que hay que empezar el curso repasando las expectativas de comportamiento de una clase e ir pidiendo a los alumnos que ayuden a generar una lista de todo lo necesario para que se pueda crear un entorno propicio para el aprendizaje, como por ejemplo escuchar cuando otros están hablando. Es decir, que es prioritario entender, en primer lugar, que los valores no se enseñan, se transmiten, y en segundo lugar ser conscientes de que los valores son transmitidos a los niños no solo por los padres, sino también por otras personas que les rodean. Aunque, desde luego, sería muy lamentable que los padres fueran los primeros en quedarse fuera de la enseñanza de sus hijos, pues su rol debe ser el más activo en dicha tarea.

 

papel padres educación

 

En definitiva, el debate sobre si se debe enseñar exclusivamente en la escuela y educar en casa es un tema no acabado que necesita de la participación de toda la sociedad: padres, maestros, abuelos…así como del resto de las personas, tengan o no tengan hijos y en mayor o menor grado, pues todos podemos llegar a influenciar a otros. En las manos de todos está que los niños de hoy y los adultos del mañana puedan conocer e interiorizar valores educacionales positivos como la honestidad, la generosidad, el amor, la compasión, la paciencia, la humildad o la autodisciplina, pues de ello depende que se creen y desarrollen, poco a poco, los próximos habitantes activos y responsables de la sociedad.

Y tú, ¿qué opinas al respecto?

 




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

4 Comentarios

  1. ¿Y si la comitiva de padres de familia trabajan en la escuela para enseñarle valores y buenos modales al alumnado, (y aunque estos todo lo vayan aprendiendo), aún así, los maestros sigan quedando muy lejos de alcanzar la normalidad mínima? al mismo tiempo que siguen repitiendo que todo es por culpa de los padres de familia?

    Publicar una respuesta
  2. …hoy en día el compromiso es de todos sin distinciones…pero también es de saber que todo tiene un orden…

    Publicar una respuesta

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *